12 libros infantiles para la cuarentena

Ilustración: César Mejías

Es probable que durante el encierro los niños hayan leído ya más de una vez los libros que tienen en casa. Autores, ilustradoras, editoras y libreras nos recomiendan grandes títulos para el confinamiento.




Los mejores libros — de esto no tengo pruebas pero tampoco dudas, como diría alguien más joven — se compran por casualidad. Y cuando digo mejores no lo hago en términos competitivos, aunque por cierto hay libros mejores que otros, sino que en la posición que ocupan en la biografía personal. Por algún motivo, un libro que se consigue sin mucha expectativa —porque su portada te llamó desde la calle, o porque un librero te lo recomendó en vez del agotado best-seller que andabas buscando, o porque lo viste en la repisa de un amigo— ejerce una influencia más poderosa que uno que esperabas con ansias.

Pero esa casualidad se acabó con la cuarentena. Sin salir a la calle, sin fisgonear por las vitrinas, sin visitar repisas ajenas, la cadena de accidentes que lleva a encontrarse inesperadamente con un gran libro se atrofió. Las más perjudicadas, por supuesto, son las librerías, que pierden todas esas ventas accidentales, quizá las más trascendentales de todas. Y luego uno mismo, que deja de chocar con los libros que cambiarán tu vida.

Para mantener con algo de vida esa cadena trófica, en Práctico le pedimos a autores, ilustradores, editores y libreros que nos recomendaran libros infantiles para soportar el encierro. A diferencia de las novelas o la poesía —que se pueden comprar a ciegas, confiando en un dato o una crítica—, la compra de un libro infantil muchas veces se decide solo después de verlo y tocarlo, comprobando que la historia y los dibujos confluyan con armonía.

Pero Clara Molina (de la librería Milaires), el autor Esteban Cabezas, la ilustradora Paloma Valdivia, la editora Paula Fontaine y Francisca Silva (de la librería Alapa) vieron, tocaron y aprobaron los siguientes 12 títulos. Estas son sus recomendaciones.

Clara Molina

El hilo invisible (Océano Travesía, 2019)

De Patrice Karst y Joanne Lew-Vriethoff

El hilo invisible; Patrice Karst; Jonanne Lew-Vriethoff

Elegí este cuento por lo oportuno que es para los tiempos que vivimos. Estamos alejados de muchos seres queridos, pero siempre está ese lazo invisible que nos mantiene conectados con aquellos que amamos, aunque no podamos verlos. Como dice en una de sus páginas: "Y entonces su mamá les explicó que ese lazo, aunque no podamos verlo, el corazón lo siente. Da igual que estemos lejos, el lazo nos une y si tiramos de él, la otra persona lo nota en su corazón. No importa que estén en el espacio, en el fondo del mar o en el cielo con los ángeles".


Así se hacen las cosas 2 (Ideaka, 2019)

De Oldřich Růžička y Alexandra Hetmerová.

Escogí este libro porque hoy, como nunca antes, tenemos más horas para compartir con nuestros hijos. Los niños en son esencia muy curiosos, y los adultos no siempre tenemos tiempo para explicarles preguntas tan sencillas como "¿cómo se hace un libro?". Este, de gran formato, es perfecto para leerlo en familia y aprender todos juntos de pasada.


Grandes Amigos (Zig Zag, 2016)

De Linda Sarah y Benji Davies.

Este libro se trata de dos grandes amigos que deben incorporar a un nuevo niño en sus juegos. Me gusta mucho, ya que toca varios puntos que son importantes para los niños: su capacidad de compartir, de respetar a sus pares y superar su frustración. Pero, sobre todo, nos habla de la inmensa capacidad creativa que tienen los niños.


(Clara Molina es socia de Librería MilAires, especializada en libros infantiles).


Esteban Cabezas

Cena de topos (SM, 2018)

De Pato Mena.

Este libro es muy gracioso: es una cena de topos en que se equivocan al servir el menú, el chef no ve y así: un desastre maravilloso. Otro libro nacional que recomendaría es Mi extraño vecino, de Fabián Rivas, que es una guía de puras sospechas y de supervivencia chistosa, cuyo protagonista es el sujeto del título.


Hombre Perro (Scholastic Inc, 2017)

De Dav Pilkey.

Esta es una serie de cómics de Dav Pilkey, el autor del Capitán Calzoncillos. Su nuevo héroe es una mezcla de policía y perro: Hombre Perro o Policán, dependiendo de la traducción. Son libros de los que nunca te harán pruebas de lectura.


(Esteban Cabezas es autor de más de veinte libros para niños y jóvenes, entre ellos la popular serie Julito Cabello. Ganador del premio Barco de Vapor 2009).


Paula Fontaine

¡Estamos en un libro! (Hyperion, 2014)

De Mo Willems.

