No nos representa




SEÑOR DIRECTOR:

Quienes suscribimos esta carta somos mujeres que hemos sufrido el asesinato de la persona que más amábamos en nuestras vidas. Con solo un par de años de diferencia, a ambas nos arrebataron a la persona con la cual habíamos decidido construir una familia y compartir nuestras vidas.

Eugenio y Jorge eran hombres de esfuerzo, honestos, que amaban su trabajo, su país, y -por sobre todo- sus familias. El dolor de sus pérdidas ha dejado un vacío del cual nuestras familias nunca se repondrán. Pérdidas provocadas por una violencia sin sentido, a manos de terroristas que justifican su actuar en base a un conflicto que nos resultaba completamente ajeno. Hoy levantamos la voz porque vemos con angustia como en nuestro país siguen aumentando las víctimas del terrorismo.

Este 4 de septiembre los chilenos tendremos que aprobar o rechazar un borrador constitucional que ha hecho oídos sordos al dolor de tantas familias en el sur de nuestro país.

¿Cómo creen acaso que nos sentimos las víctimas de la Macrozona Sur cuando rechazaban establecer cualquier tipo de condena al terrorismo en el texto? ¿Cómo creen que nos sentimos cuando eliminaba el Estado de Emergencia, a pesar de ser la única medida que ha logrado disminuir la violencia en nuestras regiones? ¿Cómo creen que nos sentimos cuando rechazaban, rápidamente y sin mayor debate, la propuesta de norma de “Primero Las Víctimas” que había reunido más de 26.000 firmas?

No, este texto no nos representa y solo nos traerá más violencia y dolor. Por eso, nos hemos sumado al movimiento No + Víctimas, llamando a rechazarlo. Porque, aunque nada nos va a devolver a nuestros maridos, sí podemos intentar hacer todo lo posible para que no haya más familias que sufran lo que nosotras sufrimos.

Rechazar este texto es un paso más que tenemos que dar en la lucha contra la violencia.

Ana María Martínez

Viuda de Jorge Maulén

Dahianna Pereira

Viuda del cabo Eugenio Naín

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Investigadores descubrieron que este elemento químico afecta el lóbulo occipital del insecto, impidiendo que puedan mantener una trayectoria recta y actuar de forma rápida ante los cambios en su entorno.