La compleja adaptación legal de las app digitales que develó el fallo por Airbnb

Bloomberg

La falta de regulaciones previas y la inexistencia de la figura legal para regularlas, asoma como la mayor complejidad para esta industria.


Hace una semana, la Corte Suprema provocó un remezón en el mundo del arriendo habitacional al rechazar un recurso de protección interpuesto por un propietario de un departamento en una comunidad ubicada en Las Condes, que prohibió, vía reglamento, el arriendo de viviendas a través de Airbnb.

El fallo indica al no existir una figura legal expresa sobre los arriendos tipo Airbnb, lo que más se ajustaría a su tipo es homologarlas a un apart hotel.

En el mundo legal el tema ha generado debate, toda vez que es una señal de que en diversas materias, principalmente relacionadas con el avance tecnológico y la aparición de plataformas, la legislación chilena se está quedando atrás.

“Pareciera ser que a la larga las nuevas tecnologías y las aplicaciones y sistemas de contratación que ellas originan tienden a abrirse paso. Ello genera conflictos y tensiones, precisamente porque irrumpen en un escenario que no cuenta con la experiencia ni las regulaciones expresas previas”, comenta José Manuel Valencia, socio del grupo Infraestructura de Aylwin, Mendoza, Luksic y Valencia.

Para Carola Cotroneo, abogada de Rivadeneira Colombara Zegers, uno de los puntos clave de este fallo es la utilización del recurso de protección para tratar asuntos relacionados con las plataformas digitales.

“El asunto sobre la desregularización de las plataformas digitales ha sido discutido en la Corte Suprema (…). Sin embargo, a diferencia del fallo en comento, en estos casos la Suprema ha sostenido que el recurso de protección no es la vía idónea para discutir la legalidad de tales actividades, por tratarse de una declaración de derechos que excede del ámbito de dicha acción cautelar”, indica.

El abogado que defendió a la comunidad en el juicio por Airbnb, Rafael Parada, agrega que el fallo pone de manifiesto la escasa presencia de Airbnb en Chile.

“Airbnb no ha tenido la delicadeza con los anfitriones chilenos de implementar otras cosas que sí ha hecho en algunos países se preocupa en llegar a acuerdo con la autoridad tributaria. Hay un poco más de desarrollo porque son legislaciones mucho más estrictas”, plantea.

Seguir leyendo