Nutrien podría llevar a Ponce, SQM y directores hasta la justicia en EEUU

Autor: Sandra Burgos

La temperatura sigue subiendo en SQM. A la disputa entre Ponce y Tianqi, se acaba de sumar otro protagonista, la canadiense Nutrien, que podría quedarse sin deal producto de la artillería legal lanzada por Julio Ponce, el grupo Pampa, SQM y sus directores. Por eso uno de sus principales ejecutivos a nivel, Joseph Podwika, ha tomado la ofensiva, la cual podría llegar a tribunales fuera de nuestas fronteras.


Tianqi no es la única perjudicada con los últimos movimientos judiciales interpuestos por Julio Ponce Lerou -la última fue la del Tribunal Constitucional- también lo es Nutien (ex Potash), compañía sobre la cual pesan dos plazos perentorios: el 13 de diciembre vence el plazo que fijaron con Tianqi para cerrar el deal de SQM, mientras que abril de 2019 es el límite impuesto por los organismos antimonopolios de India y China para salir de la propiedad de la minera no metálica.

Por lo tanto, si el Tribunal Constitucional (TC) llega a declarar admisible el recurso de inconstitucionalidad elevado por el grupo Pampa, significaría que Nutrien no podría cumplir con esos dos hitos, ya que la vista de la causa, alegatos y fallo podría extenderse más allá de diciembre o abril.

La indignación de Nutrien

En todo este tiempo Nutrien había mantenido un bajo perfil, cediendo protagonismo al comprador, Tianqi. Sin embargo, las últimas movidas de Ponce, del directorio y de la propia administración, que se han mostrado abiertamente hostil al ingreso de la china, terminaron con la paciencia de la canadiense.

Según comentan fuentes cercanas al proceso, toda esta situación tiene indignados a los ejecutivos de Nutrien en Canadá. Por eso, este jueves 11 de octubre, cuando el TC decidió acoger a trámite la presentación de Pampa, la compañía dio a conocer una declaración pública en la cual señala que “los últimos argumentos y maniobras del Sr. Ponce constituyen una hipocresía”.

El 14 de septiembre, había hecho algo similar contra SQM, cuando la compañía -mandatada por el directorio- se fue en contra del acuerdo extrajudicial entre la FNE y Tianqi. En esa oportunidad catalogó la decisión de SQM de “extraordinaria y egoísta”.

Pero sin duda, la posición más dura, o la cara menos amable, Nutrien la mostró el lunes 8 de octubre, cuando corría el plazo para que SQM y el Grupo Pampa presentaran un recurso de reposición ante el TDLC.

Ese día Nutrien decidió golpear la mesa, enviando a cada uno de los directores de SQM una dura misiva (a la cual tuvo acceso Pulso Domingo), redactada en Canadá por el Vicepresidente Ejecutivo y Director Jurídico de Nutrien, Joseph Podwika. Allí acusa por primera vez a Ponce de hipócrita.

En la carta, el alto ejecutivo de Nutrien, les advirtió a los directores sobre las consecuencias de insistir en acciones legales para detener o retrasar el cierre de la operación. “Creemos que debe tener en cuenta que Nutrien se encuentra bajo órdenes legales que exigen que vendamos nuestra inversión en SQM para abril de 2019.

Nos resistimos a esto, pero al final tuvimos que aceptarlo como parte de la fusión de Agrium-PotashCorp. Tianqi es un inversor a largo plazo dispuesto a invertir miles de millones de dólares en su participación en SQM a US $ 65 por acción, basado en la creencia de que las acciones valdrán mucho más”.

En esa carta Joseph Podwika (quien tras la salida de Jochen Tilk de Nutrien se convirtieron con Wayne Brownlee -ex director de SQM- en dos de los tres ejecutivos más relevantes de canadiense)por primera vez se refiere en duros términos a la actuación de Ponce.

“Sospechamos que la mayoría de ustedes saben que el propio Grupo Ponce tuvo serias discusiones en el pasado reciente para vender acciones de SQM a Tianqi.

El hecho de que Ponce ahora afirme que las protecciones cuidadosamente estructuradas aprobadas por la FNE, el regulador independiente de la competencia de Chile, son inadecuadas es hipócrita”. Un detalle, el ejecutivo no usa Grupo Pampa, como le acomoda más al controlador de las cascadas, sino Grupo Ponce.

En la carta Joseph Podwika también lanza dardos sobre la actuación de la minera. Señala que “es igualmente hipócrita el argumento de la compañía de que no puede protegerse a sí misma, ya que en última instancia controla la información que comparte y seguramente puede limitar la difusión de información que podría considerarse delicada.

Por ejemplo, SQM se negó a proporcionarnos incluso información básica, no competitiva, como ventas y activos por país, cuando estábamos en el proceso de venta exigido por las órdenes de fusión que requieren que vendamos nuestra inversión. Además, SQM y Nutrien son y siempre han estado en negocios que se superponen y nunca surgió ningún problema sobre la información confidencial competitiva”.

Asimismo les recuerda que como directores, deben actuar por el interés de SQM y la convocatoria de sus accionistas, “no a instancias del accionista controlador”, y agrega, “tenga en cuenta que Nutrien hará valer sus derechos como accionista.

Y al revisar su base de accionistas más amplia, creemos que muchos de sus otros accionistas harán lo mismo, en caso de que la interferencia injustificada de SQM continúe en detrimento nuestro y de ellos”.
Cercanos a la compañía señalan que Nutrien y especialmente Podwika, están muy disgustados con la actuación de Ponce. “Nutrien ahora y Potash antes, ayudaron mucho a Julio Ponce y la compañía”, aseveran.

