¿Qué es el bórax? Mineral amenaza a la Reserva de la Biósfera Lauca

El documental “Lawqa” muestra cómo la explotación de bórax en el Salar de Surire pone en peligro la biodiversidad de este paraje, hogar de flamencos, suris, alpacas y guanacos.


Una postal clásica: un grupo de guanacos pasta en una planicie altiplánica, con unas cumbres nevadas de fondo. Hasta ahí, nada extraño. Excepto porque en segundo plano, un grupo de camiones circula a alta velocidad. Esta escena forma parte del documental Lawqa: que el Parque vuelva a ser Parque.

La pieza audiovisual, desarrollada por Patagonia, con apoyo de Fundación Relaves, busca dar a conocer la amenaza ambiental que representan las faenas de extracción de bórax desde el Salar de Surire.

El bórax es un derivado del boro, que se extrae en lagos estacionarios como los salares. También se le conoce como sal de boro, y su uso va desde  detergentes, suavizantes, jabones, desinfectantes y pesticidas, hasta químicos para soldaduras o joyería.

Lo más impactante fue constatar que no se toma ningún resguardo ni cuidado, sobre todo con el tránsito de los camiones que transportan el bórax”, explica Gabriel Benoit, guía de pesca con mosca, quien para el rodaje de este documental recorrió en mountain bike 200 km de la zona.

La zona del altiplano de la Región de Arica y Parinacota fue declarada como Reserva de la Biósfera por Unesco en 1984 y comparte este estatus con otras zonas de gran riqueza natural en Chile, como son la selva valdiviana, Juan Fernández, Torres del Paine y Cabo de Hornos.

La zona del Lauca fue reconocida como Reserva de la Biósfera por pertenecer al hotspot de diversidad de Los Andes Tropicales, unas de las regiones ecológicas más ricas y diversas de la Tierra. Además de su alto porcentaje de especies animales endémicas, destaca por su geografía y climas únicos.

Pese a esto, para efectos de la legislación nacional, en la actualidad la zona se encuentra dividida en tres áreas con distinto estatus de protección: el Parque Nacional Lauca, la Reserva Nacional Las Vicuñas y el Monumento Natural Salar de Surire. Esta situación permite en la actualidad la presencia de actividades extractivas en la zona.

“Se debiera volver a un sistema de protección con un solo parque nacional, del cual no se pueden extraer ni explotar sus recursos naturales y después generar un plan con los gobiernos locales de actividades productivas de bajo impacto como pesca, gastronomía, agricultura y turismo”, explica a Qué Pasa Raimundo Gómez, director ejecutivo de Fundación Relaves.

La Fundación se encuentra actualmente desarrollando una campaña de recolección de firmas para pedir al Estado que la Reserva de la Biósfera Lauca sea protegida con un solo parque nacional.



Seguir leyendo