Revisión histórica a los tornados y trombas en Chile: el escaso registro de estos fenómenos

Tornado

Imagen referencial.

Una revisión bibliográfica determina que a la fecha se han registrado poco más de 20 de estos eventos, gran parte de ellos ocurridos en la Región del Biobío y la Araucanía.




Tornados y trombas marinas son conceptos que tenemos que incorporar en nuestro lenguaje. No se trata de fenómenos nuevos, pero sí ocasionales que han ocurrido desde hace tiempo en Chile.

Registros oficiales no hay. Pero Alejandro de la Maza, capitán de Fragata (R) de la Armada, actualmente parte del Servicio Meteorológico del organismo realizó en 2010 una revisión bibliográfica de trombas y tornados que publicó en la web de la Dirección General del Territorio Marítimo y Marina Mercante de Chile (Directemar) y que ha ido actualizando según ocurren nuevos eventos.

Se trata de un documento sobre las evidencias de este tipo de fenómenos en las costas de la Región del Biobío y el sur del país y en el que queda demostrado que no son eventos tan aislados, aunque reconoce que hay muy pocas referencias al respecto y que por lo general, son además, bastante vagas. Pero en ningún caso son ajenos a la climatología del país.

Notas históricas hablan de un viento arremolinado que destrozó la entrada del fuerte español San Antonio de la Ribera en Carelmapu, el 16 de mayo de 1633, voló los techos de las casas de soldados y hasta desenterró los cadáveres del cementerio.

[caption id="attachment_679729" align="alignnone" width="645"]

Carelmapu en 1874.[/caption]

Otro registro es el del tornado de Valdivia, ocurrido en la tarde del 26 de abril de 1881, un evento que estuvo acompañado de tormenta eléctrica y lluvias torrenciales. En esta oportunidad se afectó la Intendencia, una escuela, la torre de la Iglesia Matriz y varios tejados.

¿Por qué pasan 150 años entre uno y otro? "Los españoles se retiraron del territorio mapuche, entonces en ese período no quedó ningún registro. No es que las trombas o tornados se hayan detenido", explica De la Maza en contacto con Qué Pasa. En la medida en que comienza a consolidarse la población de Concepción, se empiezan a tener más registros.

"Uno de los episodios más notables ocurrió en la ciudad de Concepción durante la madrugada del 27 de mayo de 1934, en que una tromba marina salió del río Biobío y se internó por el cementerio, el mercado y la Avenida Barros Borgoño, cruzó la Plaza de la Independencia, tumbando árboles, pérgolas y bancas, siguiendo su camino hasta desaparecer en el Valle de Nonguén, de tal manera que afectó todo el centro de la ciudad, con daños menores como voladuras de ventanas, puertas y algunos techos. Sin embargo, registró 27 fallecidos, 2 desaparecidos y 599 heridos de diversa consideración", señala de la Maza en la publicación.

De acuerdo al recuento histórico que realizó de la Maza, en San Carlos el 18 de mayo de 1981 se registró un tornado que arrancó los árboles de la Plaza de Armas, la techumbre y vidrios de la Estación de trenes, además de la caída de postes de luz y daños en casas y edificios.

Arauco fue afectado el 21 de junio de 2007 por una tromba marina que voló techos y árboles, dañó botes y equipos de buceo. Tres años más tarde, fue el turno de Vegas del Itata (14 de junio 2010); Ancud en abril de 2011; Villarrica en junio de 2011; San Carlos el mayo de 2013; Puerto Montt en 1 y Puerto Varas el 3 de junio de 2015; Toltén el 17 de agosto de 2016, Isla Mocha en febrero de 2017, San Pedro de Quillota en mayo de 2017; Theodoro Schmidt en julio de ese mismo año; Llico en agosto de 2017; Los Alerces (Puerto Montt) en marzo de 2018.

A ellos se suman los dos ocurridos ayer en la zona de Los Ángeles y el de hoy en Talcahuano.

La mayoría de los tornados y trombas que se están registrados ocurren entre mayo y agosto. ¿La razón? "Se debe a la actividad frontal. Nuestro clima depende, a grandes rasgos, del anticiclón del Pacífico, que inhibe el paso de los sistemas frontales y de las bajas polares que vienen con toda la lluvia, el viento norte y con la actividad de precipitaciones. En otoño están más inestables y en invierno domina el paso de los sistemas frontales. Además, por el Golfo de Arauco, es por donde pasa la mayoría de los sistemas frontales", indica De la Maza.

Un evento que destaca el capitán de Fragata (R) es el tornado que ocurrió en Isla Mocha en febrero de 2017. "En la Octava Región, puede llover en verano. Este tornado fue el primero del que se tiene un registro con datos de viento, porque pasó justo por la estación meteorológica de Isla Mocha. Llegó a los 150 km/h, unos 80 nudos", explica.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.