Todos los tomos de su serie con los personajes Elefante y Cerdita son recomendables: son historias simples pero con mucho humor, llenas de expresividad. He visto cómo las caras de los niños, al leer estos cuentos, cambian según las emociones de los personajes. Y la que más abunda en ellos es la risa, fundamental en estos tiempos. Creo que lo más importante para los niños durante la cuarentena es divertirse, entretenerse y reírse. En ese sentido, Estamos en un libro es buenísima: Elefante y Cerdita descubren que son parte de un libro, que un lector los está mirando y se preguntan qué será de ellos cuando lleguen a la última página.


¿Lobo, estás? (Editorial Amanuta, 2017)

De Bernardita Ojeda.

Este libro es parte de una colección de canciones infantiles ilustradas, publicada por Editorial Amanuta —que también incluye Estaba la rana y Yo tenía diez perritos—, que me parece muy precisa para los más chicos. Son todas canciones basadas en la repetición, que van contando una historia y con sentido del humor. Se leen, se cantan y se miran.


(Paula Fontaine es periodista y directora de la editorial infantil Ulla Books)


Paloma Valdivia

El lobo, el pato y el ratón (Juventud, 2018)

De Mac Barnett y Jon Klassen (traducido por Susana Tornero Brugués).

Un pequeño ratón es devorado por un lobo. Antes de que el ratón pueda lamentarse de su destino, descubre que en el interior del lobo vive un pato que disfruta de todos los beneficios que ha podido encontrar: comida deliciosa, juegos de mesa y mobiliario. Lo mejor es que en ese lugar no sentía miedo de ser devorado por el lobo. La vida dentro de la panza era muy placentera, no así para el lobo, quien padece las fiestas que sus comensales hacen hasta altas horas de la madrugada. Una noche mientras el lobo se lamenta de su situación aparece un cazador, que define el insólito final para esta historia.


Hogar (Candlewick, 2020)

De Carson Ellis.

“Un hogar es una casa en el campo, / o un hogar puede ser un departamento, / algunos hogares son barcos…”. Así comienza este precioso álbum de Carson Ellis, que en un evocador y hermoso recorrido nos muestra una serie de hogares que humanos, animales o seres de fantasía pueden habitar, incluso, dentro de un zapato. Recorrer las páginas de este libro parece un viaje y un paseo por la belleza, la melancolía y en algunos casos el humor. Los múltiples y bellos detalles de cada página nos invitan a pensar en la diversidad, la cultura, y la historia que hay detrás de cada personaje que habita esos hogares. En este libro encontramos espacios para la contemplación, que provocará en el lector la comprensión de que todos necesitamos un lugar donde llegar y cobijarnos, sobre todo en tiempos de confinamiento.


(Paloma Valdivia es una premiada ilustradora, también escritora de libros como Nosotros y Es así, y editora en Ediciones Liebre, donde está para libre descarga la app ¡Puf!, basada en uno de sus libros).


Francisca Silva

Tu mente es como el cielo (Editorial Amanuta, 2018)

De Brownen Ballard y Laura Carlin.

Tu mente es como el cielo es de aquellos libros que debieran ocupar un lugar a mano en la casa, pues invita a tomarse la vida con calma, contemplación y cuidado, poniendo ojo a las emociones, dándoles espacio, lugar y cause, sin prisa, con amor. Es una especie de mindfullness pero muy sutil y apropiado cuando hay cosas que nos abruman, como la cuarentena o la crisis, y entramos en una fase en la que nos cuesta salir de ahí. Tiene ejercicios para favorecer la contemplación y sugerir un cauce más tranquilo de lo que estamos viviendo.


Palabras palabreras (Albatros, 2015)

De Florencia Esses.

Es un libro que siempre recomendamos, porque los clientes que lo tienen nos cuentan lo mucho que lo han disfrutado. Con el encierro, los niños agotan más rápido sus fuentes de entretención, y este libro puede ser una gran ayuda. Tiene adivinanzas, trabalenguas, coplas y poesía para niños, y se puede leer en familia, todos al mismo tiempo. Me parece ideal para estos difíciles momentos.


Mi pequeño hermano invisible (FCE, 2016)

De Ana Pez.

Este es un libro que se lee de dos maneras distintas. Viene con unos “lentes mágicos”, y la autora propone leerlo primero con ellos puestos. Ahí veremos el mundo tal como lo conocemos, o como nos lo quieren hacer ver, sin nada especial. Pero sin ellos aparecerá otra realidad, llena de imaginación y creatividad. Una casa común y corriente se puede convertir, en la mente de un niño, en un espacio de infinitas posibilidades. Con días tan repetitivos como los que estamos viviendo, apelar a ese mundo invisible es muy interesante.


(Francisca Silva es socia de Librería Alapa, tienda especializada en literatura infantil).

Comenta