Francisco Orlandi

Francisco Orlandi

jefe de la unidad de Cáncer Pulmonar y de cuidados paliativos del Instituto Nacional del Tórax

Qué Pasa

El cáncer es prioridad de salud pública a nivel mundial y nacional

Centro de imagenología para detección de cáncer, en Santiago.

El cáncer no sólo tiene un impacto en lo personal y familiar. Recientemente, el Foro Nacional del Cancer – espacio público-privado de diálogo y cooperación social que cuenta con el apoyo del Ministerio de Salud – estimó que el país pierde US$3,500 millones al año por muerte prematura y discapacidad relacionada con el cáncer.


A nivel mundial, el cáncer constituye la segunda causa de muerte y se estima que la mortalidad por esta patología se duplicará en la siguiente década, ubicándose como primera causa en el mundo.

Para el año 2020, se estima que habrá más de 16 millones de casos nuevos y más de 10 millones de fallecimientos por esta causa.

En Chile, la situación no es muy distinta. El cáncer es la segunda causa de muerte en el país, representando un 25% de las defunciones al año, alrededor de 25.000 fallecidos. A nivel regional, hay zonas del país donde ya es la primera causa de muerte como lo es: Arica-Parinacota, Tarapacá, Antofagasta y Araucanía, donde supera a las enfermedades cardiovasculares.

A nivel nacional, se estima que más de 40.000 personas son diagnosticadas con cáncer cada año. El mayor número de casos nuevos en hombres corresponden a cáncer de próstata, estómago y colorrectal; en mujeres, cáncer de mama, colorrectal y cérvico uterino. Con relación a la mortalidad, en hombres, las causas de muerte por cáncer más frecuentes son cáncer gástrico, pulmonar y próstata; en mujeres, cáncer de mama, cáncer pulmonar y colorrectal.

Si bien el cáncer es reconocido por ser de origen multifactorial, se estima que más de la mitad de los casos se relaciona con factores ambientales y socioculturales, y por lo tanto, potencialmente evitables: exposición al tabaco, contaminación ambiental, dieta no saludable, obesidad, sedentarismo, infecciones y radiación.

En Chile tenemos asignaturas pendientes, como el combate contra el tabaquismo, que afecta a un tercio de la población y es causas de muchos de los cánceres de mayor frecuencia y paralelamente, el mejor conocimiento de los profesionales de la salud, que permita un diagnóstico más temprano y preciso, que permite mejores resultados con mayor sobrevida. El tabaquismo concentra un sexto del total de los cánceres pulmonares y también ocho de cada diez de los cánceres de la pleura, llamados mesiotelioma, que es responsabilidad de la presencia de asbesto, un contaminante aún presente en la mayoría de las estructuras habitacionales de país.

La cirugía, la radioterapia, terapias citotóxicas o dirigidas han representado la base del tratamiento del cáncer en las últimas décadas, siendo la inmuno-oncología una nueva alternativa que ha transformado el tratamiento de muchos tipos de cáncer en la última década. Estos nuevos agentes están siendo evaluados en estadios más tempranos de la enfermedad, con el fin de prevenir su recurrencia luego de la cirugía.

El cáncer no sólo tiene un impacto en lo personal y familiar. Recientemente, el Foro Nacional del Cancer – espacio público-privado de diálogo y cooperación social que cuenta con el apoyo del Ministerio de Salud – estimó que el país pierde US$3,500 millones al año por muerte prematura y discapacidad relacionada con el cáncer.

El trabajo realizado por el Foro Nacional del Cáncer permitió en diciembre de 2018 el compromiso del Gobierno para abordar este tema, con el envío del proyecto de ley (Ley Nacional del Cáncer) que determine la implementación de un Plan Nacional del Cáncer.

El desafío de este Plan Nacional del Cáncer será orientar los recursos a la prevención y el screening de estas patologías (donde el uso de recursos es más costo-efectivo), así como mejorar y hacer más equitativo el acceso al diagnóstico y tratamiento. Esto deberá incluir el aumento del número de especialistas en el país, mejorando su distribución geográfica, y el financiamiento de exámenes diagnósticos y medicamentos que en muchos casos son de alto costo.



Seguir leyendo