Team Europa: el compromiso de la Unión Europea con Chile en tiempos de Covid



Por Stella Zervoudaki, embajadora de la UE, en representación de los 18 embajadores de los estados miembros de la UE acreditados en Chile

La pandemia del Covid-19 está afectando nuestra salud, nuestra economía y nuestras vidas. Europa sabe por experiencia propia que nadie puede superar este enorme desafío solo. Solidaridad, cohesión y convergencia son los principios básicos de la respuesta de la Unión Europea tanto al nivel interno como en la cooperación con sus socios.

En estos tiempos tan difíciles, el intercambio de experiencias, la cooperación científica, la solidaridad con los más vulnerables y la protección de nuestros derechos universales se constituyen en acciones fundamentales capaces de ayudarnos a salir de esta crisis sin precedentes y orientarnos hacia una recuperación sostenible e inclusiva para todos.

Es por esta razón que la Unión Europea y sus estados miembros lanzaron la iniciativa “Team Europa” para la redirección de 36 billiones de euros de cooperación internacional en el mundo, incluso 918 millones para América Latina, en la respuesta a esta pandemia.

Desde el principio de esta crisis en Chile, “Team Europa” -Unión Europea y los 18 estados miembros acreditados en Chile- se movilizó. La Unión Europea reorientó sus más grandes programas como Eurosocial, Euroclima+, El PAcCTO, Innoval, entre otros, y junto con varios ministerios trabaja en diferentes áreas de políticas públicas como la cohesión y la inclusión social, la seguridad o y la innovación regional para la reactivación económica. Por su lado, los estados miembros de la Unión Europea sostuvieron diálogos de alto nivel y entre expertos con el Gobierno de Chile, sobre la medidas sanitarias y socioeconómicas para enfrentar la pandemia.

A través del apoyo a la sociedad civil y al mundo académico, se han lanzado campañas para prevenir la violencia contra la mujer en espacios de confinamiento, apoyar a los adultos mayores, mitigar el impacto económico de la crisis sanitaria en las mujeres, migrantes y refugiados, así como identificar protocolos de gestión de crisis en las empresas.

El “Team Europa” se movilizó también para proporcionar asistencia a los más vulnerables con un millón de euros apoyando el trabajo de organizaciones no gubernamentales –Fundación para la Superación de la Pobreza y Movidos por Chile– para aumentar la resiliencia sanitaria mediante el suministro de kits de higiene y alimentos e impulsar la recuperación económica en las regiones más secas de Chile.

En tanto, las empresas europeas presentes en Chile han contribuido a donar material y kits a municipios y comunidades vulnerables y han colaborado con hospitales, residencias de ancianos y centros médicos de primeros auxilios. Además, las empresas europeas que ofrecen servicios públicos han respondido al llamado del gobierno para postergar el pago de los servicios, y así evitar cortes de los mismos durante la pandemia, medida que benefició a 3 millones de chilenos.

La lucha contra el Covid-19 también requiere una cooperación científica amplia y más fondos para desarrollar pruebas, tratamientos y vacunas, y asegurar una amplia accesibilidad. No es un reto europeo, sino mundial porque nadie estará seguro hasta que no lo esté todo el mundo. Por esta razón, la Unión Europea abrió una nueva convocatoria dentro del programa Horizonte 2020 por 122 millones de euros para financiar investigaciones, y lanzó una estrategia para acelerar la fabricación de vacunas en un plazo de entre 12 y 18 meses. Este esfuerzo contribuye a la campaña mundial, que ha permitido recaudar 9.800 millones de euros destinados a la Alianza para la Vacuna y que culminó con la “Cumbre Global Goal Unite” el 27 de junio.

Estamos convencidos que no podemos esperar hasta que el Covid-19 haya pasado para avanzar hacia un futuro colectivo. Por eso se lanzó un fondo de “Desarrollo en transición”, entre la Unión Europea y el Gobierno de Chile de un millón de euros, que financiará proyectos que promueven el uso de energías renovables y la recuperación de los principales sectores productivos de las regiones de Chile.

Finalmente, y siempre con miras hacia un futuro común sostenible e inclusivo basado en los valores compartidos de democracia, protección de los derechos fundamentales y comercio libre, la Unión Europea y Chile siguen avanzando a las negociaciones para un nuevo Acuerdo de Asociación que aspira abrir nuevos caminos para nuestra alianza. Una alianza UE-Chile para el siglo XXI.

Comenta

Imperdibles