Hugh Syme recuerda a Neil Peart: "Él dio la buena pelea, lo sé"

IMG_0245

Neil Peart.

La partida de Neil Peart deja un agujero negro en las vidas de los millones de fans de Rush que pueblan el mundo y, más aún, lo deja en todos quienes tuvieron la dicha de conocer al Profesor en persona. Hugh Syme, el artista a cargo de todas las portadas de Rush desde 1975, selecciona recuerdos claves de estos 45 años que compartió junto al prodigioso baterista e inspirador letrista, y expresa su dolor ante la despedida de un rey.


La partida de Neil Peart, después de luchar contra el cáncer durante tres años, deja un agujero negro en las vidas de los millones de fans de Rush que pueblan el mundo y, más aún, lo deja en todos quienes tuvieron la dicha de conocer al Profesor en persona. Hugh Syme, el artista a cargo de todas las portadas de Rush desde Caress of Steel, selecciona recuerdos claves de estos 45 años que compartió junto al prodigioso baterista e inspirador letrista, y expresa su dolor ante la despedida de un rey.

https://culto.latercera.com/2020/01/11/los-dias-de-neil-peart-en-chile-rush/

"Las palabras me fallan estos momentos", dice Hugh. "Algo que nunca le ocurrió a nuestro Neil".

Tras haber hablado al teléfono con Hugh el lunes recién pasado, repasando su trabajo junto a Rush, la súbita noticia de la muerte de Neil Peart que invadió los medios el viernes fue un remezón. Peart había dejado este mundo el día martes, en completo silencio mediático. Tras enterarme, y ante el shock y la tristeza improcesable, le escribí a Hugh para darle mis condolencias. Sus palabras en respuesta no tardaron en llegar: "Lamento tremendamente enterarme del fallecimiento de nuestro querido viejo amigo. Se fue demasiado pronto. Él dio la buena pelea, lo sé".

[caption id="attachment_113202" align="alignnone" width="1622"]

Hugh Syme.[/caption]

Detente, tiempo

Son 45 años junto a Rush para Syme, y la clave de la relación creativa entre la banda y el artista fue siempre la lealtad y la libertad para desviarse de la norma, esa frase clave de Peart que late en las letras de "Vital signs", el cierre de ese coloso llamado Moving pictures. Tras la partida de su amigo, uno de los bateristas del rock más prodigiosos de la historia y en muchas ocasiones celebrado como el número uno a nivel mundial –además de engranaje definitivo para la dimensión tal vez más inspiradora de Rush: esas letras que exploran la fantasía, la condición humana, el futuro del arte, la ciencia y la filosofía-, Syme escribe reflexionando sobre la dicha de haber compartido en medio del vasto Universo un punto en el espacio y el tiempo junto a él.

https://culto.latercera.com/2020/01/10/muere-neil-peart-un-adios-al-rey-rush/

"Fui afortunado de conocerlo como mi amigo, y de haber trabajado al lado de un espíritu tan inmenso. Aparte de todos los álbumes, están sus muchos libros e incluso el menú, los individuales para las mesas y el letrero de Bubba's", dice aludiendo al Bar and Grill virtual de Peart, ubicado en su sitio web.

"Algunos años atrás, Neil me pidió que hiciera un diseño para él, mientras él se encontraba creando su propio pequeño libro ilustrado llamado Where's daddy. Era algo que él deseaba haber hecho para su hija hace años, para que Olivia pudiera comprender la confusión y la tristeza de extrañar a su padre cuando la banda se aventurara de gira, aunque en los años recientes las ausencias fueran menos largas. Espero que ese mismo pequeño libro pueda ayudar a Olivia en los años que vienen".

https://culto.latercera.com/2020/01/06/rush-permanent-waves-la-corriente/

Como un cometa

Syme recuerda cuando Peart rompió el silencio que se había iniciado luego de las dos tragedias que el baterista vivió, casi al unísono: la muerte de su hija debido a un accidente automovilístico en agosto de 1997, y la muerte de su primera esposa 10 meses después, producto del cáncer. Unas de las primeras palabras que Neil le dijo a Syme fueron "Como un cometa brillamos, y luego nos desvanecemos".

"Esas fueron las palabas exactas que Neil utilizó durante nuestra primera conversación por teléfono luego de casi cinco años de silencio radial, después de aquellos días oscuros en su 'otra' vida. Las usó para describirme cómo debería aproximarme al arte de Vapor Trails". El álbum, que trajo en 2002 de vuelta al power trío, cuando todos los fans la daban por extinguida, versaba precisamente sobre lo efímero de la existencia humana, equivalente al paso de un cometa.

https://culto.latercera.com/2019/07/24/el-mejor-disco-de-rush/

Recordando las cualidades únicas de Peart, como ser humano y amigo, Syme escribe:

"Desde un comienzo de nuestra atesorada amistad y alianza creativa única en 1974, siempre me sentí afortunado de haber conocido a una persona tan admirable. Amaba su espíritu creativo. Amaba cómo me alentaba a defender mi propia libertad creativa y mi ambiente de trabajo -¡algo en lo cual la banda siempre fue militante!- y también a abrazar su propio credo personal: que siempre luchemos por 'desviarnos de la norma'. Y eso es lo que hicimos por casi 50 años".

"Un amigo me dijo hoy: 'no estés triste, alégrate de que haya ocurrido'. Extrañaré a Neil. Extrañaré su gran corazón, su música, sus palabras…y su gran cerebro. ¡Anoche, con mis hijas, brindamos juntos con un Macallan de 18 años por nuestro querido amigo! Mis pensamientos y mis sinceras condolencias para los chicos, en especial para (su esposa) Carrie y (su hija) Olivia en este momento de tristeza".

Cerrando su mensaje, Syme cita la letra de "Dreamline", del disco Roll the bones. Un álbum donde Peart repasa en sus letras la importancia de tomar las oportunidades, de arriesgarse frente a un Universo azaroso.

"Solo somos inmortales por un tiempo limitado" –escribe.

"Hugh Syme, enero de 2020"

https://culto.latercera.com/2017/08/27/la-ultima-noche-rush/

Cercano al corazón

Nos quedan los discos, nos quedan las canciones como "Afterimage" o "The Pass", donde el mismo Peart nos ayuda a encontrar consuelo ante su partida. Esas las tenemos cerca del corazón.

Ahora, a bordo de su nave espacial Rocinante, Neil se dirige ahora rumbo a Cygnus X-1. En aquel agujero negro, tal como en la segunda parte de aquella obra magna que cierra A Farewell To Kings y abre Hemispheres –la máxima expresión del Rush apoteósico e irrefrenable-, el Profesor va al encuentro de los dioses. "Tengo memoria y conciencia, pero no tengo forma. Como un espíritu sin cuerpo, estoy muerto y a la vez sin nacer. He pasado hacia el Olimpo, como se narraba en los viejos cuentos. Hacia la ciudad de los inmortales, de mármol blanco y el oro más puro". Que las palabras finales de aquella suite resuenen como un mensaje de esperanza para la humanidad y nuestro propio planeta:

"Podemos caminar juntos si nuestras metas son las mismas

Podemos correr solos y libremente si estamos en búsqueda de un objetivo diferente

Que se ilumine la verdad del amor

Que el amor por la verdad brille claramente

La sensibilidad, armada de sentido y libertad

Con el corazón y la mente unidos en una esfera única y perfecta".

https://culto.latercera.com/2020/01/08/hugh-syme-el-artista-detras-de-las-portadas-de-rush/

Comenta