La ANFP quiere el VAR en 2018

Hugo Muñoz, ex árbitro y director de la entidad que rige al fútbol chileno, revela que en Quilín se harán todos los esfuerzos para contar con esta tecnología a la brevedad.

Los árbitros chilenos Julio Bascuñán, Roberto Tobar y el asistente Carlos Astroza fueron convocados por la Conmebol para capacitarse en el VAR, el revolucionario sistema de videoasistencia referil. Junto a ellos, asistirá Hugo Muñoz, director de la ANFP y miembro de la Comisión de Arbitraje del ente que rige al fútbol sudamericano.

Esta charla significará un hito, pues es el primer paso formal que da el fútbol chileno para la implementación de esta tecnología. De hecho, el titular de la comisión de árbitros nacional, Enrique Osses es uno de los primeros instructores de América certificados en el uso de esta herramienta.

Por esta razón, en Chile ya hay una directriz clara al respecto e incluso ya se habla de una fecha tentativa para echar a andar la idea, aunque antes se tendrá que encontrar una fórmula para su financiamiento, pues si bien en Quilín no tienen un monto estimativo, presumen que la cifra será alta.

“Para la FIFA es un plan maestro, trascendental. Conmebol no puede sino seguir en la misma línea y la Federación Chilena y la Asociación están en la misma condición. Nos encantaría poder hacerlo en el corto plazo, pero los temas de implementación técnica y la generación de los recursos nos van a hacer requerir de algún tipo de ordenamiento presupuestario. La ANFP no dispone de esos recursos y habrá que ser creativos para buscarlos. Sería a partir de las competencias, espero yo, de 2018”, adelanta Muñoz.

El directivo y ex réferi explica el camino que seguirá la ANFP en esta materia: “FIFA tiene un proyecto general llamado Forward, que es para implementar mejorías en el fútbol y uno de ellos dice razón con la tecnología. Entonces, nosotros estamos esperando que se cierren las licitaciones y se generen los escenarios de cuantificación de estos valores. Acto seguido, veremos los requisitos técnicos que plantearán FIFA y Conmebol y postular para financiar y hacer después nuestra propia licitación interna”.

Hay confianza de parte del directivo. “Desde el primer momento el directorio de Arturo ha tenido una especial preocupación por el arbitraje. Vamos a aprovechar que tenemos un muy bien ganado nombre en la Conmebol. Y no tengo duda de que cuando se implemente el tema en Conmebol y haya un plan piloto, vamos a postular de inmediato e imagino que tenemos una ventaja comparativa”, añade.

Tampoco descarta otras fórmulas para financiar el innovador plan. “Podemos encontrar apoyo de la empresa privada o quizás a través de recursos del estado, mediante el Ministerio del Deporte. Esto va en directa relación con el fair play deportivo y la justicia deportiva”, argumenta.

Juan Carlos Arriagada, gerente general de Chilefilms, empresa nacional seleccionada para la licitación de Conmebol, entrega detalles técnicos sobre su implementación: “Para aplicar el VAR en un partido se necesita entre a ocho a 12 cámaras. Aunque esto es relativo”.

El también ingeniero eléctrico en telecomunicaciones afirma que en el país no sería tan complejo. “Ésta es una herramienta que ya existe para la emisión de los partidos por televisión. Hace más de 10 años que la tecnología necesaria se encuentra en Chile”, destaca.

En ese contexto, coincide con Muñoz en la preponderancia de que los actores del fútbol se instruyan: “Es importante que los árbitros y los mismos jugadores se capaciten en el uso de esta herramienta. Si demora su ejecución, no es culpa de la tecnología, sino de cómo es utilizada. Las imágenes quedan inmediatamente disponibles para ser utilizadas”.

Por estos días se discuten los criterios para utilizar esta herramienta, lo que deberá quedar establecido para llevarlo a la práctica en Sudamérica. “Hay diferentes formas de aplicar el VAR, bajo el reglamento que entrega la FIFA. Se puede usar un esquema centralizado, donde converja toda la información en un solo lugar. La otra forma es distribuir en cada estadio un equipo de revisión. Por la conectividad que hay en Chile, por los costos, creo que es mejor la segunda opción”, sugiere Arriagada.

Seguir leyendo