Amazon, Microsoft y Google refuerzan su dominio de la nube

Microsoft anunció sus planes de inversión en Taiwán hace casi dos años en Taipei. FOTO: ANN WANG/ REUTERS

Las tres empresas representan cerca de dos tercios del gasto en la nube y aprovechan su tamaño para mantener su dominio en un mercado en rápido crecimiento. Aunque están bien establecidas, las unidades de la nube de Amazon, Microsoft y Google, de Alphabet Inc, se han expandido como startups, con ventas que han crecido más del 30% en 12 meses en los últimos trimestres, mientras que los servicios más pequeños en la nube han visto caer su cuota de mercado.




El periodo de pandemia ha sido una bendición para el trío de empresas que dominan la computación en la nube. Ahora que la economía entra en otra fase tumultuosa, Amazon.com Inc, Microsoft Corp. y Google parecen dispuestos a extender su fuerza.

Las tres empresas representaron el 65% de los 53.000 millones de dólares de gasto mundial en servicios en la nube en el primer trimestre del año, según Synergy Research Group, frente al 52% de las ventas mundiales de hace cuatro años. Y se espera que su control de este mercado crucial y de rápido crecimiento continúe, ya que su tamaño las hace más capaces de seguir invirtiendo y de atraer a clientes que buscan estabilidad en tiempos turbulentos, dicen ejecutivos y analistas.

Aunque están bien establecidas, las unidades de la nube de Amazon, Microsoft y Google, de Alphabet Inc, se han expandido como startups, con ventas que han crecido más del 30% en 12 meses en los últimos trimestres, mientras que los servicios más pequeños en la nube han visto caer su cuota de mercado a medida que más gasto en la nube migra a las plataformas más grandes, de acuerdo a Synergy.

La pandemia impulsó el gasto en los servicios de computación a distancia conocidos como la nube, a medida que una mayor parte de la vida y el trabajo se trasladaba a Internet. Los principales actores de la nube han consolidado su dominio, en parte, debido a la economía de la industria, que requiere inversiones masivas en servidores y las instalaciones que los albergan, dicen los analistas.

Cuanto más grandes son esas redes de servidores, más bajos son los costos promedio de construcción y funcionamiento, lo que da ventaja a estas tres grandes empresas. También obtienen superioridad en su capacidad para desarrollar chips, software y otras tecnologías propias para la nube.

“Llevamos 15 años invirtiendo de forma muy significativa en este negocio, y no es algo fácil de alcanzar”, dijo Matt Garman, vicepresidente senior de ventas y marketing de Amazon Web Services, la unidad de computación en la nube del gigante del comercio electrónico.

Mientras tanto, se espera que las empresas más pequeñas del sector se enfrenten a un entorno de recaudación de fondos más difícil, según los analistas, ya que la caída de los precios de las acciones hace que los inversores estén menos dispuestos a asumir grandes riesgos. Además, plantean, los clientes buscan consolidar su gasto y es más probable que elijan y se queden con los actores más grandes que a menudo ofrecen más fiabilidad y un conjunto más amplio de características.

Amazon Web Services y sus pares de computación en la nube se beneficiaron de la pandemia a medida que un mayor número de trabajos se trasladó a Internet. FOTO: REUTERS STAFF/ REUTERS

La empresa de software de viajes Sabre Corp. ha decidido apostar más por la nube, un movimiento que, según señala, ahorra dinero y proporciona más flexibilidad a su negocio. Cada vez lo hace más a través de la nube de Google, ya que el uso de un proveedor de nube ayuda a simplificar la tecnología para sus ingenieros y otros empleados.

El potencial de Google para analizar grandes cantidades de datos y su amplio menú de capacidades permiten a Sabre concentrar el gasto en un solo proveedor, lo que le ahorra el tiempo y el esfuerzo de hacer malabarismos con demasiados, declaró Joe DiFonzo, director de información de Sabre.

