Manufactura china decepciona a los mercados y da señales de mayor enfriamiento en 2019

Gao Feng

Gao Feng

La guerra comercial y una débil demanda interna golpearon al indicador del sector, que en diciembre se contrajo por primera vez en 19 meses. En Europa tampoco tuvieron buenos resultados, con una continua desaceleración.




El sector manufacturero de China, uno de los principales motores de crecimiento global, cerró 2018 con su primera contracción desde mayo de 2017, encendiendo las alarmas sobre lo que le depara para el 2019. Con 49,7 puntos quedó por debajo del umbral de 50 unidades, que indica expansión, e incumplió las expectativas del mercado, que anticipaban una leve desaceleración de 50,1 puntos, tras los 50,2 registrados en noviembre.

No sólo el dato preocupó, sino los detalles del reporte. La demanda se debilitó a nivel externo, lo que el informe de Caixin atribuye a las tensiones generadas por la guerra comercial, y también internamente, lo que sorprendió a los analistas.

"El arrastre de la débil demanda sobre la producción puede hacerse gradualmente más evidente", detalla Zhengsheng Zhong, director de análisis macroeconómico del Grupo CEBM, una subsidiaria de Caixin. "Parece cada vez más probable que la economía china se vea sometida a una mayor presión a la baja", agregó.

Justamente ayer, el CEO del motor de búsqueda por internet Baidu, Robin Li Yanhong, advirtió que "se acerca el invierno" a medida que la economía de China cambia su modelo económico. Según consignó South China Morning Post, el líder empresarial aseguró que la reestructuración es "tan fría y real como el invierno para todas las compañías".

Acción del Central

Los mercados asiáticos también parecen creerlo así, como lo reflejan las bajas generalizadas registradas ayer, con una caída especialmente en el Hang Seng de 2,77% y, entre los commodities, en el cobre, que cedió 2,11%

El mercado no recuperó el ánimo ni siquiera con la intervención del Banco Popular de China, que drenó liquidez con depósitos inversos de siete días por 30.000 millones de yuanes (aproximadamente US$4.400 millones ), a una tasa de interés del 2,55% y 10 000 millones de yuanes de depósitos inversos de 14 días a 2,7%, según informó la propia institución.

La operación de ayer apuntó a mantener una "liquidez razonablemente abundante" en el sistema bancario, indicaron del central, donde además subrayaron que esperan un crecimiento de 6,5% para este año.

Comenta