El Cruce debuta en solitario en el Caupolicán: “El blues es un sobreviviente de muchas guerras”

El Cruce.

La agrupación nacional prepara su primer espectáculo como protagonistas exclusivos en el teatro de calle San Diego, donde celebrarán más de 20 años de historia con invitados como Quique Neira, Joe Vasconcellos y Nano Stern. Los músicos proyectan el evento como la apertura hacia la internacionalización de su carrera, que, según detallan, quedó pendiente en 2020.



Corría el año 1998 y un séquito de jóvenes y adultos aficionados al blues se reunían en torno al mítico pub capitalino conocido como La Blusera, epicentro y parada obligada para todo quien que desease disfrutar de las interpretaciones locales de aquella potente música construida en el delta del Mississippi en Estados Unidos.

Por ese entonces, Felipe Toro y Cristian Pérez, jóvenes que en aquellos años cursaban tercero medio en el Liceo José Victorino Lastarria, eran asiduos parroquianos del lugar, y cuyo gusto por agrupaciones como Grand Funk Railroad, Ten Years After y los míticos Led Zeppelin, consiguió aunarlos para formar una banda bajo el nombre de PeaceCo, con el fin de reversionar las canciones favoritas de sus ídolos.

Así, en una de sus innumerables visitas al pub capitalino, dieron con Claudio Valenzuela, un joven armonicista profundamente arraigado a las raíces del blues más clásico, quien fue el encargado de introducir en el radar de Toro y Pérez las figuras de Robert Jhonson y Muddy Waters.

Valenzuela, les contó sobre aquella vieja leyenda que versa sobre el pacto de Robert Jhonson con el diablo en un cruce de carretera, en el que éste ofreció su alma a cambio de convertirse en el mejor “bluesman” de la historia. Tras conocer el relato, Toro y Pérez decidieron integrar a Valenzuela en sus filas, y bautizar a su agrupación como El Cruce, en honor a la narración que tanto les fascinó.

Así, y tras la inclusión de otros dos integrantes, finalmente la agrupación original de El Cruce quedó conformada por Jorge Véliz en el bajo, Miguel Gómez en el teclado, Cristián Pérez en guitarras, Felipe Toro en guitarras y voz principal y Claudio Valenzuela a cargo de la armónica y apoyos vocales.

Con esta alineación, la agrupación realizó su debut en la escena local, presentándose precisamente en La Blusera, y desde allí comenzaron poco a poco a hacerse un nombre entre la escena underground local, gracias a sus extensas improvisaciones en jam sessions en el que desplegaban toda su energía.

Al poco tiempo, la banda lanzó su disco debut, PeaceCo (1999), y tras algunos cambios de formación, comenzaron a posicionarse como una de las agrupaciones más sólidas de la escena blusera nacional, desarrollando en sus lanzamientos posteriores, un estilo personal, que ellos mismos titularían como “blues criollo”.

Según señalan sus fundadores, la idea fue introducir en una “juguera” a Led Zeppelin, B.B. King, Albert King y Robert Johnson, junto a figuras como Violeta Parra, Víctor Jara e Inti-Illimani, sumándoles su propia concepción sobre todo lo que significa la identidad chilena.

Ya con la conformación de un sonido propio, dos años después del lanzamiento de su segundo álbum titulado A lo amigo (2002), la agrupación consiguió participar en la banda sonora de la teleserie de Canal 13, Hippie, en la que se hicieron presentes con un cover de la canción Rasguña de las piedras de Sui Generis. Tras esto, vendría lo que sería su primera experiencia internacional: en octubre de 2005, El Cruce se presentó en el Festival Latinoamericano de Blues de Sao Paulo en Brasil, en compañía de los uruguayos La Banda de la Luna Azul.

Manteniéndose firmes dentro de su escena, El Cruce comenzó a ser reconocido como una de las agrupaciones bluseras nacionales más importantes de las últimas décadas.

Si bien su carrera no ha sido ininterrumpida, debido a la separación del grupo entre los años 2012 y 2015, El Cruce se ha mantenido de manera persistente en los circuitos bluseros locales, siendo una de las agrupaciones más longevas de su escena durante el último tiempo, cargando en su mochila más de 20 años de trayectoria.

