Escapar: la historia de uno de los mayores éxitos de Kudai en voz de sus protagonistas

Kudai

Diversas problemáticas adolescentes inspiraron uno de los temas más populares entre la audiencia chilena de hace dos décadas. En conversación con Culto, Bárbara Sepúlveda y Tomás Manzi le dan un nuevo significado a la reciente versión del título reestrenado el pasado mes y profundizan en detalles inéditos de la grabación original, como la presencia de las baterías de Travis Barker (Blink-182) en la mezcla de estudio.



Corría el año 2004 y un grupo de adolescentes se reunía en la residencia del productor Gustavo Pinochet —también conocido como Guz—, ubicada en las cercanías del metro Universidad de Chile. Ahí conversaban sobre distintas problemáticas que veían en su entorno y que les comentaban sus amigos y compañeros de colegio. Frustración, soledad, violencia intrafamiliar, embarazos no deseados y pololeos tóxicos eran solo algunos de los tópicos que abordaban.

—La adolescencia es una edad súper complicada y existencialista, en donde tenemos muchos complejos e inseguridades. Creo que este tipo de problemas no se vieron solamente hace 15 años, sino que se siguen dando ahora —comenta Bárbara Sepúlveda, una de las vocalistas de Kudai, en entrevista con Culto.

Kudai

Bajo esa inspiración, el grupo que conforma juntoa Pablo Holman, Nicole Natalino y Tomás Manzi, se aventuró en la creación de una de las canciones más populares entre la audiencia chilena de los 2000, la cual identificó a un público con emociones latentes e intenciones de escapar de una realidad insatisfactoria.

—El sentido de Kudai fue siempre ir un poquito más allá de las típicas letras de amor. A pesar de que ese es un sentimiento que mueve al mundo, también teníamos la necesidad de hablar sobre otros temas —añade.

Así, le mostraron a Guz algunas de las influencias musicales que los marcaron en aquel entonces. Canciones de Linkin Park, Taking Back Sunday, Dashboard Confessional y Blink-182 figuraban en las bibliotecas de los MP3 que tenían en esa época y que reproducían con entusiasmo en la mayoría de los momentos de su vida cotidiana.

Si bien, cada una de ellas aportó a la estética y al sonido que Kudai quería conseguir en ese minuto, la banda de Tom DeLonge, Mark Hoppus y Travis Barker tuvo una importancia más que significativa.

Deleitados con las percusiones del tema “I Miss You”, incluido en el disco homónimo de la banda californiana de pop-punk, decidieron usarla como sample para una de sus futuras canciones.

De esta manera y guiados por Guz, escribieron la letra de “Escapar” en su habitación e iniciaron las grabaciones con las baterías del estadounidense como fondo, maqueta a la que después agregaron más instrumentos.

—La sampleamos, al igual que como lo hacen en el hip-hop cuando toman una base. Nosotros usamos un pedazo de la interpretación de Travis Barker y ahí está él tocando en nuestro disco —revela a Culto Tomás Manzi.

El tema fue seleccionado para abrir lo que en julio de ese año sería su debut discográfico, titulado Vuelo (2004), el cual fue distribuido por el sello EMI y presentó “Sin despertar” como otro de sus grandes éxitos.

A pesar de que los jóvenes gozaban de una gran popularidad entre el público adolescente, fueron galardonados en los premios MTV, grabaron dos discos más hasta 2008 y fueron rostro comercial de Marinela, en diciembre de 2009 anunciaron que se separarían para dedicarse a sus asuntos personales; aunque ese periodo no duró mucho tiempo.

Un nuevo significado

En 2014, Tomás Manzi tomó un avión con destino a México para reencontrarse con Pablo Holman. Ahí conversaron sobre la posibilidad de que Kudai volviera a los escenarios con todos sus integrantes originales, incluyendo a Bárbara Sepúlveda y a Nicole Nalatino, quien había dejado la banda en 2006.

Cada uno de ellos aceptó la propuesta y solo dos años más tarde volvieron a tocar en vivo, para después grabar el álbum Laberinto en 2019.

—Fue como una bola de nieve que crecía de a poco. Ha sido una gran aventura, un laberinto en muchos casos, por eso nombramos así al disco de regreso —comenta Manzi.

Si bien, la obra contó con la participación de nombres como Alejandro Sergi de Miranda!, Sebastián Schon, el mismo Guz y el productor Gerardo “Cachorro” López —conocido por trabajar con artistas como Vicentico, Julieta Venegas y Natalia Lafourcade—, la nostalgia se apoderó de los integrantes del grupo, hasta el punto en que decidieron publicar nuevas versiones de los temas de Vuelo.

El primero fue “Sin despertar” en julio de este año. Y a finales de octubre, optaron por hacer lo mismo con “Escapar”.

—Nos trae un montón de recuerdos. Obviamente, no es fácil, porque cambian las voces, los estilos, las problemáticas; quizás no son los mismos asuntos que te preocupan a los 15, pero sí a los treinta y tanto —dice Sepúlveda.

Junto a la renovación musical de la canción, para la cual volvieron a grabar todas las voces e instrumentos, los miembros del grupo coinciden en que esta también cobró un nuevo significado para ellos. En alusión a la pandemia y al estallido social del 18-O, Manzi destaca que su interpretación es principalmente política.

—Estamos escapando como sociedad de años de maltrato estatal por parte de los gobiernos, los cuales no entienden cuáles son las necesidades básicas de cada ser humano. Es un sentimiento de cambio y evolución —declara el cantante.

Kudai

Y la verdad es que aquel estado de movimiento también se refleja en la comparación entre el video original y el que publicaron hace unas semanas. En el primero —registrado en el puerto de Valparaíso y la ex cárcel de la misma ciudad —se les veía en un espacio mucho más lúgubre, en el que las expresiones faciales se mostraban dominadas por la rabia y las líricas se salían con una intensidad catártica. En cambio, en esta nueva versión se aprecia un ambiente más pulcro al interior de una sala de grabación, los focos aportan mayor luminosidad a sus rostros y esbozan sonrisas en más de una oportunidad.

Tanto Sepúlveda, como Manzi y Natalino grabaron sus partes del tema en el Estudio del Sur, ubicado en María Pinto, mientras que Holman —quien reside en México— registró la suya desde el Estudio Obra Negra de dicho país; ese es el motivo por el cual es el único que figura en la pieza a través de una videollamada, ante la imposibilidad de venir a Chile por los efectos del coronavirus.

—Ha sido muy complejo encontrar la forma de seguir trabajando, detrás de nosotros hay un montón de chiquillos que viven de la música, pero a pesar de eso, quisimos darle una vuelta un poco más positiva. Creo que es súper importante exteriorizarlo; la vida se trata de ello, de seguir y reinventarse por muy difícil que sea. Es por eso que al final todos quedamos mirando al cielo como “ya, esto ya va a pasar” —reflexiona la cantante.

Kudai se encuentra trabajando en nuevo álbum de estudio, el cual incluirá tanto estas versiones como nuevos títulos para su repertorio.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.