EEUU y la OMS dudan de la vacuna rusa Sputnik, que ya se aplica en más de 70 países

Gente llegando a recibir una dosis de la vacuna rusa Sputnik V en un vacunatorio en Ciudad de México. Foto: Reuters

Washington anunció que no autorizará el ingreso de extranjeros inoculados con vacunas no aprobadas por la FDA o la OMS, lo que incluye esta droga rusa. Moscú ha replicado, y ha dicho que su inyección ha sido aprobada en 70 países que representan más de la mitad de los habitantes del planeta y que la medida solo tiene un transfondo político.




Tras mucho tiempo con sus fronteras cerradas para extranjeros, finalmente Estados Unidos anunció la semana pasada que pronto abriría sus puertas a personas que vienen de otros países y que estén vacunados contra el coronavirus, en su mayor flexibilización desde que comenzó la pandemia.

Sin embargo, el fin de la moratorio no favorecerá a todos: las autoridades de ese país no autorizarán el ingreso a personas inoculadas con vacunas no aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, su sigla en inglés) o la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y en esta lista entra la Sputnik V.

Foto: Reuters

Según informó The Washington Post, la medida podría afectar a cientos de miles de rusos y viajeros de otros países como mexicanos y argentinos, que están aplicando esta vacuna en sus países. De acuerdo a la Asociación de Viajes de Estados Unidos, solo en 2019, más de 300.000 rusos visitaron el país.

Se trata de un duro golpe para el desarrollo ruso, que se suma al que ya le había propinado la Organización Mundial de la Salud (OMS), que la semana pasada suspendió el proceso de aprobación de la vacuna.

En una conferencia de prensa de la Organización Panamericana de la Salud, una rama regional de la OMS, el subdirector Jarbas Barbosa dijo que la oferta de Rusia para la autorización de emergencia se había suspendido, porque el proceso de fabricación de la vacuna no había cumplido con los estándares necesarios.

Rusia había solicitado por primera vez la aprobación de su inyección al máximo organismo sanitario mundial en febrero, pero hasta ahora aún no ha recibido el Uso de Emergencia (EUL, por su sigla en inglés) que otorga la OMS.

El organismo condicionó la aprobación de la vacuna hasta que se pueda realizar una nueva inspección en una de las plantas donde se fabrica Sputnik V.

La OMS había expresado previamente su preocupación por la posible contaminación cruzada y la insuficiencia durante una pasada inspección en la fábrica de fabricación Sputnik V en Ufa.

En junio, la empresa que gestiona la planta, Pharmstandard, dijo en un comunicado que la inspección provisional de la OMS “no identificó ningún problema crítico”.

“Invitamos a la OMS a realizar otra inspección. Seguimos siendo completamente transparentes y continuaremos con el proceso de precalificación de la OMS”, añadió la empresa.

Sin embargo, Moscú ha insistido en las bondades de su inyección. En una investigación publicada en la revista médica The Lancet aseguró que tiene una eficacia del 91,6% para contraer el coronavirus.

Y en su cuenta de Twitter, Sputnik también afirmó que la vacuna demostró una eficacia del 97,2 por ciento durante la campaña de vacunación en Bielorrusia.

Moscú ha proclamado con orgullo que Sputnik (y cuya versión mejorada fue bautizada Sputnik V) es la primera vacuna contra el coronavirus registrada para su uso en el mundo. Aunque la vacuna estaba destinada a ser una poderosa herramienta de diplomacia pandémica, su limitada aceptación en el extranjero y las lentas tasas de entrega la han dejado atrás no solo a las vacunas occidentales sino también a las fabricadas por laboratorios chinos.

El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF, su sigla en inglés), el organismo soberano que respaldó al Sputnik V, dijo en un comunicado que la vacuna no solo “ha sido aprobada en 70 países donde viven más de 4 mil millones de personas, o más de la mitad de la población mundial, sino su eficacia y la seguridad se han confirmado tanto durante los ensayos clínicos como durante el transcurso del uso en el mundo real en varios países“.

El país ha insinuado que la decisión de EE.UU. tiene una clara motivación política. “Nos oponemos a los intentos de politizar la lucha mundial contra el Covid-19 y discriminar a las vacunas eficaces para obtener ganancias políticas o económicas a corto plazo”, señaló el comunicado.

Hablando en una conferencia en Vladivostok este mes, el director de RDIF, Kirill Dmitriev, dijo que “el reconocimiento mutuo de las vacunas es el tema de este año” y afirmó que “varias compañías de ‘grandes farmacéuticas’ intencionalmente, como una cuestión de rivalidad competitiva, están intentando para restringir el Sputnik y absorber los mercados “, según la agencia de noticias rusa Tass.

Kirill Dmitriev. Foto: Reuters

El nuevo plan de EE.UU. requiere que la mayoría de los no ciudadanos que buscan ingresar al país estén vacunados con inyecciones aprobadas para uso de emergencia, ya sea por la Administración de Alimentos y Medicamentos o la Organización Mundial de la Salud. Eso incluye vacunas fabricadas por Pfizer y Moderna, así como inyecciones desarrolladas por firmas chinas como Sinopharm y Sinovac.

Pero Sputnik V, una vacuna de adenovirus desarrollada por el Instituto de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya con sede en Moscú, aún no ha sido aprobada por la OMS.

Las nuevas reglas estadounidenses no solo afectarán a los rusos. Según datos del Centro de Innovación en Salud Global de la Universidad de Duke, se han comprado alrededor de 448 millones de dosis de Sputnik V en todo el mundo, y muchas de ellas se destinan a países de bajos ingresos. Algunos gobiernos se han quejado de las lentas entregas de Rusia. Es probable que las limitadas opciones de viaje generen más críticas a la droga rusa.

De acuerdo al artículo de The Washington Post, Sputnik V no es la única vacuna que corre el riesgo de quedarse atrás. Ni la FDA ni la OMS han autorizado el Covaxin de la India, que hasta ahora ha comprado 560 millones de dosis, principalmente en la India. Es posible que las personas vacunadas con Covaxin no puedan visitar Estados Unidos en noviembre. También ha habido disputas con gobiernos individuales que no aceptaron algunas vacunas, como la negativa de Gran Bretaña a reconocer completamente las vacunas administradas en muchas partes del mundo.

A pesar de la reciente suspensión del proceso de aprobación de la OMS, RDIF dijo que “el Ministerio de Salud de Rusia está en contacto constante con los expertos de la OMS sobre el proceso de aprobación y confiamos en que la aprobación del Sputnik V por parte del regulador de salud mundial es inminente debido al excelente historial de la vacuna.”

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.