Medición de calidad en Educación Superior



Recientemente se conoció en Melbourne, el resultado de una nueva versión del ranking realizado por Universitas 21, red internacional de universidades que reúne a instituciones que se destacan por su investigación y docencia innovadora. La UC y el TEC de Monterrey son las dos universidades que representan a Latinoamérica, participando con instituciones de primer nivel de todos los continentes. El objetivo de esta medición, -a diferencia de los rankings que evalúan universidades-, es comparar la calidad de los sistemas de Educación Superior de cincuenta países.

La medición internacional incluye cuatro áreas definidas: recursos (inversión, investigación y desarrollo); entorno (diversidad de las instituciones, transparencia, calidad de los datos, participación de la mujer); conectividad (estudiantes internacionales, información en la web, opinión de los empleadores), cada una con un 20% de ponderación. El área de resultados (número y calidad de artículos científicos y matrícula) tiene un 40% de ponderación. Los antecedentes que se utilizan para elaborar el ranking incluyeron la información oficial de la OCDE, Unesco, de los diferentes Ministerios de Educación y de InCites de Web of Sciences en el caso de las publicaciones científicas.

Este año los resultados reiteraron el liderazgo de Estados Unidos, seguido por Suiza, Reino Unido, y Suecia. España ocupó el lugar 24 y entre los países latinoamericanos, Chile está en el lugar 34, arriba de Brasil (39), Argentina (40) y México (46). Lo preocupante es que todos los países de la región han caído en su posición desde el 2015, en que Chile ocupaba el lugar 31. En las mediciones por área, nuestro resultado inferior es nuevamente en la medición de investigación debido a la menor inversión y a la escasa cantidad de proyectos y publicaciones. Hay que destacar eso sí, la calidad de nuestras publicaciones al comparar con los países latinoamericanos que nos superan en inversión.

La mejor posición es en el área de recursos y entorno (20), sin embargo en el área de la investigación, hay un gran desafío de solucionar, en especial con la propuesta de nuevo Ministerio de Ciencias, en discusión en el Parlamento. En internacionalización, el país destaca en la colaboración con centros de investigación extranjeros, sin embargo ocupa uno de los últimos lugares al evaluar el trabajo de investigación asociado a la industria y al sector productivo. Se requiere una mayor conexión con la industria, que facilite la transferencia tecnológica, las patentes, licenciamiento y la creación de valor. Es evidente la necesidad de un equipamiento científico de clase mundial, que potencie la inversión de recursos en investigación.

A pesar del actual liderazgo a nivel latinoamericano, el país está cediendo terreno en las mediciones de calidad internacional. Se requiere con urgencia invertir nuevos recursos en áreas prioritarias, en especial en el impulso y profundización de la investigación e innovación. La reforma de la Educación Superior aprobada y que se implementará en los próximos años debe tener estos indicadores de calidad como su norte a seguir.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.