La versión 2.0 de fiiS: ahora es una empresa y exporta su modelo

JONATHAN HERZFELD

JONATHAN HERZFELD, DE FIS. FOTOS: PATRICIO FUENTES Y./ LA TERCERA

Luego de seis años en proceso de "incubación" bajo el alero de la productora La Oreja, hace poco más de un año el Festival Internacional de Innovación Social (fiiS) decidió independizarse y crear un equipo estratégico para lograr 50 festivales anuales al 2022. Su próxima expansión: Hong Kong y EE.UU.




"Aún hay gente que no entiende lo que hacemos, pero cuando empezamos era peor. Sin embargo, caíamos bien y entre música y arte, pusimos contenido. Muchos pensaban que iban a una fiesta y se encontraban con un gran movimiento". Jonathan Herzfeld, fundador y director ejecutivo del Festival Internacional de Innovación Social (fiiS), plantea la misma idea al principio y al final de la entrevista. A pesar de que muchos ya conocen a esta entidad que nació en 2012, hace menos de un año cambió. Antes de explicar cómo, un elevator pitch de su primera etapa:

Jonathan trabajaba en el área de nuevos negocios de El Mercurio y estaba buscando auspiciadores para un proyecto. Se topó con Virgin Mobile, que quería armar un evento relacionado al emprendimiento. Ahí surgió la primera luz. Se puso a investigar y encontró que en la ciudad estadounidense de Boulder (Colorado) se realizaba un concurso de ideas que terminaba en una fiesta. Viajó a EE.UU. y habló con los organizadores. Renunció a su trabajo y replicó la idea en Santiago. Le puso Common Pitch Chile y en 2012 logró traer como platos fuertes a Al Gore, exvicepresidente de EE.UU. y Charly Alberti (exSoda Stereo).

"Fue tal el impacto de ese festival que de inmediato aparecieron muchas organizaciones. Varias de ellas hoy son socios de fiiS, como Sistema B, SociaLab y Ashoka", recuerda Jonathan sobre el primer evento, en el que participaron 20 mil personas. De hecho, esas tres entidades, más Jonathan y Eduardo Weise, son socios de fiiS. Estos últimos están asociados, además, a La Oreja, productora que desde el principio fue el receptáculo desde donde se desplegó fiiS. En 2014 llevaron el festival al extranjero (Guadalajara y Buenos Aires) y de ahí comenzó a crecer con fuerza. El objetivo era claro: ser una plataforma de visibilización de innovaciones sociales.

Hasta que en junio de 2018 decidieron hacer un cambio y -de alguna forma- crear una startup sobre una startup. Lo primero fue destetarse de su madre, La Oreja, y ser una empresa con giro propio. "Ya estábamos incubando el proyecto hace rato (ríe) y teníamos 14 ciudades en el mundo con festivales, pero nos estaban llegando demasiados requerimientos de diferentes países y pensamos que más que hacer festivales, necesitábamos una plataforma robusta y una metodología para exportarla a quienes quisieran hacer otros fiiS", cuenta este ingeniero comercial.

A pesar de que ya habían logrado varios fondos de Corfo, el segundo paso fue levantar una ronda de inversión privada por US$300.000, con el objetivo de armar un "equipo estratégico" que mantuviera el espíritu y filosofía de fiiS en otras latitudes. El tema era relevante, si se considera que este año harán 23 eventos en América Latina y España y esperan lograr 50 por año para 2022. Así, con esa inyección de dinero, entró SUM Capital como socio. "Empezamos a entender mucho mejor qué significa realmente el Triple Impacto", confiesa el director ejecutivo de esta startup.

El modelo de negocio consiste en vender las licencias del festival a otras entidades y, justamente por eso, necesitan que se mantenga la misma línea en Chile, Brasil, Perú, España, Argentina o Hong Kong. Sí… uno de los proyectos inmediatos es abrirse al mercado asiático a través de esa ciudad, así como entrar a EEUU. "Tuvimos que encontrar un modelo exportable, replicable y que fuera más allá de los liderazgos locales, además de ser sustentable en el tiempo y entender qué es una licencia y cómo se mide. Este es un negocio muy innovador y que va cambiando con el tiempo", indica Jonathan.

En 2018 tuvieron ventas por un poco más de US$1 millón y para 2019, esperan aumentar esa cifra en 30%.

Además, aparte de los festivales y un área de consultoría, también se están embarcando en la creación de una "comunidad", para contar los proyectos sociales que apoyan, a través de un medio online que están a punto de lanzar. Incluso, acaban de terminar el documental "Buscando a Quino", donde se refieren a la importancia de encontrar un "propósito" a través de los mensajes de Mafalda. También están en el proceso de certificación como Empresa B.

En Chile, el principal festival se realizará en Santiago del 1 al 7 de diciembre, justo en medio de la COP25. De hecho, les pidieron ser parte de la organización de ese evento. "Siempre nuestra guía ha sido los Objetivos de Desarrollo Sostenible (17 ODS) y uno de los desafíos es cómo los adaptamos a cada festival y a cada realidad. A veces hay eventos más enfocados a Equidad de Género y otros a la Superación de la Pobreza. O se mezclan. Pero, claramente, este año el ODS Acción por el Clima se tomará la agenda", concluye Jonathan Herzfeld.

Comenta