Mayores costos de construcción presionarán al alza los precios de vivienda en hasta 15%

Los costos de edificación han escalado 13% en el último año. Y dada la escasez de casas en medio de una fuerte demanda, en la industria prevén un incremento en los precios en el corto plazo, para luego estabilizarse.




Una serie de factores están apuntando en una dirección: alza del precios de viviendas. Algo que se venía fraguando, pero que ahora ya tiene cifras más concretas. Y aunque asoman algunos elementos que llevarán a una estabilización de los valores, eso recién se vería para fines de año o inicios del próximo.

Un informe de TocToc.com, un sitio de gestión inmobiliaria, concluye que si hasta ahora el principal elemento que ha impulsado el valor de las viviendas, en particular el de las casas, es la fuerte demanda, ahora lo será el costo de construcción. Esto llevará a que el precio de las viviendas “suba entre 8% y 15% en los próximos meses”, aseguran desde la entidad.

Nicolás Herrera, consultor inmobiliario de TocToc, dice que los mayores costos obedecen a varios factores. “Algunos internos relacionados con proceso de restricciones de movilidad, que generó un quiebre de stock en algunos insumos específicos. Además, el nuevo súper ciclo del cobre le está quitando mano de obra a la construcción. Las ayudas estatales también en cierta medida han contribuido a estos dos elementos. El precio del acero ha tendido a subir por la demanda post restricción en el mundo”, detalla.

El gerente de Estrategia y Desarrollo de iConstruye, Pedro Pablo Mir, argumenta que este panorama responde principalmente “a una tormenta perfecta en la cadena de abastecimiento producto de las restricciones sanitarias, ya que tanto productores como fabricantes sufrieron la paralización total o parcial de sus operaciones, impactando directamente en la producción y fabricación de materias primas y materiales. Además, se suma el alza de casi cuatro veces mayor en el valor de los fletes internacionales, el shock de la demanda por la reapertura de obras, la impensada demanda B2C producida por los primeros retiros del 10%, y la baja capacidad de reacción de los fabricantes que ya tenían retrasos en sus planes de producción”.

Y este, junto a otros elementos, ha derivado en un incremento de precios de las viviendas en general. Hasta el momento, dice Herrera basado en datos de TocToc, han visto un alza de 20% en el precio de las casas en el último trimestre móvil si lo comparamos con igual periodo del año pasado. En los departamentos, en tanto, esa variación es de 8%.

Teodosio Cayo, de la consultora Arenas y Cayo, coincide en que aún le queda espacio a este incremento de precios. “El efecto más inmediato que podremos ver con el aumento del costo de materiales es que debería producir aumentos que van entre el 6% y el 10%. Particularmente se verán más afectados aquellos bienes (conjuntos residenciales y edificios en altura) que tienen componentes importantes de materiales importados. También vemos una presión importante en los precios para las construcciones en base a subsidio habitacional, pues el valor de venta cercano a las UF2.000 se ha mantenido estancado por mucho tiempo, a pesar que el índice de costos de la construcción (ICC) ha aumentado significativamente, llegando a una variación acumulada en los últimos 12 meses del 13,36% (medidos a junio 2021)”.

Herrera añade que esta presión de costos en medio de una fuerte demanda y escasez de casas, son otros elementos que confluyen en esta tendencia prevista. “Entre muchos factores, esta alza de los precios se explica por el incremento de los costos, así como también por una escasez de casas. La ‘permisología’ está más lenta, así que mientras no se estabilice la oferta -disponibilidad de casas y departamentos-, es probable que los precios sigan escalando”.

De acuerdo a la Cámara Chilena de la Construcción, los permisos de edificación bajaron 24% en junio respecto a mayo, aunque subieron 9,2% frente a igual mes del año anterior, mes afectado por las estrictas cuarentenas. Comparado con junio de 2019, pre pandemia, la caída es de 29%.

“Se espera que a fines del cuarto trimestre o inicios del próximo año tengamos un ingreso significativo de casas que pueda mitigar el rally alcista de precio de casas. Y luego se vería una estabilización, con alzas de 5% o 6% al año”, concluye Herrera.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.