Gobierno y Servel marcan diferencias por voto de contagiados con Covid-19

Foto: AgenciaUno

Ministros Paris y Bellolio sugirieron que esas personas -poco más de 16 mil, según el balance del Minsal- no vayan a sufragar en el plebiscito, mientras que desde el Servicio Electoral señalaron que eso requeriría un cambio legal y que están haciendo los esfuerzos para que participen. La fórmula, sin embargo, tiene complejidades.




El tema se ha discutido varias veces en privado en el gobierno, pero este lunes se instaló con más fuerza de manera pública: si es que podrán votar en el plebiscito las personas que tengan Covid-19.

El debate reflotó luego que el ministro de Salud, Enrique Paris, sincerara su postura. “Las personas Covid positivo no deberían ir a votar en el plebiscito”, señaló este lunes en Publimetro, argumentando que esa es su posición personal, ya que, a su juicio, “van a producir susto en las demás personas, y eso podría bajar la participación”.

Así, el titular de Salud si bien entregó un lineamiento al respecto, señaló que finalmente esa decisión le corresponderá al Servicio Electoral (Servel) y que el Minsal está encargado de elaborar el protocolo sanitario para el día de los comicios, el que, según fuentes de gobierno, ya está terminado y fue entregado al Servel.

En los días previos, Paris había señalado que se estaban estudiando todas las fórmulas para que las personas con Covid pudieran ejercer su derecho a sufragio, mientras que el titular de la Segpres, Cristián Monckeberg, reforzó esa postura el jueves y señaló que “las personas tienen el derecho establecido para poder votar y participar de los procesos electorales”.

De todas formas, Paris recalcó este lunes durante la tarde que su postura es solo una “sugerencia” y que el Servel es quien decide.

La posición del ministro, finalmente, terminó evidenciando una diferencia con ese organismo, que salió a plantear la necesidad de que puedan votar todas las personas.

El presidente del consejo directivo del Servel, Patricio Santamaría, participó este lunes en la Comisión de Constitución de la Cámara, instancia en la que señaló que están buscando las fórmulas para lograr ese objetivo. “El Servel va a tomar todas las medidas sanitarias para que el plebiscito sea seguro, y va a buscar hasta último momento la posibilidad de algún mecanismo que permita que participen todas las personas que no estén impedidas por una causa legal o constitucional”, dijo, reiterando que, en todo caso, hay una serie de dificultades.

De hecho, detalló que el organismo no conoce los nombres de las personas contagiadas, destacando que lo que sí saben es que tienen prohibición de salir de sus casas y que, de hacerlo, arriesgan multas e incluso penas aflictivas.

De todas formas, Santamaría -quien había dicho el viernes que no le corresponde al Servel definir cómo van a votar las personas con Covid- reconoció la responsabilidad que tiene el organismo en el proceso, pero sostuvo que “somos todos quienes tenemos que hacernos responsables del plebiscito”. Y agregó: “Tendrá que ser este Congreso, tendrá que ser el Ejecutivo, los que tomen las definiciones respecto de eventuales situaciones que dejen sin derecho a sufragio a determinadas personas”.

Así, durante la jornada de este lunes continuaron las declaraciones cruzadas respecto a las responsabilidades en el proceso. Y, posteriormente, el ministro de la Segegob, Jaime Bellolio, abordó el tema en un punto de prensa, planteando una postura similar a la de Paris.

Si bien el secretario de Estado insistió en que será el Servel el que defina la materia, recalcó que “no se va a innovar en que las personas que estén con Covid positivo tengan que cumplir con cuarentenas”.

En La Moneda reconocen que el tema genera una complicación debido a que chocan dos derechos: el de votar y el de resguardar la salud de las personas. En ese sentido, si bien señalan que algunos intentarán instalar que el plebiscito pierde legitimidad si es que se prohíbe que personas con Covid asistan a votar, agregan que lo primordial es resguardar la salud de las personas y no inhibir que los que estén sanos vayan a votar por miedo a contagiarse.

En medio de la indefinición sobre este asunto -uno de los principales nudos que faltan por despejar, junto con el financiamiento y gasto (ver secundaria)-, fuentes de gobierno dicen que se inclinan, como ha ocurrido en otros países, por que los contagiados no puedan sufragar. Esto, ya que las opciones que se han analizado -que esas personas voten por correo, en lugares separados o desde sus domicilios- requieren de una mayor preparación y más tiempo para que sean exitosas.

Las mismas fuentes argumentan que para el voto por correo o telemático se requiere de al menos un año de anticipación, mientras que la votación por separado sostienen que sería una discriminación arbitraria que requeriría un padrón público de quienes son Covid positivo. Y en cuanto al voto en el domicilio, afirman que se requiere un cambio legal y que el Servel les ha transmitido que para eso se necesitan al menos seis meses de preparación.

De todas formas, en el gobierno dicen que tienen que ver cuál será la propuesta del Servel y si presenta una fórmula viable. Además, recalcan que el impedimento para votar será solo para los casos activos de Covid-19, los que, según el último reporte del Minsal, ascienden a 16.188. Y en La Moneda apuestan a que para el plebiscito disminuyan a cerca de 10 mil.

En Palacio, en todo caso, hay quienes advierten que Paris se “adelantó” en fijar una postura y dicen que que debió esperar el pronunciamiento del Servel.

En medio de la polémica y de la inquietud instalada, el Servel se reunía este lunes -al cierre de esta edición- con el consejo asesor del Minsal, grupo que también transmitía preocupación por cuál sería el mecanismo para que voten los contactos estrechos de las personas que están con Covid-19 y que se encuentran en cuarentena.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Las "piedras del hambre" solo son visibles cuando los niveles del agua son extremadamente bajos, y llevan mensajes escritos por los antepasados alertando tiempos de pobreza, carencia y hambruna producto de la falta de agua.