10 años HUB Sustentabilidad: la visión de autoridades, empresarios y fundaciones sobre el desarrollo de Chile

La ministra Maisa Rojas y Carolina Morgado (Rewilding), en el panel medioambiental.

Cómo las empresas se desarrollan tomando en cuenta los temas sociales, medioambientales y de gobernanza corporativa fue la temática que englobó a uno de los principales eventos para celebrar una década de vida del área de sustentabilidad de PULSO.


Con la presencia de la ministra del Medio Ambiente, Maisa Rojas, y de la directora ejecutiva de B Lab a nivel global, Eleonor Allen, se realizó el seminario “Cómo evoluciona la mirada sostenible en las empresas”, en el marco de la conmemoración de los 10 años del HUB Sustentabilidad.

El evento contó con la participación de destacados panelistas como el exministro de Desarrollo Social y expresidente de la CPC, Alfredo Moreno; el director ejecutivo de Déficit Cero, Sebastián Bowen; y la directora ejecutiva de Fundación Rewilding Chile, Carolina Morgado, quienes compartieron la mirada sobre cómo avanzan las empresas, las organizaciones y el Estado hacia un desarrollo sostenible.

La ministra recalcó que la hoja de ruta del gobierno es “verde”. “Con la Ley de cambio climático tenemos un norte, un marco legal para enfrentar la crisis climática y avanzar hacia las energías renovables. Así como también queremos que esté garantizado el cuidado de la naturaleza con la creación del Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas (SBAP), que es una deuda que estoy totalmente comprometida a saldar”, indicó.

Realizado en el edificio corporativo de la Cámara Chilena de la Construcción, el evento contó con tres partes, inspiradas en la metodología ESG o ASG en español, con paneles relacionados a las temáticas ambientales, sociales y de gobernanza corporativa.

La directora de B Lab, Eleonor Allen, fue la relatora principal.

Allen se refirió a cómo las acciones de las empresas influyen en la calidad de vida de las personas, aclarando que “la gobernanza tiene que partir por reconocer qué estamos viviendo, por ejemplo, desigualdades globales, precarización en los trabajos, desaprovechamiento de los alimentos, destrucción de bosques nativos, impactos negativos para nuestro planeta”. La norteamericana insistió en que la humanidad está exigiendo cambios y el llamado es hacia las empresas “que pueden ir más rápido que los gobiernos y las leyes. Entonces, tienen el poder de mejorar sus impactos para cambiar la situación de emergencia climática”.

La representante de B Lab señaló, además, que el cambio hacia un sistema más sustentable debe ir de la mano con el involucramiento de los liderazgos de las organizaciones, donde los trabajadores sean parte de las decisiones. “La combinación de liderar e involucrar ideas es parte de hacer una cultura más inclusiva”, sostuvo.

Por otro lado, en el panel “No estamos solos: la importancia de estar y empatizar con las comunidades”, Bowen manifestó que muchas veces lo que incomoda se obvia, haciendo una similitud con el estrabismo, donde el cerebro bloquea la imagen mala. “Al no mirar lo que ocurre en el entorno, las instituciones pierden profundidad, pero ganan en comodidad. Una de las formas de solucionar esto es tapar el ojo bueno, trabajar desde el empresariado, quienes están al mando de instituciones públicas, privadas o sociales”. En ese sentido, Bowen afirmó que las personas que trabajan en torno a un objetivo común poseen una mejor cohesión social.

Bowen y Moreno apuntaron a lo importante de una mirada social.

Para Moreno, la sociedad ha cambiado, es más horizontal y se expresa, donde para poder ser sostenibles es necesario que las empresas entiendan lo que las comunidades requieren de ellas, “que mucho más que un buen producto o un buen trabajo, es el propósito: qué resuelve y aporta esa empresa en el mundo. Hay que conectar con la sociedad, con los vecinos, para hacer las cosas mejor”, dijo.

Durante el bloque “El factor medioambiental como pilar de los proyectos de inversión y desarrollo”, que incluyó a Rojas y Morgado, se planteó una forma nueva de hacer negocios, donde el cuidado de la naturaleza es una condición base para la sobrevivencia de la empresa. “Ese tiene que ser el norte”, dijo la secretaria de Estado.

Coincidió Morgado, agregando que “no hay sociedad posible en un planeta muerto y que tenemos un tiempo limitado para actuar y nos damos cuenta que resolver el tema medioambiental no puede ser solo en manos del Estado”. Apuntó a que el sector privado cuenta con beneficios tributarios a los que pueden acceder para involucrarse directamente con la protección del medioambiente.

Además, Morgado explicó cómo se ha trabajado con el legado del fallecido Douglas Tompkins, invirtiendo en la compra de parques para la preservación de las especies y la biodiversidad. Como novedad, contó, ya están trabajando en un nuevo parque en la Región de Magallanes.

Por último, la ministra concluyó que hay una buena institucionalidad ambiental para llegar a ser como país, carbono neutrales al 2050, pero insistió en la importancia del SBAP como desafío para el actual gobierno, ya que logrará la protección del 30% de especies marinas y terrestres. “Al proteger ese porcentaje, también mejora la calidad del 70% restante”, indicó Maisa Rojas.

Dentro de las actividades de los 10 años del HUB, también se desarrolló un evento online sobre el rol de la academia en el desarrollo sostenible, en el cual participaron el decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, José De Gregorio; la directora del Observatorio de Sostenibilidad de la misma facultad, Reinalina Chavarri, y Eleonor Allen.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.