Banco Central: hogares enfrentan restricciones al crédito y advierte alza en hipotecarios con tasa variable en próximos años

Traspasos de fondos de pensiones registran fuerte caída y el E es el que tiene las mayores pérdidas de afiliados

Según el Informe de Estabilidad Financiera del primer semestre, en 2022 la participación de los préstamos variables en los flujos de crédito supera el 50% del total, comparado con cifras inferiores a 20% en años previos.




El Banco Central entregó el Informe de Estabilidad Financiera (IEF) del primer semestre, donde entre otras cosas analiza las restricciones que enfrentan los hogares a la hora de acceder al crédito, mientras que el endeudamiento se ha ido moderando en los últimos trimestres.

“Los hogares enfrentan restricciones de acceso al crédito y desafíos frente a un entorno macroeconómico más deteriorado. El aumento del empleo en 2021 se ha ido ralentizando desde fines del año pasado, en un contexto de una demanda menos dinámica y una oferta que sigue acotada. El endeudamiento de los hogares se moderó en los últimos trimestres, en línea con una menor demanda crediticia y mayores restricciones de acceso a créditos de largo plazo”, señaló el Banco Central en su informe del primer semestre.

El informe también aborda lo que ha ocurrido con el mercado inmobiliario, y plantea que se han reducido las ventas y evidencian un alza de los precios de las propiedades.

“Los precios de las viviendas continuaron aumentando, aunque su ritmo ha disminuido a partir de fines de 2021. El sector no residencial continúa ajustándose a los cambios estructurales — acelerados por la pandemia— en las preferencias por distintos tipos de propiedades”, indicó el BC.

En cuanto a las colocaciones hipotecarias, estas han mostrado una desaceleración importante, según detalló el ente rector en su informe semestral. De esta manera, se pasó “de cifras de flujo mensual en torno a 30 millones de UF al tercer trimestre de 2021 a cerca de 16 millones de UF en marzo de este año. Destaca también un incremento de la proporción de créditos hipotecarios otorgados a tasa variable o mixta. En 2022, su participación en los flujos de crédito supera 50% del total, comparado con cifras inferiores a 20% en años previos”.

En esa línea, la entidad advirtió que " estimaciones internas indican que hacia el año 2026, los deudores con tasa mixta enfrentarían un aumento promedio de 7 puntos porcentuales en su carga financiera al momento en que la actual tasa fija de su crédito hipotecario se vuelva variable. De forma similar, aumentos en la carga financiera de deudores con tasa variable tendrían incrementos promedio de 4pp en su carga financiera durante este año. A estos incrementos deben también agregarse los efectos de la mayor inflación”, dice el IEF.

En conferencia de prensa, Rossana Costa, presidenta del Banco Central, señaló que “es difícil dar consejo a las personas, cada una conoce sus vulnerabilidad, estrecheces, etc. Sin embargo los créditos a tasa variable han permitido que las tasas de corto plazo sea más accesible para algunos hogares. sin embargo, al hacerlo, se les está traspasando riesgo de tasa. ese riesgo requiere una muy buena evaluación de parte de quién está tomando esta tasa”.

En el informe, la entidad también subrayó que en la banca “la dinámica del crédito en este sector se ha mantenido acotada, con mayor uso de rotativos en lo más reciente. La deuda hipotecaria ha moderado su crecimiento, acorde con aumentos en las tasas de interés y endurecimiento de los estándares de crédito En el caso de créditos de consumo, destacan un mayor uso de productos rotativos bancarios y un crecimiento de los créditos otorgados por oferentes no bancarios”.

Con todo, apuntó que “el endeudamiento de los hogares se moderó en los últimos trimestres, en línea con una menor demanda crediticia —relacionada con mayor cautela y la elevada liquidez— y mayores restricciones de acceso a créditos de largo plazo”.

Así a nivel sistema las tasas de morosidad están en mínimos, aunque se ha visto un aumento del impago en los créditos de consumo. “La morosidad de las carteras se mantiene en niveles bajos desde una perspectiva histórica. No obstante, los bancos han realizado fuertes aumentos de provisiones adicionales en los segmentos de consumo y comercial, ante la expectativa de que los riesgos regresen a sus niveles pre‐pandemia”, sostuvo el IEF.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.