Superó a Vértigo y Ciudadano Kane: película de Chantal Akerman es elegida la mejor cinta de la historia

La influyente revista británica Sight and Sound, que repite el ejercicio cada diez años desde 1952, volvió a consultar a expertos para determinar cuál es el mejor filme. Se impuso Jeanne Dielman, 23 quai du Commerce, 1080 Bruxelles (1975), monumental largometraje de la realizadora belga que se convirtió en el primer título dirigido por una mujer en encabezar la lista.



En 2012 se terminaron seis décadas de dominio de Ciudadano Kane (1941), elegida una y otra vez como la mejor película de la historia en la encuesta que elabora la publicación británica Sight and Sound. En las preferencias de los críticos fue superada por Vértigo (1958), de Alfred Hitchcock, y en la de los directores perdió ante Tokyo story (1953), de Yasujirō Ozu.

Esta vez la cinta ganadora volvió a cambiar: Jeanne Dielman, 23, quai de Commerce, 1080 Bruxelles (1975), de la cineasta belga Chantal Akerman.

Estrenada en el Festival de Cannes 1975, el largometraje se enfoca en la vida de Jeanne Dielman (Delphine Seyrig), una viuda con un hijo que durante las mañanas se ocupa de las labores domésticas y durante las tardes ejerce la prostitución.

El resto del top 10 lo componen Vértigo (1958), Ciudadano Kane (1941), Tokyo story (1953), In the mood for love (2000), 2001: Odisea del espacio (1968), Beau travail (1998), Mulholland Drive (2001), Man with a movie camera (1929) y Cantando bajo la lluvia (1951).

Vértigo (1958).

Los únicos títulos del último decenio en entrar en la selección fueron Get out (95°), Parasite (90°), Moonlight (60°) y Portrait of a lady on fire (30°).

La revista –que monta el ejercicio desde 1952 y cada diez años– destacó que la encuesta de este año se convirtió en la más amplia de la historia: participaron 1.639 críticos, programadores, curadores, archivistas y académicos del mundo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Poner en práctica un ritmo pausado a la hora de comer, ayuda al cerebro a asimilar la ingesta de alimento y calmar el apetito.