De esta forma, su último lanzamiento, Sin mentir (2018), trajo consigo una renovada fuerza para la agrupación, que junto con la inclusión del tecladista brasileño Gustavo Albuquerque, selló lo que sería su vuelta al circuito local.

Este resurgir, estaría acompañado de una gira que los llevaría a Perú y Europa durante 2020. Sin embargo, la contingencia sanitaria determinó lo contrario, obligando a la agrupación a retrasar sus planes. No obstante, esto no los determinaría a abandonar sus convicciones.

Hoy en Culto, conversamos junto a Felipe Toro y Claudio Valenzuela sobre el proyecto de internacionalización de la agrupación, la cual esperan iniciar con su primera presentación como banda principal en el Teatro Caupolicán, cita agendada para el próximo 26 de marzo, además de repasar con ellos su percepción sobre la contingencia nacional.

Una meta pendiente para un género imperecedero

Pese al incierto panorama que marcó de manera transversal a nuestro país durante el año pasado, en diciembre de 2021 El Cruce selló su vuelta a los escenarios tras dos años detenidos debido a la pandemia, y, pese a que Claudio Valenzuela y Felipe Toro pudieron mantenerse como dúo tocando en diferentes espacios de reducida capacidad, por lo pronto, sus integrantes esperan poder retomar todos sus compromisos inconclusos.

¿Cómo ha sido este retorno a las pistas tras casi 2 años de inactividad?

Felipe Toro: Creo que ha sido algo bien paulatino porque efectivamente en diciembre tuvimos dos conciertos bien importantes uno en Santiago y otro en Quilpué, pero después nuestro tecladista que es brasileño tuvo que ir a ver a su familia por temas personales, algo súper fuerte, su madre tuvo covid y graves consecuencias a partir de eso (...). Así que ha sido un poco paulatino, pero a partir de este show pretendemos no parar más, tener un año bien movido, que creo que es lo que todos los músicos esperamos en realidad para este año.

Claudio Valenzuela: La verdad es que hace rato que nosotros queríamos hacer una presentación en grande, y como es sabido con todas las cosas como están actualmente con el tema del covid que los aforos, que se bajan los eventos, que se hacen, que no se hacen, que no estamos recibiendo eventos internacionales masivos, etc. Nosotros hace rato que queríamos hacer algo un poquitito más grande, para nuestra gente, sobretodo en estos tiempos. Así que se dio la posibilidad. Hemos participado en otras ocasiones en el Teatro Caupolicán y ha sido una bonita experiencia, pero tenerlo ahora, así como para nosotros y montar nuestro show con nuestra puesta escena con nuestras canciones y además tener invitados de lujo para la ocasión es un bonito desafío.

Precisamente considerando que durante su show en el Caupolicán incorporarán a otros músicos como Joe Vasconcellos, Quique Neira y Nano Stern, ¿Existe la posibilidad de que dentro de un eventual nuevo disco haya algún invitado?

CV: Sería un bonito desafío, un bonito trabajo grabar algo así con invitados con músicos que nos han influenciado tal vez, o por qué no con músicos extranjeros. Que para allá estamos apuntando, ojo, todo esto es el inicio un poco energético de una nueva etapa para la banda, pese a que las fronteras no están del todo abiertas en estos momentos, pero apenas se abran nosotros vamos a agarrar maletas e instrumentos y nos vamos a ir a mostrar nuestra música.

FT: Estamos trabajando paso a paso, y de hecho, esto del Caupolicán tiene que ver con lo mismo, con la idea de poder internacionalizar la banda que es algo que quedó pendiente el 2020 también. Antes de la pandemia nosotros teníamos confirmada nuestra primera gira por Perú y por Europa para el 2020, y eso iba a ser en mayo y julio de ese año. Entonces vino todo esto y obviamente eso quedó pendiente y las conversaciones están puestas, hoy en día surgieron nuevas posibilidades en México y en California y eso está súper interesante para nosotros porque lo de México está bien avanzado (…). Hay muchas ganas y muchas posibilidades concretas de que El Cruce salga a tocar al extranjero, pero obviamente todo depende de estas cosas de la pandemia y de cómo vayamos moviéndonos paso a paso para lograrlo. Pero sí, es realmente una prioridad súper grande llevar nuestra música para otro público.

