Baterías made in Chile: el músico que apuesta por el cobre para fabricar este instrumento

Mauricio Hidalgo baterista

FOTO: Reinaldo Ubilla

Se trata de un material que permite un excelente sonido para este instrumento.




Hace casi 32 años que Mauricio Hidalgo (44), músico profesional, se dedica a tocar batería. Era un niño que recién aprendía a caminar y pedía que lo llevarán a los desfiles militares que se hacían en Arica, ciudad en la que nació. "Me regalaban soldaditos, pistolas, porque pensaban que me gustaba eso, pero en realidad, a mí me llamaba la atención la banda musical y especialmente, los tambores", recuerda.

Así nació su amor por la música y por la batería. Hoy tiene una tienda en la galería Crown Plaza y otra en la comuna de Ñuñoa. Esta última, es además un multiespacio que reúne salas de ensayo para músicos y actores y además, tiene un taller que es hoy el lugar que alberga su próximo sueño: las baterías de cobre.

"Me gusta la batería desde que tengo recuerdos. A los cinco años me armaba baterías y tocaba. A los 12, cuando entré al Instituto Nacional comencé a tocar más en serio, más profesional. Había un conjunto instrumental y para entrar había que saber leer algo de música. Empecé a tomar clases y logré tocar en la banda. Todos los meses habían eventos grandes en los que teníamos que tocar, graduaciones, Día de la Madre en el Liceo 1. Éramos 30 músicos, con coro. Era todo bien pro", recuerda el actual baterista de Hijos de Algo.

Rocktime es el nombre de la tienda que tiene Hidalgo. En ella comercializa distintos tipos de instrumentos musicales que importa directamente desde el exterior.

Aprovechando su experiencia, curiosidad y conocimiento comenzó también a fabricar su propia línea de baterías. "Cuando estaba en Weichafe, cree la marca Toqui y me fue bien, era bien popular. Cuando dejé el grupo, dejé también la marca. Ahora tengo una nueva marca, Tirana. Como soy del norte, me hace sentido el nombre, tiene más relación conmigo", comenta.

cobre

"Para hacer una batería se requiere maquinaria, taladros especiales, dobladoras. Tengo un taller chiquitito. Las hago yo mismo, si tengo más trabajo, lo hago con una o dos personas. Lo que se fabrica es el alma del instrumento, es decir el cilindro, el casco como se llama técnicamente", explica.

La mayoría de los cascos de las baterías están hechos de madera, pero también se ha descubierto que el acrílico y el aluminio es una buena alternativa. "El cobre es un excelente material. Tiene un muy buen sonido, una buena respuesta. El problema es el precio. Hay algunas marcas top que hacen baterías de cobre como la Q Drum y la hacen con cobre chileno, pero son muy exclusivas. Una sola caja cuesta mil o dos mil dólares. La batería completa de tres piezas, con caja, bombo y tom cuesta 10 mil dólares", dice Hidalgo.

Con todos estos antecedentes su nuevo proyecto es fabricar en Chile baterías con cobre chileno. A la fecha ya ha hecho un par, pero es necesario contar con más recursos y un taller más grande para fabricar más baterías de este material. La tecnología, la experiencia y la materia prima están.

"Quiero hacer algo chileno. Todo el cobre que ocupan en las cajas es chileno. Las grandes marcas las promocionan así, 'batería de cobre chileno'. No hay mucha diferencia entre hacer una batería de aluminio o de plástico y una de cobre. La clave está en el material. La idea es hacerlas y exportarlas, mayormente. Vender algunas en Chile, porque el mercado no es tan grande".

Comenta