El presidente de la Fed dice que la historia desaconseja una flexibilización prematura de la política monetaria

Jerome Powel también destacó que el tamaño del alza de la tasa de interés de septiembre depende de los datos económicos de Estados Unidos.


El presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, señaló que es probable que el banco central de EE.UU. siga subiendo la tasa de interés y la deje elevada durante un tiempo para acabar con la inflación, y también se opuso a cualquier idea de que la Fed vaya a dar marcha atrás pronto.

“Restaurar la estabilidad de los precios probablemente requerirá mantener una postura política restrictiva durante algún tiempo”, dijo Powell el viernes en los comentarios preparados para el foro anual de política de la Fed de Kansas City en Jackson Hole, Wyoming. “El registro histórico advierte fuertemente contra la flexibilización prematura de la política”.

Powell dijo que restablecer la inflación a la meta del 2% es el “objetivo principal del banco central en este momento”, aunque los consumidores y las empresas sentirán el dolor económico. Reiteró que podría ser apropiado otro aumento “inusualmente grande” del tipo de interés de referencia cuando los miembros de la Fed se reúnan el próximo mes, aunque no se comprometió a ello.

“Nuestra decisión en la reunión de septiembre dependerá de la totalidad de los datos que lleguen y de la evolución de las perspectivas”, dijo.

Antes del discurso de Powell, los inversionistas consideraban que las probabilidades de una subida de medio punto o de otro tres cuartos de punto en la reunión de la Fed del 20-21 de septiembre estaban más o menos igualadas.

Mark Spindel, director de inversiones de MBB Capital Partners, dijo que el tono resuelto del discurso de Powell apunta a otra gran subida de tipos el próximo mes.

“No respaldar eso con otro aumento de 75 puntos básicos abarataría su discurso”, dijo Spindel, señalando que Powell se esforzó por citar a los expresidentes Alan Greenspan, Paul Volcker y Ben Bernanke, invocando el Salón de la Fama de la Fed para reforzar su mensaje.

“Restaurar la estabilidad de los precios llevará algún tiempo y requerirá el uso de nuestras herramientas con fuerza para equilibrar mejor la demanda y la oferta”, dijo Powell en unas declaraciones que se transmitirán en directo por primera vez desde el interior del edificio donde se celebra el evento desde 1982.

Otros oradores de la Reserva Federal en los últimos días también se han opuesto a las expectativas, incluidas en los mercados de futuros, de que la Reserva Federal aumentaría rápidamente su política monetaria hasta llegar a una postura restrictiva y luego comenzaría a relajarse.

Restaurar la estabilidad de los precios requerirá un período “sostenido” de crecimiento por debajo de la tendencia y un mercado laboral más débil, dijo Powell. “Aunque unos tipos de interés más altos, un crecimiento más lento y unas condiciones del mercado laboral más blandas reducirán la inflación, también supondrán cierto dolor para los hogares y las empresas”, dijo.

“Desde nuestro punto de vista, este discurso no está lo suficientemente fundamentado en aspectos concretos como para desalentar las apuestas presentes y futuras del mercado de que la Fed recortará los tipos el próximo año, especialmente si la impresión de la inflación de agosto es tan suave como se anticipa”, dijeron los economistas de Bloomberg Economics, Anna Wong y Andrew Husby.

Las declaraciones de Powell en el retiro, que reúne a los principales responsables políticos de todo el mundo, se producen en un momento en que los banqueros centrales estadounidenses se enfrentan a la mayor inflación de los últimos 40 años. Los miembros de la Fed tardaron en detectar el riesgo y ahora se están moviendo agresivamente para evitar que los precios se aceleren aún más. La Fed subió los tipos en 75 puntos básicos en sus dos últimas reuniones y señalaron que podrían volver a hacer lo mismo cuando se reúnan el mes que viene.

Los críticos han apuntado a la Reserva Federal por no haber anticipado el aumento de la inflación, que la Fed consideró inicialmente como transitoria. Powell dijo en su discurso de hace un año que las presiones sobre los precios se limitaban a un grupo relativamente estrecho de bienes y servicios. Pero en pocos meses se extendió y cuando la Fed empezó a subir los tipos desde casi cero, la inflación ya triplicaba su objetivo del 2%.

Sigue siendo elevada

Aunque la medida de inflación preferida por la Reserva Federal se redujo al 6,3% en el periodo de 12 meses que finalizó en julio, los sueldos y salarios registraron el mayor aumento mensual desde febrero, según un informe del Gobierno publicado el viernes.

“Aunque las lecturas de inflación más bajas para julio son bienvenidas, la mejora de un solo mes está muy lejos de lo que el comité necesitará ver antes de que estemos seguros de que la inflación está bajando”, dijo el jefe de la Fed a la audiencia, reunida en persona después de dos años de celebrar la conferencia virtualmente debido a la pandemia.

“Estamos moviendo la postura de nuestra política a propósito a un nivel que será suficientemente restrictivo para devolver la inflación al 2%”, agregó.

Los funcionarios de la Fed proyectaron en junio un aumento de los tipos al 3,4% a finales de este año, según su estimación media, y al 3,8% a finales de 2023. Actualizarán estas previsiones en septiembre. Por su parte, los inversionistas han considerado que es probable que se produzcan recortes en la segunda mitad de 2023, aunque la Reserva Federal están empezando a rebatir esta opinión.

Más allá del actual ciclo de subidas de tipos, los responsables de la política monetaria intentan evaluar si las presiones inflacionistas a largo plazo seguirán siendo persistentes. Los costes de la cadena de suministro pueden estar aumentando, y la oferta de mano de obra estadounidense podría seguir siendo escasa en los próximos años debido al envejecimiento de la población y a la limitada inmigración.

Powell dijo que el mercado laboral está “claramente desequilibrado”, con una demanda de trabajadores que supera “sustancialmente” la oferta.

Antes del discurso de Powell, varios funcionarios de la Fed enfatizaron que el banco central no ha terminado, y la jefa de la Fed de Kansas City, Esther George, señaló que el destino de la tasa de los fondos federales puede ser más alto de lo que los mercados están cotizando actualmente.

“Tenemos que subir los tipos de interés para frenar la demanda y devolver la inflación a nuestro objetivo”, dijo George, quien vota la política monetaria este año.

Los mercados financieros prevén que el tipo de interés de referencia se sitúe por debajo del 4% a principios del próximo año.

Cuando se le preguntó hasta dónde debería subir la Fed los costes de los préstamos, George dijo que había “más espacio para avanzar” y se opuso a las apuestas de los mercados financieros de que el banco central empezaría a recortar los tipos el año que viene.

“Creo que tendremos que aguantar... podría estar por encima del 4%. No creo que eso sea imposible”, dijo en una entrevista con Bloomberg Television. “No lo sabremos, creo, hasta que empecemos a observar las señales de los datos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.