Recorte presupuestario en ciencia: investigadores en alerta y universidades molestas

El proyecto de Ley rebaja en 4,6% el presupuesto para Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI). Si en 2018 se aprobaron 701.203 millones para 2019 se destinarán 668.863 millones, lo que tiene molestos a los científicos, que coinciden en que disminución no es coherente con la creación del Ministerio.

La investigación científica en Chile se financia básicamente a través de dos vías: Corfo,  Iniciativia Milenio (Ministerio de Economía) y Conicyt (Ministerio de Educación). ¿Dónde se hace esta investigación? Mayoritariamente en las universidades.

Es por eso que la última declaración del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (Cruch) y la reunión que tuvieron ayer en la tarde los investigadores no hacen más que demostrar el estado de alerta en el que están quienes hacen ciencia en el país ante la rebaja del presupuesto para este ítem de cara al próximo año que ya se está discutiendo en el Congreso.

El proyecto de Ley ingresado por el Ejecutivo dispone que para el próximo año se rebaje en un 4,6% el presupuesto total para Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) en comparación con lo aprobado para este año. Así se pasa de 701.203 millones de este año a 668.863 millones propuestos para 2019 (32.340 millones menos).

Por sector, el Ministerio de Economía (Corfo y Comité Innova Chile) es el que más pierde recursos destinados a la ciencia. También bajan los recursos del Plan de Apoyo a las Energías Renovables No Convencionales del Ministerio de Energía, mientras que los recursos entregados desde Conicyt se mantienen.

Esta rebaja que se está discutiendo en el Congreso, sumada a la renuncia del Presidente de Conicyt, Mario Hamuy y la lentitud en el nombramiento del nuevo ministro de Ciencia que eche a andar de una vez el recién creado Ministerio tienen a toda la comunidad científica atenta a los resultados de las discusión que se den en Valparaíso.

Ayer, un grupo de investigadores se reunieron en el GAM, a los que se sumaron otros que participaron de manera virtual, estuvo discutiendo por casi dos horas los pasos a seguir ante esta situación. Cristián Undurraga, doctor en Biología Molecular, miembro de ANIP (Asociación Nacional de Investigadores de Postgrado) y uno de los organizadores del grupo Marcha por la Ciencia, presente en esta reunión, dice que pese a que cada organización tiene sus propias problemáticas, hay un punto en común: la baja de presupuesto, el no nombramiento del ministro, la precariedad con la que tiene que investigar y la dificultad de inserción significa que para las autoridades políticas y quienes toman las decisiones no les importa ni les interesa la ciencia que se hace en Chile.

“Lo primero es hacer un llamado a la unidad, tanto de las universidades, los académicos, sociedades científicas, investigadores. Compartimos objetivos de fondo, pero sentimos que falta esa comunión”, dice Undurraga. En un según momento y según lo que resulte de las conversaciones en el congreso, piensan realizar otras acciones más mediáticas.

La semana pasada, el Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas dijo en una carta que el recorte es un reflejo de la “indiferencia, irresponsabilidad y falta de conciencia pública de las autoridades que deben tomar decisiones”, un verdadero abandono para ciencia y la innovación y también para el conocimiento en general.

Consultado por Qué Pasa, el actual Premio Nacional de Ciencias Naturales, Fabián Jaksic, indicó que el recorte del presupuesto es “patético” y que le parece increíble que después de tantos esfuerzos para ingresar a la Ocde y pertenecer al grupo de los países más ricos, se invierta mucho menos que ellos, e incluso que nuestros vecinos.

Lo penoso a su juicio, es que las autoridades políticas han dicho que sí les interesa la ciencia, pero en la práctica es distinto. “Yo creo que con la rebaja, los políticos nos están diciendo ‘a ver, ustedes tanto que reclamaron que querían un Ministerio de Ciencia, bueno ahí lo tienen. Pero ahora hay que pagarlo y hay que pagar una burocracia, funcionarios, seremis, aire acondicionados, edificio… todo eso tiene un costo. ¿Y de dónde sale? De la financiación de la ciencia. Un señor burócrata lo hace muy bien controlando gastos pero no está creando ciencia. Entonces el presupuesto se nos achica porque una parte del dinero de ciencias se redestina al burócrata y no estoy diciendo que el burócrata sea malo, es necesario, el problema es que se financia con el mismo fondo”, indica Jaksic.

Desde Estados Unidos, Andrés Couve, director Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica (BNI), señala que todo lo que está ocurriendo es poco coherente con la creación del Ministerio de Ciencia y que esperaría una señal más positiva de parte del Gobierno. “Se entiende que existe una restricción presupuestaria, que hay más preocupaciones país, pero estamos instalando a la ciencia como una herramienta de futuro”, dice. A su juicio, falta un plan en el que participen autoridades, políticos, científicos, la sociedad completa, que permita definir para qué se quiere hacer ciencia, cómo lograr ese objetivo y luego calcular cuánto cuesta y hacer un presupuesto.

El senador Guido Girardi, presidente de la Comisión Desafíos del Futuro, también cree que el recorte es una incoherencia respecto a todo lo que el Presidente Piñera ha dicho sobre la importancia e inversión en innovación, ciencia y tecnología. “Si queremos dar un salto grande hacia el futuro, necesitamos investigación y ciencia. Dónde se hace, fundamentalmente en las universidades públicas, pero se ha disminuido el presupuesto. No solo un recorte a las universidades o las ciencias, es un recorte el futuro del país, se les está recortando a los chilenos la posibilidad de ser un país desarrollado y de entrar a la liga de los países que hacen innovación y ciencias. Es un retroceso”.

El parlamentario hizo un llamado a la oposición para que en caso de que el Ejecutivo no cambie recorte de ciencias y cultura, se evalúe el apoyo a proyectos emblemáticos como la reforma tributaria, al sistema de pensiones e isapres.



Seguir leyendo