Y basta con hacer un poco de memoria. Fue precisamente Jochen Tilk (ex CEO de Potash y Nutrien) quien junto al representante de Nutrien en Chile, el socio de Claro y Cía, José María Eyzaguirre, quienes jugaron un papel clave para que Corfo alcanzara un acuerdo con SQM por el Salar de Atacama, que no sólo puso fin a años de controversia con el ente estatal, sino que también aumentó el valor actual y futuro de SQM.

Asimismo, sin los votos de Nutrien, Pampa Calichera no podría haber cambiado en mayo pasado los estatutos de SQM, con lo cual Ponce consiguió blindarse para que nadie tenga el control de la compañía hasta el 2030.

Las armas para defenderse

Nutrien seguirá defendiéndose con todo lo que tenga que hacer y dentro de la estrategia obviamente ya hay algunas cosas contempladas.

Por ejemplo, se comenta que los canadienses tienen definido que de toda esta maraña de enfrentamientos legales Julio Ponce es responsable, porque a su juicio está instrumentalizando lo que sea para evitar el ingreso de Tianqi. “Si producto de esto resulta que Nutrien no puede vender, se está produciendo un perjuicio.

Si el día de mañana Nutrien no puede rematar sus acciones a US$ 65 la acción (hoy el ADR bordea los US$ 40) como pactó con Tianqi, porque colocarla en el mercado podría tener un descuento, estamos hablando de US$ 1.000 millones en perjuicio sólo por eso, y ese perjuicio Nutrien lo cobrará”.

Si el día de mañana no puede vender a Tianqi, Nutrien tiene claro que no sólo se lanzará contra Ponce como controlador de SQM y Pampa, sino también contra Pampa, contra SQM y sus directores.

El punto es que no piensa sólo recurrir a las alternativas que tiene en Chile. SQM es una compañía que está sometida a la legislación chilena y americana, de modo que Nutrien puede escoger en qué foro quiere pelear. “A lo mejor Julio

Ponce está pensando que el enfrentamiento se dará en Chile, y no es así, esto se verá en Estados Unidos, donde saben muy bien lo que hacer cuando se producen este tipo de complejidades, y el abuso de un accionista relevante y la obstrucción de parte del éste y los directores está sancionado no sólo en Chile, sino también en Estados Unidos”, explican cercanos a Nutrien.

Por eso la relevancia de la misiva del 8 de octubre, ya que tuvo como finalidad poner en alerta a todo el mundo que Nutrien no va a dudar en hacer efectiva la responsabilidad que tengan los directores.

Si bien Nutrien mantiene en absoluta reserva cuál será su estrategia legal, en la misiva deja entrever algunas tácticas.

Por ejemplo, expertos en el tema señalan que hay una acción legal bajo una figura que en Estados Unidos se llama “tortious interference”, que es cuando un tercero interfiere intencionalmente en los negocios o contratos de otra causándole daño económico.

Asimismo, ya circula el tema que si todas estas acciones legales hacen caer el valor de SQM, ya que el remate de Nutrien tendría que hacerse por un menor precio, cualquier accionista, por ejemplo los dueños de ADRs, podría sentirse perjudicado y recurrir a la justicia.

Lo que va a pasar en los próximos días es que Nutrien se irá con todo contra Ponce y SQM en la audiencia que el TC fijó para el 22 de octubre. Ahí apuntarán a que en el recurso de Pampa no hay un tema de fondo, porque si el TC acogiera la inconstitucionalidad en la actuación del TDLC y Ponce ganara, el tema retorna al TDLC con la única prevención de volver a escuchar a SQM, es decir, no invalidaría la compra de Tianqi.

Por otro lado, desde el grupo Pampa y desde SQM han insistido en que su interés no es frenar el ingreso de Tianqi, sino regular en forma más estricta la actuación de sus directores en SQM y la información a la que tendrán acceso, por tratarse de un competir en el mercado del litio.

Al respecto, en círculos cercanos a Nutrien y Tianqi tienen otra interpretación de los hechos, lo cual probablemente manifestarán en sus argumentaciones ante el TC. En ese sentido, es altamente probable que se exponga lo que pasó en 2015, cuando Julio Ponce puso a la venta Pampa Calichera, operación que finalmente no ocurrió.

En esa oportunidad, les habría dicho a los chinos lo mismo que le dijo a Potash en 2001 cuando ingresó a la propiedad de SQM: que él era la puerta de acceso a la minera. En esa oportunidad Potash le dijo no y entró por el lado, lo cual generó lo que se denominó la batalla por Pampa.

Con los Tianqi habría hecho lo mismo. Fuentes cercanas aseguran que los invitó a entrar a Pampa, con un porcentaje importante, pero poniendo como condición su permanencia en la presidencia del directorio y el co-control de la empresa. Los chinos se habrían opuesto a ello.

Después, cuando Nutrien llegó a acuerdo con Tianqi, los chinos le pidieron a Julio Ponce formalmente que la compañía se sentara a regular los derechos políticos que tendrían, y la compañía le dijo que no lo haría porque no eran accionistas.

Sin embargo, las fuentes comentan que hay chinos que sí son del agrado de Ponce. Señalan que le no le haría ruido que ingresara el private equity GSR Capital, y que incluso habría ya sostenido algún intercambio de mensajes con Sonny Wu, el socio fundador y presidente del private equity.

Este fondo conoce SQM, porque participó en el proceso de venta de Nutrien, del cual quedó fuera por ofrecer menos que Tianqi.

Ahora, como han visto las dificultades que vive Tianqi y la posibilidad de entrar a SQM si se cae el deal, Sonny Wu decidió venir a Chile para sondear sus posibilidades, de hecho el pasado 8 de agosto, se reunió con el ministro de Economía, José Ramón Valente.

Un episodio que probablemente tomará relevancia en los próximos meses, porque esta historia se seguirá contando por capítulos.

Seguir leyendo