¿Cómo hacer que su hijo desayune antes de ir al colegio? Acá, ocho maneras de lograrlo

¿Cómo hacer que su hijo desayune antes de ir al colegio? ¿Está bien comer las sobras de la cena?

¿Cuántos niños se saltan el desayuno? Los estudios nos dicen que muchos niños no lo hacen.




El tazón de cereal está allí sentado y se vuelve blando y asqueroso. Le pides a tu hijo que coma por vigésima vez, pero aún así se sientan allí, totalmente reacios.

Eventualmente, simplemente no queda tiempo (el timbre del colegio sonará en tres minutos) y tienes que salir apresuradamente de la casa. Tal vez su hijo haya comido uno o dos bocados, tal vez no haya comido nada. Usted y su hijo están de mal humor y estresados.

¿Te suena esto familiar?

Desafortunadamente, desayunar es realmente importante. Entonces, como padres, deben ofrecerlo y deben tratar de asegurarse de que se lo coman.

Pero como dietista y madre, les puedo asegurar que puede ser más fácil que esto. ¿Cómo pueden los padres lograr que sus hijos coman esta importante comida sin convertirla en la parte más irritante del día?

¿Cuántos niños se saltan el desayuno?

Los estudios nos dicen que muchos niños no desayunan.

Los datos más recientes que tenemos tienen unos diez años. Pero a partir de 2011-12, cerca del 12 % de los niños y el 15 % de las niñas de entre dos y 17 años se saltan el desayuno.

Esto aumenta con la edad. Para cuando los niños tienen entre 14 y 17 años, aproximadamente el 25 % de los niños y el 36 % de las niñas no comen. Estos resultados son algo similares a las tasas reportadas de omisión del desayuno en todo el mundo.

Foto: Reuters

¿Qué tan importante es la primera comida del día?

Lo has escuchado antes y eso es porque el desayuno es realmente importante.

Como muestra la investigación, saltarse el desayuno se ha asociado con una dieta de menor calidad.

Por ejemplo, una investigación de EE.UU. de 2018 sobre niños de dos a 12 años que se saltearon el desayuno el día del estudio encontró que el 36 % de su ingesta diaria de energía provino de refrigerios en comparación con el 29 % de los que desayunaron.

Los que no desayunaban también tenían una ingesta más baja de fibra, folato, vitamina A, hierro y calcio, todos nutrientes críticos para el crecimiento y desarrollo físico y mental de los niños, que los niños que sí desayunaban. Su ingesta de alimentos procesados y ultraprocesados también fue mayor.

¿Cómo hacer que su hijo desayune antes de ir al colegio? ¿Está bien comer las sobras de la cena?

Una revisión de 16 estudios en niños y adolescentes también indica que saltarse el desayuno en este grupo de edad está relacionado con un mayor riesgo de obesidad y sobrepeso. Y esto puede conducir a un mayor riesgo de diabetes tipo 2 en los niños.

Un estudio que analizó el consumo de desayuno en niños y luego los siguió hasta la edad adulta descubrió que si continuaban saltándose el desayuno, tenían un mayor riesgo de efectos perjudiciales en la salud del corazón y enfermedades como el síndrome metabólico y la diabetes.

También es importante para el aprendizaje

Saltarse el desayuno significa que no hay suficiente glucosa en el cuerpo (de la descomposición de los carbohidratos), que es lo que el cerebro prefiere como fuente de energía. La glucosa proporciona la energía para enviar mensajes entre las células del cerebro y ayuda a producir neurotransmisores (mensajes químicos en el cuerpo).

Los estudios también muestran que los niños que desayunan con regularidad se desempeñan mejor académicamente que los que se saltan el desayuno. En particular, saltarse el desayuno afecta su memoria y la cantidad de errores en las tareas de atención.

Este efecto sobre el rendimiento es más pronunciado para aquellos niños que no comen suficientes alimentos nutritivos en general. Curiosamente, los programas de desayuno escolar conducen a mejoras en la capacidad académica, pero se cree que esto puede deberse a que los niños asisten más a la escuela.

¿Por qué los niños no quieren desayunar?

Un estudio de 2014 realizado en Australia e Inglaterra trató de identificar por qué los adolescentes se saltan el desayuno. Los adolescentes encontrados dijeron que no tenían tiempo, no tenían hambre o no disfrutaban del desayuno. Solo un pequeño porcentaje informó saltarse el desayuno para controlar el peso.

