Qué opinan de la salud los chilenos



Por María José Hernández y Rafael Caviedes, MC2Salud Consultores

El Estudio de Opinión Nº 83 del CEP 2019 señala que la salud es el tercer tema que más preocupa a los chilenos. Varias encuestas de Cadem señalan que “la calidad de la salud” es evaluada como mala o muy mala por un 67%, pero mientras el 75% considera que el sistema público como malo o muy malo, en el privado, el 68% dice ser bueno o muy bueno. En septiembre, la Encuesta Nacional de Salud 2020 de Ipsos destaca el contraste que ha existido en el Índice de Experiencia de Calidad, en el que el privado exhibe una superioridad consistente de un 50% sobre Fonasa. La Superintendencia de Salud en su estudio Opinión de Usuarios, publicado el año 2018, entrega los siguientes datos:

- 35% de los encuestados está insatisfecho con Fonasa, mientras un 16% en las Isapres.

- 16% en Fonasa se siente desprotegido o muy desprotegido ante una enfermedad; 4% en el privado.

- El 8% refirió como positivo la calidad de la atención sanitaria, mientras que el doble lo hizo en las Isapres.

- La atención de salud es evaluada en los hospitales públicos con una nota 5,5 por sus usuarios y en clínicas privadas con un 6,3.

- Espera promedio en Fonasa de 124 días para una hospitalización, mientras que el privado apenas 19 días, lo que equivale a 6,5 veces menos.

- Beneficiarios estatales tardan 4,1 hrs. para ser atendidos en los servicios de urgencias, versus 2,7 hrs. en las Isapres.

- El 37% mejoraría la calidad de atención de Fonasa, mientras que el 64% en las Isapres no mejoraría nada.

Con respecto de la productividad:

- Un estudio del 2017 de Nelson Saldías concluye que en cinco tipos de egresos hospitalarios, el sistema público posee una estadía 3,6 días/cama versus el privado 2,1 días/cama, es decir, 71% más que el privado.

- La Comisión Nacional de Productividad (2019) refleja que la utilización de pabellones quirúrgicos en hospitales estatales es solo de un 62% de su capacidad.

Todo lo mencionado anteriormente ocurre con un gasto per cápita en salud muy similar entre el sistema público y el privado.

¿Entonces, es razonable pensar en un sistema único estatal de salud para Chile? A nuestro juicio es poco prudente optar por esa alterativa, pero se debe perseverar y perfeccionar el derecho a elegir y avanzar en reformas a los seguros público y privado para evitar poblaciones cautivas.

Algunas opciones para ello son los vouchers para salud, o la aplicación fondos de compensación de riesgos, ajustados por sexo, edad, ingresos y estado de salud, que han sido implementando en países desarrollados y de alto nivel de libertad económica como Singapur, Hong Kong u Holanda. Estos obligan a mejorar la productividad y eficiencia de seguros y prestadores mediante la competencia y colaboración público-privada. Así, ninguna burocracia tendría garantizada su subsistencia si no son premiados por los usuarios. Solo la interacción entre ambos sistemas permitirá aumentar la productividad y aprovechar toda la capacidad e innovación en beneficio de las personas.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.