CODA y No Miren Arriba se imponen en los premios del Sindicato de Guionistas

La directora Sian Heder junto al elenco de CODA. Foto: Rich Fury/Getty Images

Ambas cintas fueron reconocidas como Mejor guión adaptado y Mejor guión original, respectivamente. De esta forma, la película de la directora Sian Heder continúa consolidándose como una de las posibles sorpresas de los Oscar a menos de una semana de celebrarse la ceremonia.



A menos de una semana de la edición número 94 de los Oscar, gran parte de la atención del mundo del cine y el espectáculo se encuentra en las diferentes nominaciones y galardones adjudicados en instancias previas.

Así, durante el día de ayer, se realizó mediante una ceremonia virtual la entrega de los premios del Sindicato de Guionistas, conocido –por sus siglas en inglés– como WGA.

Durante su desarrollo hubo dos cintas vinculadas a plataformas de streaming que sorprendieron recibiendo el reconocimiento a Mejor guión adaptado y Mejor guión original, respectivamente: CODA (Apple TV+, disponible en Chile en Prime Video) y No miren arriba (Netflix).

La primera, cuyo texto fue elaborado por la cineasta Sian Heder a partir del filme francés La familia Bélier (2015), logró imponerse por sobre títulos como Amor sin barreras, de Steven Spielberg, Dune, de Denis Villeneuve, y Tick, tick... Boom!, de Lin-Manuel Miranda.

Por su parte, la sátira de ciencia ficción estadounidense No miren arriba, cuyo guión y dirección corrió a cargo de Adam McKay, se posicionó por sobre películas como Licorice Pizza, de Paul Thomas Anderson, y La crónica francesa, de Wes Anderson.

Finalmente, cabe destacar que las favoritas para imponerse en los Oscar 2022, a celebrarse este domingo 27 de marzo, son el western dramático El poder del perro, dirigida por la neozelandesa Jane Campion y Belfast, de Kenneth Branagh. Ambas, por las estrictas reglas del Sindicato de Guionistas, no podían aspirar al galardón. Una ausencia aprovechada por CODA, que se perfila como una posible gran sorpresa de cara a la premiación de esta semana.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


A mediados del siglo XVI, los tejedores de Nimes en Francia, intentaron replicar un tejido italiano llamado Gene, y aunque fallaron, lograron desarrollar una tela única y resistente, que se ha convertido en una prenda indispensable en los closets del mundo.