Proyecto de ley de patrimonio cultural

La Casa Central de la Universidad de Chile.



SEÑOR DIRECTOR

En años recientes se han impulsado políticas públicas e iniciativas legales que inciden en los territorios, pero invariablemente reiteran esquemas centralistas y una mirada que subvalora o ignora lo que hay más allá de la capital.

En la reciente indicación sustitutiva al Proyecto de Ley de Patrimonio Cultural enviado a la Cámara de Diputados, además de omisiones, hay una mirada centralista que desconoce la misión y labor de las universidades regionales en la materia. En la composición del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, que reemplazará al actual Consejo de Monumentos Nacionales, dice en su art. 7, letra (P), que lo integrará un “académico representante de la U. de Chile, experto en patrimonio cultural inmaterial”.

Es inevitable preguntarse ¿por qué solo las universidades de la capital tienen derecho a participar en esta función? En regiones existen especialistas cuyos trabajos en ámbitos del patrimonio cultural son de altísima calidad y reconocidos nacional e internacionalmente.

Si el propósito de este Proyecto de Ley es descentralizar la toma de decisiones respecto de nuestro patrimonio cultural, no basta con desconcentrar algunas decisiones en los Consejos Regionales de Patrimonio Cultural. Esto solo será creíble si se da espacio a la representatividad regional en el seno de una institución de alcance nacional.

Las universidades regionales expresan su disposición a colaborar en el perfeccionamiento de este cuerpo legal, con la esperanza que, en esta como otras iniciativas que apunten al desarrollo cultural del país, no se reitere la injusticia ya normalizada de excluir la participación de investigadores, docentes y artistas solo por no residir en la capital.

Patricio Sanhueza Vivanco

Presidente Agrupación de Universidades Regionales de Chile

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Espectaculares imágenes aéreas muestran el avance del material piroclástico a lo largo de la isla, luego de que el macizo hiciera erupción después de casi 40 años.