Felipe Kast: “Veo con preocupación a miembros de Chile Vamos tentados a girar a la extrema derecha”

Autor: Alberto Labra

Foto: Dedvi Missene

Senador de Evópoli cuestiona acercamientos con Bolsonaro y advierte que esos dirigentes están “cometiendo el mismo error que tuvo la Concertación al sumar al PC”. Además, defiende al gobierno por no suscribir el pacto migratorio de la ONU.


“Si Chile Vamos quiere proyectarse, debe evitar girar hacia el populismo de derecha”, dice Felipe Kast. Y lo plantea al cuestionar los acercamientos con Jair Bolsonaro y su hijo Eduardo, lo que tuvo sus inicios en septiembre con los contactos entre el tío del senador de Evópoli y líder de Acción Republicana, José Antonio Kast, con el círculo del mandatario electo de Brasil, a lo que se sumó después la timonel UDI, Jacqueline van Rysselberghe. “En el pasado, la Concertación perdió su capital político cuando giró hacia la extrema izquierda”, advierte, en medio de ese escenario, el exabanderado presidencial.

Además, defiende la decisión del gobierno de no suscribir el pacto migratorio de la ONU, recalcando que eso no representa una contradicción con los postulados liberales que su partido dice defender. “La mirada liberal no se traduce simplemente en poder suscribir todos los convenios internacionales”, sostiene.

Ustedes celebraron esta semana el sexto aniversario de Evópoli. ¿En qué estado se encuentra el partido?

Evópoli nace en 2012, en el contexto también de las movilizaciones estudiantiles, como una respuesta generacional a un giro hacia la izquierda que estaba tomando la política nacional; y un grupo de independientes quisimos levantar un proyecto político para ofrecerle a Chile una propuesta integralmente liberal, no solamente una mirada liberal en lo económico, sino que también una propuesta que asumiera la diversidad cultural de Chile como uno de los triunfos de la libertad, y que le pudiera plantear al país un sueño de justicia, que se vio plasmado en la agenda social de los niños. Este ha sido el logro más importante que hemos tenido como partido político en los últimos años: el triunfo cultural de que hace seis años todos hablaban de la educación universitaria, y hoy vemos que las miradas se han volcado hacia la infancia. Ese ha sido el hito más importante de nuestra corta historia.

¿Eso lo anotan como un triunfo de ustedes?

No, no solamente de nosotros. Es una mezcla de elementos, pero claramente nuestra obsesión con ofrecerle a Chile una mirada de justicia, donde la igualdad de los niños y la cancha pareja, donde la cuna no determine las oportunidades de nuestros niños, es una mirada de justicia liberal que claramente hace seis años no estaba en la escena política.

¿Ve como una mala señal o no que el gobierno se haya restado del pacto migratorio de la ONU?

Siempre las cosas se pueden hacer mejor, y se podría haber tenido mayor coordinación entre el trabajo de la Cancillería e Interior, sobre todo para comunicar mejor las razones detrás de esta decisión, que son completamente legítimas y que el Presidente tiene todo el derecho. Más que quedarnos en la firma o no de ese pacto, creo que lo relevante es que el gobierno sí tiene una política de puertas abiertas para todos aquellos inmigrantes que quieran venir a Chile a trabajar, e incluso ha enviado un proyecto al Congreso que permite ordenar la política migratoria, que claramente se encontraba sin ninguna hoja de ruta.

No sé si el hecho de restarse de este pacto da una señal de política de puertas abiertas, como usted plantea, entre otras cosas porque ese pacto permite que cada país tenga, de todas maneras, sus propias regulaciones…

Yo creo que la decisión del gobierno no va en contra de tener una política de puertas abiertas. Por el contrario: la decisión da cuenta de su convicción de que la política que estamos realizando a nivel nacional va en la dirección correcta, y manifiesta que el Presidente, haciendo uso de su derecho, encontró que habían elementos de ese pacto que no eran compatibles con su mirada y su política migratoria.

O sea, Evópoli comparte la decisión de no sumarse al pacto migratorio…

Nosotros, como Evópoli, creemos que la política de fondo es tener una política migratoria de puertas abiertas, ordenada, que permita dar la bienvenida a quienes quieran venir a trabajar, y que permita también evitar aquella migración ilegal y de aquellos grupos que, desgraciadamente, a veces caen en, incluso, tráfico de personas o en actividades ilícitas.

Desde el resto de Chile Vamos los han criticado a ustedes cuando marcan una postura distinta a la de la UDI y RN. ¿Cómo reciben esos cuestionamientos?

No los comparto, y creo que tienen que ver con que muchas veces los partidos grandes están acostumbrados a más de veinte años donde estaban solamente esos dos partidos. Hay un proceso de adaptación, de entender que hay un tercer partido, incluso un cuarto partido, y de que es legítimo que esas diferencias se manifiesten en buena forma. No vamos a estar de acuerdo en todas las materias. Eso no significa que tengamos una mirada contradictoria. Todo lo contrario: la diversidad de Chile Vamos es su gran riqueza. Y Evópoli le ha abierto una alternativa política a un sector independiente que en el pasado no se sentía identificado con la derecha más conservadora. Y creo que esa es una buena noticia para Chile.

