La crisis de la inmigración ilegal y la violencia en el norte

REUTERS/Alex Diaz




Entre el año pasado y este el ingreso ilegal de migrantes aumentó en un 82%. La crisis provocada por el alto flujo de migrantes en el norte de Chile vivió un nuevo capítulo este fin de semana. El sábado, en Iquique, un día después de que se desalojara un campamento de inmigrantes en la plaza Brasil, una marcha para protestar contra la migración derivó en violencia, con un grupo de personas quemando y destrozando las pertenencias de los extranjeros que habían buscado refugio en la calle Las Rosas. Las imágenes de chilenos tirando al fuego las carpas, ropa y hasta coches y juguetes de los inmigrantes dieron la vuelta al mundo, y golpearon particularmente entre los venezolanos, que llevan años huyendo de la crisis humanitaria provocada por la dictadura de Nicolás Maduro.

Aunque el gobierno condenó los hechos, las críticas contra las expulsiones de inmigrantes ilegales y la retórica con la que las autoridades han abordado el tema se acentuaron.

El consenso sobre la complejidad de la inmigración ilegal masiva es transversal. Naturalmente, es distinto realizar juicios cuando las crisis ya se han desatado, pero ¿podía haberse evitado llegar hasta el punto en que nos encontramos hoy en Chile?

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.