El IPSA retrocedió 8,5% en 2019 y completó dos años consecutivos a la baja por primera vez

bolsa-de-santiago-4

El principal índice bursátil local obtuvo su peor desempeño desde 2013. De las 30 acciones que lo componen, solo siete mostraron avances y el resto descendió. La más castigada fue Salfacorp, la que a su vez protagonizó la mayor caída anual desde que hay estadísticas. El sector más golpeado fue el comercio minorista.


Un año de récords negativos deja 2019 para el mercado bursátil local, donde la crisis social que estalló el pasado 18 de octubre marcó un antes y un después.

El IPSA, el principal índice de la Bolsa de Santiago, mostraba un tímido avance de 1,7% hasta el cierre del 18 de octubre, cuando cerró en 5.192,39 puntos. Sin embargo, tras esa fecha comenzó una racha negativa que lo llevó a terminar el año con una caída de 8,5% hasta 4.669,85, siendo su peor desempeño anual desde 2013 y en puntos el menor cierre de año desde 2016. La pérdida de patrimonio bursátil totalizó US$26.132 millones.

Con ello completó dos años consecutivos de pérdidas, una marca que nunca antes se había dado, de acuerdo a los registros de Bloomberg que considera desde 1989 en adelante.

En dólares, y así comparar con los pares internacionales, el desempeño fue un retroceso de 15,57%, mientras que, por el contrario, el S&P500 aumentó 31,8%.

Según Klaus Kaempfe, director de soluciones de portafolio y estrategia de Credicorp capital AGF, lo normal es que cuando en un año cae la relación precio/utilidad, como ocurrió en 2018, el año siguiente sea bueno porque las acciones quedan "baratas". Sin embargo, explica, "la coincidencia fue que en 2019 cayeron las utilidades de las empresas después de un año de caída de precio/utilidad o de múltiplos". En ese sentido, indica que la caída de las utilidades no tiene que ver con la crisis social y que eso se verá en los resultados de comienzos de 2020.

Las mayores caídas

De todos modos, luego del estallido social las pérdidas se agudizaron, siendo Salfacorp la acción más castigada del año, con un retroceso de 56,5%, lo que a su vez corresponde a la mayor caída anual de una acción del índice desde que existen registros en Bloomberg.

En paralelo, de los 30 títulos que componen el indicador selectivo, solo siete mostraron avances en el año.

En ese contexto, uno de los sectores que se vio más afectado fue el retail, el cual ya venía complicado desde antes de la crisis por el menor consumo y el comercio electrónico, entre otros factores. La acción de Ripley retrocedió 41,6%, su peor desempeño desde 2008, la de Falabella descendió 36,3%, el mayor retroceso desde 1998 y la de Cencosud disminuyó 21,2%, aunque fue un desempeño menos negativo que en 2018.

El dólar

Uno de los instrumentos financieros más volátiles del ejercicio fue el dólar. Hasta el 18 de octubre había subido $17,8, pero tras esa fecha se encumbró $116,5 hasta su máximo histórico de $828,74 a fines de noviembre.

Tras la intervención cambiaria del BC y la disminución de la violencia, el tipo de cambio completó un retroceso $76,5 hasta ayer. Así, en el año el dólar se elevó $57,88 frente al peso. La moneda chilena estuvo entre las más castigadas del mundo.

Comenta