La milagrosa recuperación de la capa de ozono que afecta al sur del país

This combination of images made available by NASA shows areas of low

Imágenes de la NASA que muestran áreas de bajo nivel de ozono en la Antártida en septiembre de 2000, a la izquierda y en septiembre de 2018.

Gracias al Protocolo de Montreal, uno de los pactos globales más exitosos de la historia, el temido agujero comienza a cerrarse.




La capa de ozono que protege a la Tierra finalmente comienza a recuperarse del daño causado por los aerosoles y lí­quidos de refrigeración, de acuerdo con un nuevo informe de las Naciones Unidas difundido este lunes.

La capa de ozono adelgazaba desde fines de la década de 1970. Los cientí­ficos alertaron sobre este fenómeno, y las sustancias quí­micas que dañan el ozono fueron eliminadas en todo el mundo.

Como resultado, la capa superior de ozono sobre el hemisferio norte deberí­a estar completamente reparada para la década de 2030 y el agujero de ozono en el Antártico debe desaparecer para la década de 2060, de acuerdo con una evaluación cientí­fica dada a conocer el lunes en una conferencia realizada en Quito, Ecuador. El hemisferio sur se ha quedado un poco retrasado y su capa de ozono deberí­a estar recuperada para mediados de siglo.

"Realmente son muy buenas noticias", dijo el copresidente del reporte Paul Newman, cientí­fico jefe de la Tierra en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la Nasa. "Si las sustancias que agotan la capa de ozono hubieran seguido aumentando, habrí­amos visto enormes consecuencias. Lo detuvimos".

Muy arriba en la atmósfera, la capa de ozono protege a la Tierra de los rayos ultravioleta que causan cáncer en la piel, daños a los cultivos y otros problemas. El uso de sustancias quí­micas hechas por el humano, llamados clorofluorocarbonos (CFC) y que liberan cloro y bromo, comenzaron a comerse la capa de ozono.

En 1987, varios paí­ses acordaron participar en el Protocolo de Montreal para erradicar los CFC y las empresas propusieron reemplazos para las latas de aerosol y otras cosas.

En su peor nivel registrado a fines de la década de 1990, cerca del 10% de la capa superior de ozono se habí­a agotado, dijo Newman. Desde el 2000, ha aumentado entre un 1 a un 3% por década, indica el informe.

La capa de ozono comienza a unos 10 kilómetros (6 millas) sobre la Tierra y se extiende hasta 40 kilómetros (25 millas); es una combinación incolora de tres átomos de oxí­geno.

Si no se hubiera hecho nada para frenar el adelgazamiento, el mundo habrí­a destruido dos tercios de su capa de ozono para 2065, agregó Newman.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.