Cómo una comunidad anti-vacuna provocó el peor brote de peste cristal en 20 años

Autor: Daniela Silva

Para los bebés, las mujeres embarazadas y las personas con su sistema inmune comprometido - ya sea por un tratamiento contra el cáncer o por ser VIH+ - la enfermedad puede significar un grave peligro para la salud que puede llevar a la hospitalización e incluso la muerte.


Los casos de varicela, también conocida como peste cristal, han aumentado considerablemente en una escuela privada ubicada en Carolina del Norte, Estados Unidos. Allí, si bien la vacuna está incluida dentro del plan de vacunación de los niños, las familias pueden optar por excluir a sus hijos de ser vacunados argumentando “motivos religiosos” o también “razones no médicas”, y eso es lo que justamente la gran mayoría de los apoderados del establecimiento han estado haciendo.

Según reporta el Washington Post, el colegio Asheville Waldorf tiene una de las tasas más altas de no vacunación en Carolina del Norte.

“El colegio sigue los requerimientos de inmunización que dicta el plantel de educación del estado, pero también reconoce la decisión de los padres de vacunar a sus hijos antes de que entren al colegio”, indicó el establecimiento en un comunicado al Blue Ridge Public Radio.

En total, en el año escolar 2017-2018, 110 de los 152 estudiantes de la escuela no han sido vacunados, pese a que la vacuna está disponible desde 1995 en Estados Unidos y presenta un 90% de efectividad. Otras dos escuelas de la zona, en el mismo período escolar, presentaron casi un 100% de exención de vacunación por motivos religiosos.

Lo que comenzó como una docena de niños contagiados, pronto pasó a 28 a principio del mes de noviembre, y ahora llega a 36, causando el peor brote de peste cristal del lugar desde 1995.

Si bien los síntomas de la peste cristal no parecen ser muy graves, para los bebés, las mujeres embarazadas y las personas con su sistema inmune comprometido – ya sea por un tratamiento contra el cáncer o por ser VIH+ –  la enfermedad puede significar un riesgo grave que puede llevar a la hospitalización e incluso la muerte.

Seguir leyendo