Un estudio de 2019 en Estados Unidos de niños de seis a 11 años preguntó tanto a los padres como a los niños por qué creen que los niños se saltan el desayuno.

Los encuestados dijeron que la razón principal era la falta de tiempo y sentirse apurados.

En este estudio, también se les pidió que identificaran lo que podría ayudar. Los niños sugirieron tener una rutina matutina establecida y también seleccionar alimentos para el desayuno con anticipación.

Los niños también dijeron que los padres necesitaban seguir alentándolos a desayunar. Los padres estuvieron de acuerdo con estas sugerencias de los niños, pero también dijeron que usar productos para llevar también ayudaría.

Los padres también dijeron que era importante evitar las distracciones, como libros y teléfonos.

¿Qué pueden hacer los padres?

1. Permita suficiente tiempo

Esto no sorprenderá a los padres, pero debemos asegurarnos de que los niños tengan suficiente tiempo para comer. Esto significa levantarse lo suficientemente temprano y tener una rutina en la mañana que deje tiempo para el desayuno.

2. Esté preparado

Para ahorrar tiempo y hacerlo más fácil poner la mesa del desayuno la noche anterior. Prepárelo con vajilla, tazas y cubiertos, y saque los alimentos que no se echarán a perder durante la noche, como su cereal integral favorito, untables para tostadas y pan integral.

3. Tener una selección decente

Ofrezca a sus hijos buenas opciones y hágales sentir que tienen una opción. Asegúrese de tener una variedad de opciones de desayuno saludables y fáciles que les gusten a sus hijos.

Pueden ser opciones de desayuno tradicionales como panes integrales y cereales para el desayuno, tostadas de frutas, yogur y frutas cortadas o congeladas. Las gachas de avena, especialmente en invierno, son geniales, ya que pueden cocinarse solas en el microondas.

Ofrecer batidos con frutas, yogur, leche y avena puede resultar atractivo para los adolescentes.

4. Piense fuera de la caja (de cereales)

No hay reglas sobre qué tipo de alimentos saludables se pueden comer en el desayuno. Lo importante es seguir las guías alimentarias.

Algunos pueden encontrar atractivos los restos saludables de la cena o incluso un sándwich con palta y rellenos de ensalada, o carnes frías como pollo o atún. Por supuesto, un desayuno cocinado con tostadas integrales, huevos y verduras (aguacate, champiñones, tomates, espinacas) es excelente, ¡pero no es una opción rápida!

5. Deshazte de las distracciones

Asegúrese de que sus hijos solo puedan concentrarse en comer. Esto significa que no hay televisores, dispositivos, juguetes o libros.

niño-celular

6. Hazlo tú mismo

Recuerde que los niños son grandes imitadores. Por lo tanto, si ven a los padres desayunar, es más probable que también lo hagan.

7. Tenga una copia de seguridad

Si estas ideas aún no funcionan y ha tenido una de esas mañanas en las que nada sale bien, entonces podría considerar las opciones para llevar.

Estos tampoco tienen que ser productos comerciales: piense en batidos, tostadas, muffins salados previamente hechos en casa o pan de plátano (que quizás se guarden en el congelador para estas ocasiones) o una pieza de fruta.

8. Pero ten cuidado con las barritas de muesli

Las barras de muesli pueden ser una opción, pero asegúrese de buscar las que sean bajas en azúcar (menos de 15 gramos por 100 gramos), bajas en grasas saturadas (menos de 1,5 gramos por 100 gramos) y altas en fibra (más de cuatro gramos por 100 gramos). Recuerde que si las barras contienen frutas y nueces, el nivel de azúcar y grasa aumentará, pero esto no es problemático ya que no se agrega azúcar ni grasa.

Entonces, prepárese usted y sus hijos para desayunos exitosos, ¿y quién sabe? Incluso puede disfrutar de la familia comiendo juntos.

*Evangelina Mantzioris, directora del Programa de Nutrición y Ciencias de la Alimentación, Dietista en ejercicio acreditado, Universidad de Australia Meridional

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Las "piedras del hambre" solo son visibles cuando los niveles del agua son extremadamente bajos, y llevan mensajes escritos por los antepasados alertando tiempos de pobreza, carencia y hambruna producto de la falta de agua.