Apolo 10: 50 años del último ensayo antes de la llegada a la Luna

apolo 10

Imagen del Apolo 10. NASA

El equipo comandado por Thomas P. Stafford, John W. Young y Eugene A. Cernan, sobrevoló la Luna dos meses antes de que Neil Armstrong y el Apolo 11 caminaran en ella, allanando el camino del primer alunizaje de la historia.




El programa Apolo fue el proyecto espacial más ambicioso que desarrollara  EE.UU. en la década de los 60, en medio de la carrera espacial con la Unión Soviética durante la Guerra Fría. El proyecto, que se desarrolló desde febrero de 1966 hasta julio de 1975, tuvo 22 intentos, de los cuales 18 fueron exitosos, tres tuvieron éxito parcial y uno fue un fracaso, resultando muertos los tres astronautas. El objetivo de estas misiones, en primera instancia, era sobrevolar la Luna y luego alunizar por primera vez con seres humanos.

Si bien la misión con mayor éxito y repercusión (mediática e histórica), fue la del Apolo 11, liderada por Neil Armstrong, la misión previa, el Apolo 10, fue responsable del último ensayo exitoso. A bordo de la nave C.S.M. Charlie Brown L.M. Snoopy, el 18 de mayo de 1969, y tras 192 horas, 3 minutos y  23 segundos de viaje, el equipo compuesto por el comandante Thomas P. Stafford, John W. Young y Eugene A. Cernan, lograron llevar exitosamente los ensayos de separación y acoplamiento en órbita lunar entre el Módulo de Mando y el Módulo Lunar. Se posicionaron a 14 kms de la superficie de la Luna (altitud que alcanzan los vuelos comerciales en la Tierra), analizando en detalle los posibles lugares para el alunizaje final del Apolo 11.

[caption id="attachment_671726" align="alignnone" width="1041"]

Apolo 10

El Apolo 10 durante su lanzamiento con el cohete Saturno V. La misión sentó las bases para el éxito final del Apolo 11, la primera misión en alunizar, solo meses después. Crédito: NASA[/caption]

La misión, que despegó desde el Complejo de lanzamiento 39 del Centro Espacial John F. Kennedy, junto al océano Atlántico, en Florida (EE.UU.), fue la primera en incorporar el módulo lunar. Después de tres días de viaje, la nave finalmente llegó a destino, y un día después, Stafford y Cernan se subieron al módulo lunar, bautizado Snoopy, en honor al icónico personaje del cómic. Luego de recorrer la superficie del Mar de la Tranquilidad, fueron recogidos por el módulo de mando y servicio (Charlie Brown), dirigido por el tercer astronauta de la misión, John W. Young, para luego regresar a la Tierra.

"Te impresiona lo que ves. Algo que siempre me ha llamado la atención es el tamaño de las rocas. Había cráteres gigantescos, y en el fondo y en los bordes, rocas", recuerda Thomas Stafford en un vídeo difundido por la Nasa para conmemorar el 50º aniversario de la misión.

[caption id="attachment_671714" align="alignnone" width="985"]

Apolo 10

Visión de la Tierra desde el Apolo 10.[/caption]

Hitos de la Misión Apolo 10

La misión liderada por Stafford, fue responsable de varios hitos científicos: fue la primera en llevar una cámara de televisión en su interior, con la que logró las primeras transmisiones a color en vivo y en directo hasta la Tierra, las que empezaron tres horas después de que la nave iniciara su viaje, a 3.570 millas de la Tierra. También es considerada la nave más rápida de la historia con tripulación al momento de entrar a la atmósfera, ya que alcanzó 39.897 km/h (11,08 km/s). Este dato fue certificado por el libro de récords de Guinness, en su versión 2002.

Klaus Von Storch, candidadto a astronauta chileno, señala que el Apolo 10 es la misión que dio luz verde al alunizaje del apolo 11, "puesto que llegó en su módulo lunar igual a las cercanías de la superficie lunar (15,6 km). Con esto se logró verificar información relacionada con el campo gravitacional lunar lo que fue relevante para calibrar el sistema de guiado de descenso, permitiendo posteriormente el alunizaje del Apolo 11 en forma segura. Se dice que este módulo denominado Snoopy no llevaba suficiente combustible como para realizar un alunizaje, esto como para no tentar a la tripulación a hacerlo".

