Arquitecto, Iván Poduje, sobre la evolución de Santiago: "Creo que la basura aún es un tema pendiente"

Imagen IVAN PRODUJE-5 - copia

La Tercera

Mejorar los avances tecnológicos, implementación de sistemas integrados de pago, son algunos de los puntos de la llegada de las smartcities.




Tomando en cuenta la implementación de nuevas tecnologías y el desarrollo de proyectos más sustentables, el arquitecto Iván Poduje, experto en procesos de transformación y diseño urbano, analiza los factores que han ido posicionando a la capital chilena a la vanguardia en Latinoamérica en el marco de las smartcities.

¿Cuáles son las grandes fortalezas y debilidades que tiene Santiago respecto a una smartcity?

-La fortaleza es su infraestructura, la cual es bastante óptima en agua potable, alcantarillado y medios de transporte. Tiene una de las redes de metro más modernas de Latinoamérica, sin duda, además de un sistema de pago único integrado entre metro y buses y un sistema de autopistas concesionadas con tag que se ha masificado, lo que significa que se pueden incorporar los costos de la congestión o tarificar y racionalizar el uso. Por lo que diría que es una ciudad que tiene un sistema tecnológico e infraestructura bien potente.

¿Y las debilidades?

-Tienen que ver con un concepto más amplio de smartcity el cual es la sustentabilidad. En este punto tenemos un problema con el aire, que es la contaminación. Lo segundo son temas de equidad, diferencias de entorno y de servicio, que en algunas comunas sobre otras. Esas brechas hacen muy difícil la integración con un sistema más masivo de acceso tecnológico.

Con respecto a la basura, yo creo que tenemos un tema pendiente debido a los vertederos que son muy antiguos. Hay traslados muy largos para dejar la basura, no tenemos reciclaje ni separación eficiente de los residuos y existen muchos vertederos ilegales en la ciudad en sectores populares. Yo creo que la basura aún es un tema pendiente.

¿El tamaño es muy relevante para la implementación de una smartcity?

-Yo creo que no. Se hace más difícil a medida que la ciudad crece, pero por lo general se implementa en ciudades chicas. La ventaja de Santiago -pese a tener 7 millones de habitantes- es que ha logrado poder implementar tecnología de punta junto con una amplia cobertura de la infraestructura, la cual es muy avanzada.

¿Qué otras cualidades y elementos hacen a una smartcity?

-Todo el tema relacionado con los residuos, porque la gracia de una smartcity es usar la tecnología para el servicio de la sustentabilidad. En ese contexto, lo que entendemos por sustentabilidad es la capacidad que tienen las ciudades para mantenerse en el tiempo, sin comprometer generaciones futuras. Además se tiene que considerar aspectos cómo seguridad, sistema de aguas y alumbrado público.

¿Cómo cree que estamos nosotros en el panorama latinoamericano?

-Santiago a nivel latinoamericano se encuentra muy bien, podría decir sin equivocarme, que es la ciudad con mayor avance tecnológico de Latinoamérica. A nivel Ocde estamos a la mitad de la tabla.

El futuro

Con todos los proyectos relacionados a ciudad inteligente que existen en Santiago, ¿no cree que aumentará aún más el centralismo en Chile?

-Yo creo que hay un problema de que la inversión de tecnología no está adecuadamente distribuida. Si bien hay ciudades que tienen avances tecnológicos, hay espacios como el sistema de transporte que se encuentra muy atrasado en Valparaíso y Concepción. Si tú ves las coberturas de agua potable y alcantarillado, y sobre todo de aguas lluvias, están muy atrasadas. Creo que hay un desequilibrio muy importante entre Santiago y regiones. Ahora, yo no creo que venga a provocar un centralismo en Santiago, eso viene de razones culturales e históricas que tienen más de un siglo.

¿Cuáles cree que van a ser los nuevos cambios? ¿qué es lo que se debería implementar?

-Creo que en Santiago se deberían eliminar los sitios eriazos con el aprovechamiento aguas grises y aguas servidas, además de una buena red forestal con un mejor uso de los espacios públicos. Lo otro, es tener en consideración un sistema que integre en formato de pago centralizado. No solo en los buses o en los metros si no en el sistema de colectivos, con aplicaciones digitales que sean personalizadas. De esta forma, se podrá tener registros de los viajes y permitir comprar las cargas en línea y aplicar subsidios especiales de manera personalizada, por ejemplo, en un carnet.

Por último, debemos complementar el tag, algo que ya se está haciendo con centros comerciales, lo que se podría extender a todos los estacionamientos subterráneos y así poder financiar obras más pequeñas.

Incluso, creo que se puede ser más eficiente con la energía renovable para alimentar la red de Metro, así vamos también transitando para una red de buses eléctricos. Entonces yo creo que Santiago va a ser cada vez más una ciudad muy destacable.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.