La cruel paradoja de Carreño

Jaime Carreño

El volante fue el autor del gol del triunfo del último clásico en San Carlos por torneos nacionales. Hoy sólo suma 82 minutos en el Clausura y Salas apenas lo considera.




El 23 de abril de 2016 quedará marcado a fuego en la carrera de Jaime Carreño. O quizás no. Porque ese clásico universitario, en el que el volante fue el héroe al anotar el tanto del triunfo ante la U (Clausura 2016), fue también su último gran partido. Sí, cuando más cerca del cielo estuvo, más negro se puso su camino. De ahí para adelante todo cambió en la vida de este joven. A esta altura. pocos recuerdan que fue elegido el futbolista revelación del torneo que ganaron los cruzados.

Aquel loco festejo, revoleando la camiseta, con la cara llena de gol, fue su última imagen en colores. Hoy está prácticamente desaparecido del mapa futbolístico.

Los números del mediocampista son decidores: tras ese choque en San Carlos en que la UC ganó 2-1, apenas en tres partidos completó los 90 minutos (San Luis y Audax en ese mismo torneo y Unión en el pasado). También tuvo otros 12 partidos en los que vio acción, aunque, por ejemplo, en siete de ellos estuvo menos de 20' en cancha y sólo uno como titular.

Sin ir más lejos, el pasado fin de semana, cuando los cruzados golearon por 5-2 a O'Higgins con equipo suplente y varios de sus titulares ni siquiera en la banca, el volante no fue citado. No entró en los 18 nominados. Un hecho revelador.

¿Qué sucedió con aquel joven prometedor? En San Carlos todos eluden el tema. Al menos públicamente. Los hechos, eso sí, juegan en contra del volante. Porque en la precordillera apuntan a una etapa en que notaban cierta falta de compromiso. Cuentan que Mario Salas se molestó con él por los aires de grandeza, más pendiente de autos y ostentaciones que de balón, y decidió apartarlo. Y que luego una serie de sucesos negativos se dieron en su vida. Como un horrible Sudamericano Sub 20, en el que estaba llamado a ser figuras y líder futbolístico del equipo junto a Jeisson Vargas.

Ahí, Jaime Carreño vio la roja estando en el banco de suplentes en el debut frente a Brasil por insultar al árbitro y le dieron dos fechas de castigo. Recién apareció en el partido final, contra Colombia. Y ni siquiera tuvo un buen cometido, como el resto del equipo. Apenas jugó 70 minutos de 360 posibles en ese torneo.

Encima, cuando el Comandante quiso confiar en él y lo citó para ir a jugar en el estreno de esta Libertadores ante Paranaense en Curitiba, un descuido entre él y el coordinador del primer equipo de la UC lo terminó por condenar, toda vez que se quedó sin viaje por tener todos sus documentos vencidos.

Este sábado se cumple un año y seis días desde el clásico -hasta ahí soñado- de Carreño. En esa oportunidad, también en San Carlos, el jugador seguramente se ilusionaba con un salto enorme en su carrera. Hoy, sin embargo, la realidad es diametralmente opuesta. Metido en un hoyo profundo, sin claridad sobre su futuro, el sobrino de Óscar Lee Chong, busca explicaciones.

La última vez que fue citado por Salas fue el 12 de marzo, contra Antofagasta. Fue también la última vez que sumó minutos (entró en los 16' finales). Después acumula ocho cotejos sin siquiera sentarse en los suplentes. Para este clásico, Carreño espera que al menos la rotación que aplicará su DT lo vuelva a tener dentro de los considerados. Para que de una vez por todas la pesadilla llegue a su fin. Aquella que paradójicamente comenzó con el mejor y más importante partido de su corta carrera.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La entrenadora Amanda Caprito, experta en vida saludable, explicó en un medio de Estados Unidos, cuáles son los principales motivos por los que se fracasa a la hora de emprender un plan de reducción de peso