Además, fue la segunda misión tripulada en orbitar la Luna y, dos de sus miembros, posteriormente lograron caminar por la superficie. John Young lo logró en calidad de comandante en el Apolo 16 y Eugene Cernan hizo lo propio también como comandante en el Apolo 17, y de paso, se convirtió en el último hombre en pisar la superficie lunar, de un total de 12 astronautas.

[caption id="attachment_671721" align="alignnone" width="985"]

Apolo 10

El comandante Thomas P. Stafford junto a John W. Young y Eugene A. Cernan. Crédito: Nasa[/caption]

Otro mito que se generó en torno al viaje del Apolo 10, fue el del combustible como señala Von Storch. Si bien con el paso del tiempo este rumor ha ido adquiriendo cara de versión oficial, aún no ha sido confirmado. Como el objetivo central de la misión era sobrevolar la Luna, y en ningún caso, posarse sobre la superficie, la tentación para los astronautas, pese a su profesionalismo, era mayúscula. Quedar en la historia como el primer hombre en caminar sobre la Luna, no era menor. Por lo tanto, las autoridades de la Nasa, tomaron resguardos y no habrían llenado completamente el estanque de combustible del módulo lunar, por lo que de haber alunizado, no habría tenido suficiente combustible para volver al módulo de mando y servicio. Es decir, estaba la opción de tocar la Luna, pero no la de volver. Finalmente el equipo de Stafford siguió las instrucciones al pie de la letra.

Raúl La Torre, historiador de la Universidad Gabriela Mistral, señala que "el Apolo 10 fue una primera vez para varias cosas que, a la postre, hicieron posible el histórico alunizaje del hombre. Fue poner en práctica la totalidad de las expediciones anteriores, algo así como un gran ensayo general, que a su vez contó con una cámara a color que permitía transmisiones en vivo. Aquello fue un mensaje potente al mundo, en pleno contexto de Guerra Fría. Fue una victoria para los Estados Unidos. Con el Apolo 10, el sueño del hombre en la Luna pasó a ser solo cuestión de tiempo".

Von Storch agrega que "durante la misión, hubo una pérdida de control momentánea del módulo lunar que podría haber tenido un desenlace fatal, pero felizmente logró ser controlada por la tripulación. Los tres astronautas que componían la tripulación del Apolo 10, eran astronautas veteranos contando con experiencia en vuelos espaciales anteriores. En particular Eugene Cernan voló en un vuelo el Gemini 9A, luego en el Apolo 10 y finalmente en el Apolo 17 donde alunizó y caminó sobre la superficie lunar, siendo hasta la fecha el ultimo ser humano que ha pisado la luna".

[caption id="attachment_671729" align="alignnone" width="985"]

Apolo 10

Vista del Control de la Misión durante una de las transmisiones de TV del Apolo 10. Crédito: Nasa[/caption]

Si bien la misión y el programa resultó exitoso, no estuvo ajena a complicaciones para conseguir su objetivo. En primera instancia tuvo que dar más de ocho vueltas para conseguir su objetivo final, con todos los riesgos que esto implica. Durante el ascenso, el módulo lunar comenzó a girar, y los astronautas perdieron el control de la nave, por un error humano de la propia tripulación. Stafford reconoció que escuchó el ruido de los cohetes, como si estuvieran encendidos. Para bien de todos, logró estabilizarla. El comandante de la misión reconoció que no se asustó, ya que eran pilotos de combate, pilotos de pruebas y sabían claramente cuáles eran los riesgos. Por su parte, Cernan, estableció que en ese momento las imágenes que transmitían en vivo no eran aptas para menores.

La nota negativa es que Snoopy (módulo lunar) desapareció, después de que el equipo se desprendiera de él.

[caption id="attachment_671727" align="alignnone" width="985"]

El 26 de mayo aterrizó la Misión Apolo 10 en el Océano Pacífico, al este de samoa americana. Crédito: NASA[/caption]

Una semana después de volver a la Tierra, Stafford, Young y Cernan, se reunieron con el futuro equipo del Apolo 11, liderados por Niel Armstrong. "Siempre le digo a Armstrong que nosotros pintamos la línea blanca en el cielo en el camino a la Luna, hasta los 14.000 metros, para que no se perdiera, y que él solo tenía que aterrizar. Le hicimos el trabajo bastante fácil", señaló posteriormente Cernan.

Von Storch tuvo la suerte de conocer Neil Armstrong y a Eugene Cernan. "El primer y el último hombre en la luna. Ambos eran amables y humildes en su forma de actuar, muy agradables".

Comenta