Quiebras de personas y empresas anotan fuerte alza y el sector inmobiliario lidera liquidaciones

FOTO:FRANCISCO FLORES SEGUEL/AGENCIAUNO

Según las últimas cifras de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento la liquidación de bienes de personas deudoras creció 70% en el período enero-mayo de 2018 versus igual lapso del año anterior. Por su parte, la liquidación de empresas aumentó 56% en igual período.


Más de tres años y medio han pasado desde que entrara en vigencia la ley de Reorganización y Liquidación de Empresas y Personas -que reemplazó a la antigua Ley de Quiebras-, y ya son más de 11 mil los procedimientos que, tanto las empresas como las personas naturales, han iniciado. Y de ese número, parte importante se ha realizado en los últimos meses.

Entre enero y mayo de este año la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento (Superir), institución que opera desde octubre de 2014, acogió 2.227 trámites de deudores, tanto de empresas como de personas, 48% más si se compara con el mismo período de 2017. Entre estas, destaca que el 77% se ha acogido al proceso de liquidación de bienes, mientras que el restante 23% logró reorganizar su deuda al acreditar su viabilidad financiera.

Respecto a las empresas, en lo que va del año un total de 564 empresas se han acogido a los procedimientos que realiza la Superir, de los cuales 96% terminó liquidando sus activos. Esto es 56% más que en igual lapso de 2017 y ya supera lo registrado en todo 2015, cuando los procedimientos totalizaron 305.

La mayor innovación en la nueva normativa vino por el lado de las renegociaciones y liquidaciones de personas naturales, ya que la antigua ley estaba enfocada en las compañías. Ahora la realidad es distinta. Reflejo de ello es el número de personas deudoras que a mayo accedió al procedimiento concursal de liquidación de bienes, que aumentó en 70%.

Es más, sólo en los cinco primeros meses de este año la quiebras de personas, que llegó a 1.172, representa un cuarto del total de este ítem desde que se puso en marcha la nueva ley.

“Un porcentaje de las personas a las que alcanzamos con nuestra difusión se encuentra en situación de insolvencia profunda, en la cual la única herramienta válida es la liquidación. En ese contexto, las personas están viendo la insolvencia no como algo negativo, sino más bien como una oportunidad para reemprender y volver a empezar, utilizando para ello las vías formales de solución que entrega la nueva ley”, señala Hugo Sánchez, superintendente de Insolvencia y Reemprendimiento.

Desde la perspectiva de los sectores económicos, el 20% del total de empresas liquidadas correspondió a firmas de actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler, seguido por el 17% de empresas de comercio al por mayor y al por menor. En el caso de la reorganización de la deuda empresarial, donde los procedimientos aumentaron 8%, sumando 22 casos a mayo, la industria que predominó fue la manufacturera no metálicas (22%), mientras que las firmas de actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler y empresas de comercio, alcanzaron el 18% del total cada sector.

“Hay industrias que, por su naturaleza, para financiar su operación, tienen niveles de apalancamiento mayores a otras y están más expuestas a situaciones de insolvencia”, dice Sánchez. Por otra parte, señala que “de acuerdo con las estadísticas, quienes mayoritariamente están accediendo a la reorganización son empresas medianas y grandes”. Esto, según explica, porque dichas empresas tienen por lo general mayor acceso al conocimiento y asesoría contable y legal y porque el procedimiento de reorganización conlleva un costo para una empresa que ya se encuentra en una situación complicada.

Por regiones, contabilizando desde octubre de 2014, la Metropolitana y del Biobío lideran con 5.495 y 1.052 procedimientos que, tanto las empresas como las personas naturales. Le sigue Valparaíso y Maule con 713 y 666. “Nuestro balance de la nueva ley es positivo. Si comparamos la antigua ley de quiebras, bajo la cual no más de 100 empresas y 2 personas por año, en promedio, se acogían, podemos ver que muchas más personas y empresas están usando los instrumentos que ha dispuesto la Ley N° 20.720”, concluye Sánchez.

Seguir leyendo