La trastienda de la reunión en que se rechazó el proyecto Dominga

luis-felipe-cespedes0123

Tensión habría alcanzado su punto máximo cuando el ministro Céspedes pidió el ingreso de su fiscal.




El rechazo del comité de ministros al proyecto minero Dominga, por 3 votos a 2 y 1 abstención, reveló significativas diferencias entre los secretarios de Estado respecto del futuro del proyecto de más de US$ 2.500 millones ubicado en la comuna de La Higuera, en la IV Región.

Fuentes cercanas a la instancia señalan que el pasado viernes 18 de agosto, tras la repentina puesta en tabla del proyecto para la sesión del comité citada para el lunes 21, se realizó una reunión en dependencias del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) con funcionarios de este servicio y asesores de los seis ministros integrantes del comité: Medio Ambiente, Economía, Energía, Minería, Agricultura y Salud. En esa cita, los personeros del SEA expusieron un powerpoint de 75 páginas, donde informaron acerca de las respuestas de los diferentes servicios a los oficios del comité.

A través de whatsapp los ministros habrían intercambiado opiniones luego de conocer que Dominga sería analizada en la sesión del lunes 21 de agosto. Con el paso de las horas, el diálogo entre los secretarios de Estado se habría tornado áspero.

En ese contexto el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, habría manifestado sus primeros reparos a la decisión tomada por Medio Ambiente, evidenciando su molestia con los plazos en los que se realizaría la votación que decidiría el futuro del proyecto, tras considerar que no estaba toda la información disponible para tomar una decisión. El ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, habría enviado a los integrantes del comité, cerca de las 18 horas del domingo 20 de agosto, el powerpoint que el director del SEA presentaría al día siguiente en la reunión del comité.

Fiscal en la reunión

La sorpresa se instaló entre los asistentes a la reunión del comité cuando el Ministro Céspedes solicitó el ingreso a la sala donde se efectuaba la reunión de la jefa de la división jurídica del Ministerio de Economía, Ana Vargas.

De acuerdo a conocedores de los hechos, Céspedes buscaba dilucidar las dudas que tenía respecto de los plazos de la convocatoria a la reunión, la que de acuerdo a los estatutos de la instancia, debe realizarse al menos con 10 días de anticipación.

En la ocasión, el ministro Mena habría reafirmado que la convocatoria se sustentaba en el mismo artículo, que permite al presidente del comité convocar de manera extraordinaria a una sesión sin respetar dicho plazo en situaciones de "emergencia".

Mena habría basado la decisión de convocar a la reunión del comité en la posibilidad que la empresa titular del proyecto Dominga, Andes Iron, solicitara la figura del "silencio administrativo" una vez que venciera el plazo establecido para que el comité de ministros se pronunciara frente a su reclamación, lo que habría permitido a la compañía acudir directamente a los Tribunales Ambientales.

Las mismas fuentes señalan que Céspedes pidió aplazar la votación por 72 horas, y que al no contar con el respaldo suficiente, pidió que la fiscal del ministerio se mantuviera en la sala y que además su solicitud quedara consignada en el acta correspondiente. Ante este escenario, Mena habría pedido a su vez el ingreso de la jefa de la división jurídica del Ministerio de Medio Ambiente, Paloma Infante.

Tribunal

En otro punto relacionado con el tema, desde las 16 horas de ayer se reunieron los integrantes del nuevo Tribunal Ambiental de Antofagasta, quienes debían decidir cuando iniciarían formalmente su instalación jurisdiccional. Sin embargo, y debido a que se analizaron otros temas administrativos, se dejó para hoy la decisión respecto si el Tribunal se instala el 4 de septiembre, y ve una eventual apelación de Dominga, o pide una prórroga de 30 días, abriendo una posibilidad que el proyecto sea visto por el Tribunal Ambiental de Santiago.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

A mediados del siglo XVI, los tejedores de Nimes en Francia, intentaron replicar un tejido italiano llamado Gene, y aunque fallaron, lograron desarrollar una tela única y resistente, que se ha convertido en una prenda indispensable en los closets del mundo.