Anagrama de un apasionado: así es el documental que revisa la vida de Jorge Herralde

El editor y fundador de Anagrama, Jorge Herralde.

El largometraje, dirigido por el cineasta Pau Subirós, no es solo una biografía del editor y fundador de la editorial Anagrama, sino una muestra de la lucha de un hombre por levantar su sueño como sea. Pese a las adversidades. Además, hay una referencia a Roberto Bolaño y su relación con el sello.


En una de las escenas iniciales del filme queda claro cómo es el personaje central. Tras conocerlo, la fisioterapeuta Cristina López de San Román comenta: “Me dejó descolocada el amor que tiene por Anagrama, creo que es su vida”.

Y no se equivoca. Su paciente, Jorge Herralde, es el fundador y editor de la Editorial Anagrama, una de las casas editoriales insignias de las letras hispanoamericanas. Sobre él se trata justamente el recientemente estrenado documental Jorge Herralde: Anagrama de un editor, dirigido por el cineasta barcelonés Pau Subirós.

López cuenta que, apenas empezadas las sesiones de fisioterapia, entre tediosos ejercicios kinésicos y estiramientos, Herralde le consultó: “¿Y qué has leído de Anagrama?”. Y sin que le bastara eso, le pidió una lista de los libros que tenía del sello en su casa.

El documental no es una mera reseña biográfica. Se trata sobre todo del relato de cómo un hombre ha llevado a cabo su pasión.

Obligado a reinventarse

En su juventud –siendo estudiante de ingeniería industrial e hincha del FC Barcelona- Jorge Herralde Grau (1935) descubrió un libro que lo marcó ¿Qué es la literatura?, de Jean Paul Sartre. Ahí empezó todo.

Anagrama comenzó en octubre de 1967, con la idea de editar libros políticos. “El instante revolucionario de las juventudes europeas y españolas exigía un compromiso de guerrilla para acabar con el capitalismo. Ese era el objetivo de Anagrama” señala en el documental el académico de la U. De Barcelona, Jordi García.

Es difícil imaginárselo ahora dada la magnitud que Anagrama tiene en el mundo editorial, pero –según narra el documental- los primeros diez años del sello fueron difíciles. “De crecimiento muy lento y de una precariedad grave”, sostiene García, y eso fue porque con la vuelta a la democracia, los lectores radicales de izquierda dejaron de leer lo que publicaba el sello. Ello obligó a Herralde a reinventarse.

Y lo logró.

Fue en ese momento que decidió comenzar a dar a conocer al mundo hispanoparlante a autores de narrativa asequibles. El peligro de desaparecer era en serio y no le quedaba otra opción.

Así, en Anagrama comenzaron a ser editados autores angloparlantes hasta entonces desconocidos para el mundo hispanoamericano, como Hunter Thompson, Irvine Welsh, Jack Kerouac, William Burroughs, o Charles Bukowski. Eran autores salvajes, jugados. Era el todo o nada.

La fórmula funcionó. Herralde se dio cuenta que sacar buenos libros era la clave. Su propia clave. Y no la soltó más.

Desayunar y comer editorial

En una especie de anécdota, el escritor mexicano Juan Villoro –autor de la casa- cuenta una costumbre que tiene Jorge Herralde a la hora de visitar las librerías. “Él va personalmente, y si no le gusta una estantería, no le gusta una mesa de novedades, pide un cambio de mesa para sus libros. Está vigilando el ganado de una manera muy minuciosa”

Es que el documental –a través de diferentes voces- va trazando la figura de Herralde como guía, como gestor. Todos coinciden en que siempre está ahí, con las riendas a tope.

La periodista Elvira Huelbes destaca que Anagrama siempre ha tenido el sello de Herralde “no se ha vendido ni se ha rendido nunca”. Y que pese a que ha tenido unos best sellers, su idea de editorial sigue invariable.

Izaksun Arretxe, trabajó en Anagrama y da cuenta de eso en el documental. “Cada mes quizás había 10 novedades, pero teníamos 25 reediciones: Capote, Burroughs, Nabokov, etc. Tradicionalmente, los libros de Anagrama no aparecen entre los más vendidos porque no son pelotazos. Evidentemente los hay, pero no es una editorial que se dedique a hacer pelotazos. En cambio, tiene quince reediciones”.

Eugenia Broggi, editora, señala que Herralde es un gestor más que un editor. “Repasaba la prensa de la semana anterior y contestaba uno por uno a todos los artículos que hacían referencia a Anagrama –cuenta-. Si hay alguien en el mundo que dice una cosa mala de Anagrama, Herralde lo sabrá y responderá”.

Álvaro Enrigue define el “método Herralde” de un modo particular: “Desayunar editorial, comer editorial y cenar editorial todos los días, y estar todos los días pensando en eso. Salvo cuando ha habido un partido reciente del Barcelona, Jorge no habla de otra cosa que no sean libros, que no sea el catálogo”.

Por esa pasión de pensar cada minuto del día en su editorial, fue que en los 70’s, con el fin de impulsar la aparición de una nueva narrativa, decidió crear el Premio Herralde de Novela. “Lo anuncié en rueda de prensa para no tener tiempo de arrepentirme”, señala él mismo editor en el documental.

Gracias a ese galardón, destacaron nombres de la “nueva narrativa española” como Álvaro Pombo, y autores latinoamericanos como el mexicano Sergio Pitol o Roberto Bolaño.

“Pasa por Barcelona y charlamos”

Se juntaron a tomar un café. Tras algunos minutos de intercambio de palabras, de seguro a Jorge Herralde le gustó lo que escuchó de boca de ese escritor chileno que vivía en Blanes, una localidad ubicada a 70 kms de Barcelona.

“Me dijo que su editorial era Anagrama porque ahí estaban los escritores que más le gustaban”, cuenta Herralde. Ahí nació el vínculo entre ambos.

Ocurre que en el documental, mientras visita una librería, una persona se acerca a consultarle a Jorge Herralde qué autor le pareció más novedoso a la hora de comenzar a trabajar. De inmediato menciona a Roberto Bolaño.

“Bolaño nos había enviado un manuscrito para el premio, pero luego nos escribe –cuando aún no estaba cerrado el premio y estaba en los prolegómenos- diciendo ‘he recibido una oferta de una editorial –Seix Barral- y me han contratado’. Le contesté educadamente que si pasas por Barcelona algún día me encantaría charlar contigo”, cuenta Herralde.

El resto es historia conocida.

El documental Jorge Herralde: Anagrama de un editor puedes revisarlo aquí:

Comenta