En una era donde todo pareciera ser trap o reguetón, ¿Cómo ven ustedes la escena blusera nacional?

CV: Como un sobreviviente de muchas guerras y que va a seguir sobreviviendo. Eso de que “el rock se está acabando”, claro, tal vez si lo ves desde un punto de vista comercial, pero no, el rock no se acaba, y el blues menos (…).

FT: Nosotros nacimos haciendo un estilo que siempre fue, digamos, “poco popular”, entonces para no es nada nuevo pertenecer a una escena que es más bien underground o de nicho. Para nosotros eso nunca ha sido un problema, osea quizás al principio nos dolía un poco y nos molestaba pero ya a esta altura es parte del escenario y no tenemos quejas al respecto. Lo que sí agradecemos es que tenemos la posibilidad de ser quizás la banda de blues de Chile que tiene más transversalidad y que tiene quizás un poco más de difusión por nuestras canciones, y eso es gracias a la gente y gracias al público que hace que las canciones sean propias, y se difundan en el boca a boca o por redes sociales, por otras vías que no necesariamente tienen que ver con el mainstream.

El escenario actual

Durante las últimas semanas, y pese a la confirmación de diferentes conciertos a gran escala que se realizarán durante este año en nuestro país, como las presentaciones dobles de Bad Bunny y Coldplay, o la llegada de Dua Lipa al Estadio Bicentenario de La Florida, diferentes integrantes del gremio musical nacional se han manifestado en contra de las diversas cancelaciones que han sufrido algunos conciertos locales.

Frente a este panorama, Francisco Valenzuela y Felipe Toro, se suman a las demandas de sus colegas que, a su criterio, se han visto fuertemente mermados en cuanto a las restricciones impuestas por las autoridades debido a la contingencia sanitaria.

Sin lugar a dudas es una injusticia total, ya que el gremio y el medio más golpeado en esto ha sido obviamente el de los artistas, y también la gente que trabaja detrás de escenarios. El fin de semana pasado, viajamos en un avión, en un aeropuerto absolutamente lleno, casi sin medidas de seguridad de distancia y todo eso. Todos arriba del avión, absolutamente lleno, y llegamos a tocar un lugar en que solamente te permitían dos personas por mesa. Un lugar que generalmente está lleno, pero no se podía tener más gente. Entonces, eso lo encuentro súper injusto, que para algunas cosas sí, y obviamente para el tema de la música y las artes, obviamente que no (…)” señala Claudio Valenzuela.

Por su parte, Felipe Toro, comparte la percepción de su compañero, señalando: “Estamos adhiriendo a todas las campañas que se están generando hoy día, respecto a esto mismo, la SCD, otras organizaciones, otros músicos, incluso se han lanzado videos, algunos virales. Ayer estuve viendo uno en que participan Los Jaivas y el mismo Joe. Creo que la señal de alerta está súper prendida, y como gremio estamos en la pitilla como se dice, creo que estamos ya en las últimas, aguantando ya lo inaguantable (…)”.

Finalmente el guitarrista y vocalista de El Cruce, apunta a la poca transversalidad que ha existido en torno a las medidas.

“Yo creo que nadie se explica el criterio que se está utilizando para esto. ¿Por qué se puede seguir yendo al estadio a ver fútbol?, ¿Por qué se pueden seguir llenando los aviones, los buses, el metro?, ayer anduve en metro en hora punta a las 6 de la tarde y es impresionante. En ningún concierto estás tan apretado como en el metro, entonces, es raro lo que está pasando (...). Yo creo que simplemente es una falta de criterio y de interés, porque creo que por décadas en este país el arte ha sido algo suntuario, algo prescindible”, puntualiza Toro.

De esta forma, hoy en día todas las fichas de El Cruce están puestas en la realización del concierto que se celebrará durante el próximo mes. En él que esperan no solo atraer a su público de siempre, sino también enganchar a nuevos seguidores, los que proyectan recibir gracias a la incorporación de otros músicos dentro de su presentación, un público que, según ellos mismos ellos consideran, “puede llevarse una gran sorpresa”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


La ciudad ubicada en la Región de la Araucanía, fue evacuada por completo prodcuto de las llamas, que hasta ahora han dejado un fallecido y más de 120 viviendas siniestradas.