Se aclara el misterio: en "El grito", de Munch, nadie grita

Edvard Munch grito

Una litografía del pintor noruego, exhibida por el Museo Británico, aclara el verdadero sentido de la famosa pintura.



El cuadro "El grito", del noruego Edvard Munch es uno de los que ha generado una larga discusión respecto a su significado, pues habitualmente se cree que representa a una persona gritando. Pero el Museo Británico ha presentado una prueba que aclara el misterio.

En una litografía de la pintura hecha por el artista en blanco y negro se puede leer una inscripción que reza: "Sentí un gran grito en toda la naturaleza".

"Esta rara versión de 'El grito' que estamos exhibiendo en el Museo Británico deja en claro que la obra de arte más famosa de Munch representa a una persona que escucha un grito y no, como muchos continúan asumiendo y debatiendo, a una persona que grita", declaró Giulia Bartrum, curadora de una exposición dedicada al pintor, al diario británico The Telegraph.

Munch pintó la obra en 1893. La inspiración surgió mientras caminaba por un fiordo que dominaba Oslo, cuando súbitamente el cielo se puso rojo sangre, una visión que le conmocionó profundamente.

"Él incluyó deliberadamente el título de esta versión para describir cómo se inspiró en la ansiedad que repentinamente sintió. Estaba tratando de captar una emoción o momento en el tiempo. A través de la inscripción sabemos cómo se sintió. Es un hombre oyente, ya sea en su cabeza o no. Siente la sensación de la naturaleza gritando a su alrededor", agregó Bartrum.

Dicha versión fue refrendada por el director del Museo Munch, en la capital de Noruega, Stein Olav Hernichsen. "Hay muchos comentarios sobre este trabajo, pero tenemos las propias palabras de Munch y esta es una persona que se cubre los oídos mientras escuchan los gritos de la naturaleza".

Edvard Munch fue considerado uno de los exponentes más importantes del expresionismo. Hizo gran parte de su carrera en Alemania, aunque posteriormente sus cuadros fueron censurados por el régimen nazi. Hoy "El grito" se exhibe en la Galería Nacional de Oslo, aunque hay otras versiones en otros museos.

Por su fama, la  obra ha sido parodiada en varias oportunidades.

[gallery columns="1" size="full" ids="75979,75977,75980,75978"]

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.