¿Cómo regulará la Fed a Wall Street? La elección de Biden sobre el Banco Central deja la pregunta sin respuesta

En esta foto de archivo se puede ver al presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, escuchando al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, nominarlo para un segundo mandato de cuatro años. El anuncio se dio en el auditorio del South Court del edificio de la Oficina Ejecutiva Eisenhower en la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, el 22 de noviembre del 2021. REUTERS/Kevin Lamarque/File Photo

El reelecto presidente Jerome Powell dice que cederá ante el próximo nominado del presidente Biden sobre regulación financiera.




La decisión del Presidente Biden de volver a nombrar a Jerome Powell como presidente de la Reserva Federal (Fed) y de subir de posición a la gobernadora Lael Brainard, indica continuidad en la política monetaria, pero deja preguntas abiertas sobre la dirección que tomará el Banco Central a la hora de regular Wall Street.

El grado de endurecimiento de la política regulatoria de la Fed en los próximos años —después de la relajación de las reglas bajo los funcionarios designados por Trump— dependerá de a quién elija Biden para suceder a Randal Quarles, el gobernador del Banco Central saliente que se desempeñó como su hombre clave en materia de regulación hasta el mes pasado.

Powell ha dicho que cedería ante quien sea que cumpla ese papel en el establecimiento del enfoque de regulación del Banco Central. Biden sostuvo el lunes que pronto nombraría a un nuevo jefe supervisor.

“Respeto que esa sea la persona que establecerá la agenda regulatoria en el futuro”, afirmó Powell a los periodistas en septiembre. “Es completamente apropiado buscar a una nueva persona que entre y observe el estado actual de la regulación y supervisión, y sugiera los cambios apropiados”, agregó.

Durante los casi cuatro años de Powell como cabeza de la Fed, el Banco Central ha renovado las pruebas de estrés de los grandes bancos, incluida la eliminación de las calificaciones de aprobado y reprobado, ha adaptado sus reglas para los prestamistas estadounidenses en función de su tamaño y ha simplificado las regulaciones clave posteriores a la crisis, como la simplificación de la regla Volcker, que prohíbe actividades de comercio por cuenta propia (del banco con el mismo banco).

Powell y los partidarios de esos cambios se han referido a ellos como una adaptación de reglas complejas. Algunos críticos demócratas dicen que los cambios, aunque modestos individualmente, en su totalidad han debilitado, sustancialmente, las revisiones originales.

Brainard, una importante aliada de Powell en política monetaria, ha disentido regularmente de sus decisiones de flexibilizar las regulaciones bancarias promulgadas después de la crisis financiera del 2008-2009. Brainard ha dicho, en general, que las medidas de la Fed para suavizar las regulaciones han ido demasiado lejos. Si se confirma como vicepresidenta de la junta de la Fed, Brainard tendría una votación sobre asuntos regulatorios ante el Banco Central, pero no establecería su agenda regulatoria.

Los funcionarios de la industria recibieron de buena manera las nominaciones de la Fed del lunes.

“Esperamos que los reguladores sigan exigiendo a los bancos más grandes que cumplan con los altos estándares regulatorios y de supervisión que se han mantenido para respaldar una parte resistente y esencial del sistema financiero de Estados Unidos”, afirmó Kevin Fromer, director ejecutivo del Foro de Servicios Financieros, que representa a los bancos más grandes de Estados Unidos, en un comunicado escrito.

Además de las vacantes de la Fed, varios puestos financieros importantes siguen sin cubrir. Estos incluyen el vicepresidente de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos y un director a tiempo completo para la Agencia Federal de Financiamiento de la Vivienda, que supervisa a los gigantes hipotecarios, controlados por el gobierno, Fannie Mae y Freddie Mac.

Saule Omarova, la nominada de Biden para encabezar la Oficina del Contralor de la Moneda, que supervisa los bancos nacionales, enfrentó un escepticismo bipartidista en una audiencia la semana pasada y tiene un camino incierto hacia la confirmación. Otro nominado, Rostin Behnam, está esperando confirmación para encabezar la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos (o CTFC por sus siglas en inglés), el principal supervisor de derivados de Estados Unidos. Behnam se desempeña actualmente como presidente interino de la CFTC.

Gary Gensler, quien como presidente de la Comisión de Bolsa y Valores (o SEC por sus siglas en inglés) de Biden ha delineado una agenda agresiva que amenaza con apretar los márgenes de ganancia de la industria financiera, fue confirmado en abril. Rohit Chopra, exasesor de la senadora Elizabeth Warren (demócrata, Massachusetts) y elegido por Biden para encabezar la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor, fue confirmado el 30 de septiembre.

Si Powell y Brainard obtienen la aprobación del Senado para sus puestos, quedarían tres vacantes en la junta de siete miembros de la Fed: el puesto de vicepresidente de supervisión y dos asientos de gobernadores separados.

La junta recompuesta de la Fed tendrá la tarea de aprobar o denegar una serie de acuerdos bancarios anunciados durante el año pasado. Las fusiones y adquisiciones bancarias están en camino, este 2021, para su año más grande desde al menos el 2008, cuando algunos grandes bancos se vieron obligados a vender ante el colapso.

El vicepresidente de supervisión podría encabezar una revisión del marco del Banco Central para revisar los acuerdos bancarios. Ese enfoque es más probable si el nominado comparte la opinión de Brainard de que la Fed debería examinar más de cerca las fusiones bancarias.

“La Fed probablemente no tendrá mucha prisa por aprobar fusiones hasta que los nuevos nominados se establezcan y desarrollen una estrategia sobre lo que quieren hacer en las fusiones bancarias”, aseguró Jeremy Kress, profesor asistente de derecho empresarial en la Universidad de Michigan que investiga la regulación financiera.

En julio, Biden emitió una orden ejecutiva pidiendo a los reguladores bancarios y al Departamento de Justicia que realicen un escrutinio más riguroso de los acuerdos bancarios.

También en la agenda regulatoria de la Fed se encuentran los pasos que se deben tomar para abordar los riesgos financieros que plantea el cambio climático, el nivel de regulación necesario en torno a las criptomonedas y cómo los bancos deben tratar los bonos del Tesoro y los depósitos que mantienen en el Banco Central.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.