“Estamos pasando de gestionar cientos y cientos de relaciones individuales de software de terceros, a centrarnos en utilizar cada vez más Google Cloud”, explicó DiFonzo. Calcula que, mientras que Google representó recientemente alrededor del 28% del gasto de la empresa en servicios en la nube, ocupará el 65% del presupuesto de Sabre en la nube a finales de año.

Los ingresos combinados de los servicios en la nube de las tres principales empresas crecieron más del 33% el año pasado y se espera que aumenten cerca del 29% este año, según los analistas encuestados por FactSet.

“Los tres grandes realmente se están escapando con el juego”, aseguró el analista jefe de Synergy, John Dinsdale.

Mientras otros sectores tecnológicos se enfrentan a una desaceleración pospandémica, la demanda de servicios en la nube se ha mantenido fuerte, comentó Thomas Kurian, director ejecutivo de Google Cloud, cuya cuota de mercado global ha pasado del 1,5% en 2015, al 7,1% en 2021, según Gartner Inc.

“Seguimos viendo una importante demanda e interés por parte de los clientes de todo el mundo en prácticamente todos los sectores”, agregó Kurian.

En los últimos años, algunas empresas de la nube, nuevas y antiguas, han hecho crecer sus negocios proporcionando software y servicios para ayudar a los clientes a interactuar con la nube. Sin embargo, el dominio de las tres empresas en el alojamiento de la nube significa que las demás empresas de la nube suelen tener que seguir trabajando con ellas, lo que las posiciona para ofrecer más adelante productos de la competencia.

La cuota de mercado global de Google Cloud ha pasado del 1,5% en 2015 al 7,1% en 2021, según Gartner. FOTO: PARESH DAVE/ REUTERS

El director general de Box Inc., Aaron Levie, afirma que el peso de las tres grandes empresas ayuda a bajar los precios de Box, pero también indica su control del mercado.

“Estos actores tienen economías de escala, y la escala engendra más escala”, sostuvo Levie. Box vende software de gestión de contenidos y colaboración en la nube, lo que la convierte en usuaria y competidora de las tres grandes empresas de la nube.

Snowflake Inc. es uno de los proveedores de servicios en la nube que ha crecido rápidamente en los últimos años, pero se enfrenta a la creciente competencia de las plataformas que utiliza en la nube. Las ventas anuales de Snowflake se duplicaron en cada uno de sus dos últimos ejercicios fiscales, pero la empresa espera que el crecimiento se reduzca al 66% este año.

La firma, que ayuda a los clientes a analizar los datos empresariales en diferentes nubes, ha acusado a Google de intentar socavar sus ventas impulsando su producto competitivo de análisis de datos, BigQuery.

“Google no es una plataforma abierta”, señaló Michael Scarpelli, director financiero de Snowflake, en un evento a principios de este año. “No les gusta asociarse muy bien, especialmente si se sienten amenazados”, explicó.

Google, por su parte, dijo que ha demostrado que puede trabajar bien con los competidores y que algunos clientes están eligiendo su producto sobre el de Snowflake, porque es mejor.

Otras empresas de software han acusado a Amazon de desarrollar software en la nube de la competencia. Amazon ha dicho que sólo está reaccionando a las necesidades de sus clientes.

Los recién llegados a las plataformas en la nube, como la startup Sushi Cloud LLC, intentan abrirse paso centrándose en nichos de mercado como el de abaratar la ejecución de software de inteligencia artificial en la nube. Otros, como Cloudflare Inc., intentan atraer a los clientes ofreciendo tarifas bajas para trasladar los datos fuera de sus nubes. Las principales empresas de la nube suelen encarecer el traslado de datos.

“La desafortunada realidad es que las tres grandes compañías no se van a ir a ninguna parte, van a seguir creciendo”, aseguró la directora de operaciones de Sushi Cloud, Shauna O’Flaherty. “Sólo espero que haya más espacio para que surjan empresas aspirantes y no se sientan intimidadas”, concluyó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La entrenadora Amanda Caprito, experta en vida saludable, explicó en un medio de Estados Unidos, cuáles son los principales motivos por los que se fracasa a la hora de emprender un plan de reducción de peso