Rotundo “no” de la Comisión Antidistorsiones a la aplicación de salvaguardias en industria láctea

Autor: Tamara Flores

Con voto de mayoría – salvo el del Ministerio de Agricultura-  se decidió no recomendar la medida para el queso gouda y la leche en polvo que los productores locales solicitaron a inicios de 2018.


Un no rotundo dio la Comisión Nacional Encargada de Investigar la Existencia de Distorsiones en el Precio de las Mercaderías Importadas a la solicitud de los productores lecheros de aplicar salvaguardias a la leche en polvo y el queso gouda importado.

La instancia resolvió, el 26 de diciembre pasado, con voto de mayoría, no recomendar la sobretasa arancelaria solicitada. Esto, porque a juicio de la Comisión, los antecedentes analizados “por una parte no muestran que las importaciones se deban a una ‘evolución imprevista de las circunstancias’ en el sentido del Art. XIX del GATT y del Art. 17 del ‘Reglamento Antidistorsiones’ y, por otra parte, muestran que el daño en la rama de la producción nacional de leche predio está causado más bien por factores internos como el poder de mercado de la industria elaboradora y la sequía”.

En esta decisión no concurrió el voto del representante del Ministerio de Agricultura, debido a que “consideró que el aumento de las importaciones de leche en polvo y queso gouda investigadas, causan y amenazan causar daño grave a la rama de la producción nacional”, señala el acta de reunión.

Cabe recordar que en enero de 2018, la Federación Gremial Nacional de Productores de Leche, Fedeleche F.G., solicitó la aplicación de una medida no menor a 30% para las importaciones de leche en polvo (entera y descremada) y a 27% para el queso gouda, por un plazo no menor a dos años.

En la audiencia realizada el 16 de octubre de 2018, el abogado y ex presidente del TDLC, Tomás Menchaca, expuso los argumentos del gremio para solicitar esta medida. Allí sostuvo que en Chile la masa ganadera ha caído 27% en la última década, han salido más de 14.000 productores y se han perdido más de 33.500 empleos directos, mientras el 80% de los productores que quedan operaron a pérdida en 2017.

Argumentos que también compartió Aproleche, indicando que “en ausencia de distorsiones la producción de leche fresca ha aumentado de forma significativa”. De hecho, muestra que en el período 2011- 2017, mientras la producción de Colun creció 24%, el resto cayó 6,0%, es decir, “cuando los productores enfrentan condiciones limpias, sin distorsiones, son capaces de aumentar la producción”. Agregó, que “de no mediar la Salvaguardia, Chile no podría desarrollar el tremendo potencial” que tiene; que “si se corrigen las distorsiones” transmitidas a través de las importaciones, Chile volverá a ser superavitario; y que mientras otros países subsidian o se protegen mediante altos aranceles, “nosotros sólo pedimos una salvaguardia” transitoria por dos años.

No es primera vez que se solicita la aplicación de salvaguardias para el sector lácteo, aunque en episodios anteriores con éxito. La última medida fue entre octubre de 2009 y enero de 2010 para la leche en polvo y el queso gouda, aplicándose una sobretasa arancelaria provisional de 15%.

Seguir leyendo