Chile se suma a llamado mundial para el compromiso de un océano 100% sostenible

Una iniciativa con 14 líderes mundiales se compromete a implementar un plan oceánico sostenible para 2025, sumando un objetivo global para proteger el 30% del océano para 2030, en el que la contribución de cada país dependerá de las circunstancias nacionales.




Un océano saludable es esencial para todos. Más de tres mil millones de personas dependen de los alimentos del océano cada día. El océano cubre el 70% de la tierra y ayuda a transportar al menos el 90% de los bienes. Un océano saludable contribuye con $1.5 billones de dólares anuales a la economía mundial y millones de empleos en los sectores de pesca, turismo, transporte y otros.

El océano también estabiliza el clima al absorber aproximadamente un cuarto de las emisiones de CO2 y producir la mitad del oxígeno del mundo.

Para proteger este recurso vital, liberar sus beneficios,y buscar una transición hacia una economía oceánica sostenible, el panel para una economía oceánica sostenible presentó hoy una nueva agenda de acción, con 14 líderes mundiales comprometidos a gestionar de manera sostenible el 100% del área oceánica bajo jurisdicción nacional para 2025.

Los países aportarán un enfoque holístico a la gestión oceánica que equilibre la protección, la producción y la prosperidad de casi 30 millones de km2 de aguas nacionales, un área del tamaño de África. El Ocean Panel también instó a los líderes de los estados costeros y oceánicos de todo el mundo a unirse al objetivo del 100% para que todas las zonas económicas exclusivas (ZEE) sean gestionadas de manera sostenible para 2030.

Los líderes de Australia, Canadá, Chile, Fiyi, Ghana, Indonesia, Jamaica, Japón, Kenia, México, Namibia, Portugal y los Copresidentes del Ocean Panel de Noruega y Palaos lanzaron hoy las transformaciones para una economía oceánica sostenible: una visión para la protección, la producción y la prosperidad, considerando que el océano es fundamental para la vida en la Tierra, la fuente de sustento de las personas y la economía, pero también reconociendo que la salud del océano está en riesgo por presiones como la contaminación, la sobrepesca y el cambio climático.

Por eso, hace dos años, los miembros del Ocean Panel se propusieron desarrollar un conjunto de recomendaciones para lograr una economía oceánica sostenible que beneficiaría a las personas de todo el mundo y protegería el océano de manera efectiva. El resultado es una nueva agenda de acción oceánica que, si se logra, podría ayudar a producir hasta 6 veces más alimentos del océano, generar 40 veces más energía renovable, sacar a millones de personas de la pobreza y contribuir con un quinto de las reducciones de emisiones de GEI necesarias para permanecer dentro de los 1.5 °C.

“El bienestar de la humanidad está profundamente entrelazado con la salud del océano. Nos sostiene, estabiliza el clima y conduce a una mayor prosperidad”, dijo Erna Solberg, primer ministra de Noruega y copresidenta del Ocean Panel. “Durante demasiado tiempo, hemos percibido una elección falsa entre la protección oceánica y la producción. No más. Comprendemos las oportunidades de acción y los riesgos de la inacción, y conocemos las soluciones. Construir una economía oceánica sostenible es una de las mayores oportunidades de nuestro tiempo. Los miembros del Ocean Panel están unidos en nuestro compromiso de gestionar de manera sostenible el 100% de nuestras aguas nacionales para 2025”.

Al liderar con el ejemplo, los países del Ocean Panel se comprometieron a implementar un Plan Oceánico Sostenible para 2025. El Ocean Panel también apoya un objetivo global para proteger el 30% del océano para 2030, en el que la contribución de cada país dependerá de las circunstancias nacionales. Además del compromiso del 100%, hay 74 acciones prioritarias detalladas en las transformaciones que lograron el consenso de los 14 países. Las recomendaciones se centran en cinco áreas críticas: la riqueza oceánica, la salud oceánica, la equidad oceánica, el conocimiento oceánico y las finanzas oceánicas.

Las recomendaciones del Ocean Panel están respaldadas por una base de conocimientos científicos, incluyendo 20 informes comisionados y documentos técnicos. El nuevo informe publicado hoy busca definir una nueva relación basada en soluciones entre la humanidad y el océano. El informe determina que lograr una economía oceánica sostenible es posible y benéfico, pero no sucederá si se sigue actuando de la misma manera que siempre. El documento identifica cinco rutas clave para lograr la transición.

Mientras el mundo busca recuperarse de la pandemia por COVID-19 y de las consecuencias económicas resultantes, el océano puede brindar alivio económico y fortalecer a las comunidades. La investigación del Ocean Panel muestra que un océano más saludable es una inversión inteligente: cada dólar invertido en soluciones oceánicas sostenibles puede generar al menos 5 dólares en beneficios, incluidos beneficios sociales, de salud, económicos y ambientales. Otro documento comisionado por el Ocean Panel descubre que incluir a la economía oceánica en las medidas de recuperación y estímulo, especialmente con los impactos devastadores de la pandemia en los trabajadores y los sectores costeros, tendría enormes beneficios. La investigación identifica oportunidades inmediatas para estímulos azules que pueden crear empleos, proporcionar alivio económico y empujar la economía hacia la resiliencia y la sostenibilidad.

El Ocean Panel ha trabajado con una red de asesoramiento compuesta por más de 135 organizaciones del sector privado, ONG y organizaciones intergubernamentales de 35 países para promover la acción a través de sus propias instituciones y redes. El trabajo del Ocean Panel también cuenta con el apoyo de un secretariado con sede en el World Resources Institute, un grupo de expertos compuesto por más de 70 líderes científicos y expertos de 26 países, y el enviado especial para el Océano del secretario general de las Naciones Unidas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.