Educación como medicina

Imagen-baquedano-1



SEÑOR DIRECTOR

Si bien la falta de respuesta a nuestras quejas puede producir "rabia", no es constructivo canalizar esta emoción en su forma más cruda y convertirla en la consigna que alienta manifestaciones de jóvenes yestudiantes.

Nuestra historia nos ha enorgullecido y desencantado, y es esencial comprenderla con responsabilidad. Versiones donde solo destacan problemas, obviando avances, desvirtúan la realidad y pueden alimentar "rabia".

Las ciudades, plazas, monumentos e instituciones son obras donde se estampa nuestro espíritu colectivo. Su destrucción y saqueo trasgrede todo lo valioso en nosotros y en nuestra comunidad-daño que nos condena a un atraso material y humano-. No permitamos que nuestras quejas sean reducidas a rabia, que tal como la enfermedad, puede ser fatal.

Beatriz Maturana Cossio

Académica Universidad de Chile

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.