La rutina como estabilizador emocional

mantener una rutina




El mundo entero está pasando por una crisis sanitaria y miles de personas se encuentran en cuarentenas impuestas por sus respectivos gobiernos, mientras que otras varias optaron voluntariamente por hacer un distanciamiento social, quedándose en casa para evitar que el Covid-19 se propague con más intensidad. Y aunque en un principio quedarse en casa puede parecer una tarea fácil, de a poco e inevitablemente el quiebre en la rutina va generando mayor ansiedad.

"Estamos viviendo momentos de mucha incertidumbre donde aparecen emociones como ansiedad, estrés, miedo e incluso angustia y pánico en aquellas personas más estructuradas o que necesitan tener todo bajo control", dice Claudia Pizarro, psicóloga clínica y de la salud de Red Salud UC-Christus. Y agrega: "Por eso establecer rutinas es necesario, para que dentro de tanta incertidumbre, aquellas personas puedan sentir que controlan las situaciones más básicas y mantengan cierta estabilidad".

Camila Chamorro, psicóloga del Centro de Atención Psicológica Intervalo coincide y añade: "Las rutinas de casa van a variar respecto a lo que estábamos acostumbrados previo al distanciamiento social, ya que en el hogar se suman tareas como el cuidado de los hijos o la propia convivencia con los miembros de la familia".

Es esta flexibilidad en relación a lo que estábamos acostumbrados lo que será clave al momento de evitar frustraciones o sumar estrés a la situación existente. "No estamos en una situación normal y no debemos actuar como si lo estuviéramos, por eso es bueno darle cierto espacio a la preocupación y a no estar bien todo el tiempo", explica Chamorro.

"En estos días hay que intentar mirarse con compasión y sin juicios, sin sobreexigirse", coincide Pizarro, argumentando: "Ya el contexto social y mundial nos está sometiendo a estresores importantes, donde incluso existe una amenaza de supervivincia, y es fundamental evitar sumar ansiedad a ese contexto".

Armar un día a día en la nueva normalidad

Dentro de los pasos necesarios para armar una rutina que ayude a mantener la calma y controlar la ansiedad, Pizarro recomienda establecer horarios para comer, ordenar, hacer aseo y vestirse a diario. "Puede ser usando ropa más cómoda que de costumbre, pero es importante no quedarse en pijama, pues esto hace que no haya una percepción del paso de un día a otro", recomienda.

Otro hábito importante que se debería agregar, según explica la psicóloga de Red Salud UC-Christus, es realizar ejercicios: "Esto permite la liberación de endorfinas, lo que da una sensación de bienestar".

Si bien la recomendación es a no juntarse con otras personas, la tecnología ha hecho un buen trabajo acercando a la gente, por lo que la especialista recomienda aprovecharlas y organizar reuniones con familiares y amigos.

"Es importante tener un objetivo diario en cuanto a las actividades que se van a proponer y preocuparse de que sean realistas, de lo contrario van a sumar frustración", aconseja Pizarro, quien además hace un llamado a mantener pensamientos positivos en la medida de lo posible. Pensamientos que permitan sentir emociones positivas.

Comenta