Posnatal y empresas estratégicas: los puntos del acuerdo que le abren un flanco al gobierno

Los ministros Gonzalo Blumel (Interior) e Ignacio Briones (Hacienda) lideraron las conversaciones con Chile Vamos y la oposición. Foto: Agenciauno

En el oficialismo dicen que quedó zanjado, al menos de manera implícita, que se frenaría el proyecto de posnatal, lo que niegan en la oposición. Además, hay diferencias sobre la situación de Latam.




“Protección para padres, madres y cuidadores que son trabajadores dependientes formales de niños y niñas en edad preescolar”. Así se titula el punto “F” del acuerdo de 14 páginas que suscribió el gobierno y Chile Vamos con tres partidos de oposición (PS, PPD y DC), con el que -a juicio del oficialismo- se entierra la idea de avanzar en el proyecto de posnatal que se aprobó en la Cámara y que ahora se encuentra en el Senado.

En este apartado se establece que “durante el período de emergencia sanitaria, concurrente con los criterios de aplicación del IFE, quienes tengan a su cuidado personal y directo un menor en edad preescolar, que no pueda realizar su trabajo habitual a distancia o a través de medios telemáticos, podrá optar por acogerse a la ley de protección al empleo perfeccionada”.

En el oficialismo hay algunas versiones que apuntan a que durante las negociaciones se concordó directamente esta alternativa con la centroizquierda y que quedó plasmada en el plan de emergencia con miras a que no continúe el avance de la moción que busca extender el posnatal, iniciativa que -a juicio del Ejecutivo- es inconstitucional porque irroga gasto fiscal, lo que es atribución exclusiva del gobierno. Otras versiones del bloque, en tanto, afirman que no es una materia que haya quedado de manera explícita en el acuerdo, pero sí de forma indirecta, lo que es descartado de plano en la oposición.

En este contexto, el tema se ha transformado en un flanco para La Moneda, porque, más allá del acuerdo, el proyecto de posnatal sigue generando apoyo. Y parlamentarios de oposición advierten que debe seguir un carril separado a la propuesta del gobierno.

De hecho, el asunto se discutió ayer en la Comisión de Trabajo del Senado, instancia en la que participó la ministra María José Zaldívar y las legisladoras Isabel Allende (PS) y Adriana Muñoz (PPD), entre otras, quienes, si bien valoraron la propuesta del Ejecutivo, recalcaron que se tiene discutir de manera paralela. “Se puede trabajar en paralelo (el proyecto del gobierno), pero lo que corresponde es hacernos cargo de la admisibilidad del proyecto que viene desde la Cámara”, dijo Muñoz.

Por su parte, Zaldívar sostuvo que el tema del posnatal se puede discutir, “pero siempre entendiendo que el marco de recursos que tenemos es el marco que está sobre la mesa en el acuerdo social”.

Así, en la Comisión de Trabajo acordaron ayer despachar el informe sobre lo discutido y esperan que hoy la sala de la Cámara Alta se pronuncie sobre la admisibilidad del proyecto, lo que será clave para ver si continúa con su tramitación.

Pese a la postura manifestada en la centroizquierda, en Chile Vamos dicen que esperan que la oposición deje de lado la idea del proyecto de posnatal.

El senador RN José García Ruminot -quien fue uno de los parlamentarios que estuvo en la mesa de negociación- dijo que “esperamos que ese proyecto no continúe su trámite, debido a que la solución ofrecida es mucho mejor”, mientras que la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, sostuvo que “espero que la oposición mayoritariamente respete la palabra empeñada y declare inadmisible este proyecto”.

En esa línea, agregó que “esto fue ratificado por los presidentes de partidos que dieron su respaldo para el acuerdo, por lo tanto, espero que hablen con sus parlamentarios para que estén los votos para proyectos de reactivación y para que impidan que haya otros proyectos por fuera, sobre todo aquellos que son inadmisibles”.

El senador DC Jorge Pizarro, sin embargo, fue enfático y aseguró que no se acordó nada en esa línea con el gobierno. “Nos parecía que en materia de protección el tema del posnatal tendría que haber sido considerado”, sostuvo, mientras que el presidente de esa colectividad, Fuad Chahin, dijo a radio Cooperativa que “no he suscrito eso, no he firmado eso, no está sobre la mesa renunciar al posnatal de emergencia”.

Bajo este escenario, al interior del oficialismo dicen que la gran prueba para ver si se respeta el acuerdo es si los ministros del comité político -particularmente, Claudio Alvarado (Segpres)- logran contener el avance del posnatal.

De todas formas, en el gobierno dicen estar confiados en que cuando “llegue el momento, el posnatal no se despachará”, ya que -insisten- hubo un compromiso con los presidentes de partidos de la oposición que adhirieron al acuerdo.

Junto con esa materia, otro flanco que se abre para el Ejecutivo tras sellar el plan de emergencia con la oposición es lo relativo a la ayuda para empresas estratégicas. Este punto, reconocen en el oficialismo y en la centroizquierda, será complejo de abordar, ya que deben zanjar si es que Latam se incorporará o no en esta categoría, algo que tiene varios aspectos que han sido parte del debate, entre ellos, el hecho de que el Presidente Sebastián Piñera fue accionista de LAN.

En privado, en el PS sostienen que durante las tratativas para lograr el plan de emergencia se le transmitió expresamente al gobierno que Latam no tiene que estar incorporado, pero en la oposición no hay una postura única y en Chile Vamos apelan a que sí se incluya a esa empresa.

El acuerdo logrado el fin de semana fue discutido ayer durante el comité político ampliado en La Moneda, instancia en la que si bien la UDI manifestó algunas aprensiones sobre ayudas contempladas para organizaciones sociales, se destacó el rol de los ministros en las tratativas. Asimismo, el gobierno pidió relevar el rol que cumplió Piñera y destacar que fue él uno de los impulsores.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.