El presidente de RN, Mario Desbordes, ha dicho que ustedes quieren quedar como “los buenos” y dejar a los otros partidos como “los malos”…

Acaba de salir un estudio que muestra cuáles han sido los partidos que votan más alineados con el gobierno, y ha sido justamente Evópoli. Jamás criticamos a RN y la UDI por votar en contra del proyecto del gobierno en materia de que los padres tengan el derecho de velar por la felicidad de sus hijos en el proyecto de identidad de género. Entonces, creo que tenemos que aprender a respetarnos nuestras diferencias y que conservadores y liberales puedan convivir en paz.

Si bien en el resto de Chile Vamos ven que Evópoli busca marcar contrastes y ustedes siempre recalcan la “diversidad” que le aportan al bloque, desde afuera no siempre se nota esa diferencia. Por ejemplo, ustedes fueron con la UDI y RN al TC por el reglamento de objeción de conciencia, y ahora -al igual que esos dos partidos- no han criticado la decisión del gobierno de restarse del pacto migratorio de la ONU…

Bueno, si siempre se notaran esas diferencias no estaríamos en Chile Vamos. Por algo estamos en Chile Vamos. Somos de centroderecha y creemos en muchas cosas en común con nuestros socios. Hay otras cosas en las que nos diferenciamos.

Uno esperaría que el verdadero liberalismo -como el que ustedes pregonan- no apoyara la decisión del gobierno de rechazar el pacto migratorio, por ejemplo…

Es bastante dudoso ese supuesto, porque, de alguna manera, la mirada liberal no se traduce simplemente en poder suscribir todos los convenios internacionales. La mirada liberal se traduce en que esos principios liberales se apliquen en las políticas públicas a nivel nacional… Si tuviésemos un Presidente de la República que tuviese una política migratoria completamente cerrada a la migración, anti apertura, anti globalización, claramente sería un problema para Evópoli… Afortunadamente, el Presidente ha tenido una política migratoria que, a nuestro parecer, es completamente correcta.

¿A su juicio, el discurso del gobierno frente a la inmigración es completamente distinto al de, por ejemplo, José Antonio Kast y la extrema derecha?

Puedo decirte que en el caso del Presidente Piñera en ningún caso he visto una política antiinmigrantes.

¿Cómo ven desde Evópoli el proceso de acercamientos que ha existido, al interior de la derecha, con Jair y Eduardo Bolsonaro?

En el pasado, la Concertación perdió su capital político cuando giró hacia la extrema izquierda y cuando abandonó a la gran mayoría de los chilenos a los que no les gusta ver un Chile polarizado ni dedicado simplemente a las peleas. En ese minuto, cuando la Concertación se avergonzó de su propio legado y se giró hacia la extrema izquierda, sumando al PC, y en el segundo gobierno de Michelle Bachelet subiéndose al carro de las movilizaciones estudiantiles, creo que fue lo que terminó, de alguna manera, por desacreditar la credibilidad y el apoyo popular que tenía la izquierda en Chile. Con la misma convicción, creo que tenemos que cuidar de que Chile Vamos no gire hacia la extrema derecha y no abandonemos lo que se ha venido construyendo gracias también al esfuerzo del Presidente Piñera, de incluir y gobernar para todos los chilenos y no solamente ser una coalición que busca gobernar para una minoría de extrema derecha. Y esa es una decisión política que tenemos que conversar al interior de Chile Vamos para que este sea un proyecto político de largo aliento, defendiendo nuestras convicciones, por supuesto, pero con vocación de ser una coalición diversa, inclusiva y que le permita a todos los chilenos sentirse culturalmente representados por ella; y no simplemente ser una coalición que busque representar a unos pocos en nuestro país.

¿Usted ve un riesgo de que eso pueda ocurrir?

No creo que estemos cerca de eso, pero cuando veo que hay algunos que miran con nostalgia lo que está haciendo Bolsonaro, claramente es bueno advertir de que Chile no es Brasil y de que no nos vendría bien movernos hacia la extrema derecha… Veo con preocupación a miembros de Chile Vamos tentados a girar a la extrema derecha, cometiendo el mismo error que tuvo la Concertación al sumar al Partido Comunista, transformándose en la Nueva Mayoría y reemplazando las propuestas por una retroexcavadora, abandonando a la gran mayoría de los chilenos y gobernando para una minoría de la extrema izquierda. Si Chile Vamos quiere proyectarse, debe evitar girar hacia el populismo de derecha. La gran mayoría de los chilenos quiere que los políticos trabajemos unidos, construyendo acuerdos, y eso es justamente lo que no quieren los grupos más extremos. Nosotros estamos convencidos de que la mejor forma de construir un círculo virtuoso, similar al que logró la Concertación durante dos décadas, no es denostando a nuestros adversarios ni generando campañas del terror, como frecuentemente hace la extrema izquierda y la extrema derecha, sino que proponiéndole a Chile una nueva cumbre, un nuevo sueño. Si primero fue la libertad económica y luego fue la libertad política, hoy nos toca construir una sociedad justa desde la mirada liberal.

Seguir leyendo