Powell anticipa que la Fed comenzará a reducir estímulos este año pero sin subir la tasa prontamente

Con las palabras del presidente de la Reserva Federal en Jackson Hole, el S&P 500 subió levemente pero lo suficiente para alcanzar un nuevo récord.




“Yo opinaba, como la mayoría de los participantes, que si la economía evolucionaba ampliamente como se anticipó, podría ser apropiado comenzar a reducir el ritmo (de la compra de bono)”. Con estas palabras en su presentación en la conferencia de banqueros de Jackson Hole, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, trajo más certezas sobre una de las incógnitas más relevantes en política monetaria para lo que resta del año.

El escenario que vislumbra el banco central estadounidense presenta las condiciones para reducir el estímulo que inyecta desde marzo de 2020 a una economía desafiada por el coronavirus. El curso de acción apunta a disminuir las compras mensuales de US$ 80.000 millones de bonos del Tesoro y US$ 40.000 millones de bonos respaldados por hipoteca.

“Si bien la variante Delta presenta un riesgo a corto plazo, las perspectivas son buenas para un progreso continuo hacia el máximo empleo”, señaló la máxima autoridad monetaria, quien de todas maneras trajo calma al descartar una pronta intervención de la tasa de interés, que actualmente se encuentra en el rango mínimo de 0% - 0,25%.

Powell precisó que “tenemos mucho terreno por recorrer para alcanzar el máximo empleo” en Estados Unidos, uno de los indicadores claves para la evaluación de un alza de tasas. Si bien la mejora ha sido notoria en en términos de desempleo, marcando 5,4% en julio y alejándose cada vez más del peak de la pandemia de 14,8%, aún falta para volver a los niveles previos a la emergencia sanitaria, cuando registraba 3,8%.

Inflación bajo control

En tanto, el otro parámetro, la inflación, se encuentra de forma sólida alrededor de la tasa objetivo de la Fed de 2%. Sin embargo, su líder insistió en que los aumentos son de carácter temporal, por lo que tampoco ve presiones para un alza por esa vía. “Hay poca evidencia de que la inflación esté aumentando más allá de un grupo relativamente reducido de bienes y servicios que se han visto directamente afectados por la pandemia y la reapertura de la economía”, precisó Powell.

El mandamás de la Fed profundizó en esta materia, explicando que “los bancos centrales siempre se han enfrentado al problema de distinguir los picos de inflación transitorios de los desarrollos más problemáticos y, a veces, es difícil hacerlo con confianza en tiempo real”. En ese marco, aseguró que “si la inflación sostenida se convirtiera en una preocupación seria”, el comité de fijación de tasas de la Fed “respondería sin duda” subiendo las tasas para mantener los precios bajos.

De esta manera, la primera impresión de los mercados fue positiva frente a las declaraciones de Powell, quien además subrayó que cree que “la política está bien posicionada”. Los tres principales indicadores de Wall Street marcan alzas al inicio de la sesión, con el S&P 500 mostrando un leve incremento de 0,71%, lo suficiente como para que alcance un nuevo récord de 4.503,29 puntos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.