Países retoman el cierre de fronteras y las restricciones de viaje como estrategia frente al avance del Covid-19

El cruce fronterizo entre Canadá y Estados Unidos en Lansdowne. Foto: Reuters

Los gobiernos se han visto obligados a imponer medidas más duras ante la arremetida del virus, que se ha disparado con las nuevas variantes y las deficientes campañas de vacunación.


En julio de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que mantener las fronteras cerradas para controlar los contagios de Covid-19 era una estrategia “insostenible”. En esa oportunidad, el director de emergencias, Michael Ryan, pidió a los países utilizar un enfoque integral y recordó que los cierres fronterizos solamente sirven cuando se combinan con otras medidas.

Sin embargo, casi un año después, los gobiernos de todo el mundo han vuelto a aplicarlos. Con una vacunación que avanza lento y con problemas en la mayoría de los países, además de la circulación de nuevas variantes más contagiosas del virus, las autoridades no han tenido mucha alternativa, pese a los riesgos que estos cierres conllevan.

En Chile se ha vuelto a levantar el debate sobre el cierre de fronteras tras el alza de los contagios. Actualmente, las autoridades exigen cuarentena de 10 días, examen PCR obligatorio y hotel de tránsito a quienes ingresen al país a través del aeropuerto, única vía de acceso abierta. Las fronteras terrestres permanecen cerradas.

Uruguay

Las fronteras se mantienen cerradas con algunas excepciones de ingreso para uruguayos, residentes y extranjeros por diferentes motivos. Esto incluye la reunificación familiar, a los choferes de transporte internacional, diplomáticos acreditados, pilotos de aeronaves, prácticos de buques y algunos ingresos transitorios por razones humanitarias o fines laborales, económicos, empresariales o judiciales que sean impostergables.

Mujeres caminan en la Plaza Internacional, en la frontera entre la ciudad brasileña de Santana do Livramento y la uruguaya de Rivera. Foto: Reuters

Para ingresar a Uruguay se debe entregar un certificado de test negativo de coronavirus realizado hasta 72 horas antes del inicio del viaje, completar una declaración jurada donde se manifiesta la ausencia de síntomas y contacto con pacientes contagiados o sospechosos en los 14 días previos, cumplir una cuarentena preventiva por siete días haciéndose un test el último día y descargar una aplicación para dar seguimiento en caso de que se presentara algún contagio de coronavirus, entre otras medidas.

Argentina

El gobierno oficializó este lunes el cierre de sus fronteras terrestres para quienes habían salido del país entre el 1 de abril y el 25 de diciembre de 2020, que eran los únicos autorizados para atravesarlas.

Así, sólo podrán ingresar al país en avión a través de los aeropuertos internacionales de Ezeiza y San Fernando, el Aeroparque Jorge Newbery y el puerto de Buenos Aires.

Personas hacen fila para hacerse las pruebas de Covid-19 en un hospital en Buenos Aires. Foto: AP

Tras un año de clausuras y aperturas parciales, el pasado 24 de diciembre, la Dirección Nacional de Migraciones decretó la vía aérea como la única forma de ingreso a Argentina, mientras que el 8 de enero se permitió el ingreso terrestre a quienes salieron del país entre abril y diciembre.

La normativa para los turistas sigue vigente, por lo tanto, “todo aquel que no sea argentino y quiera ingresar al país con el propósito de hacer turismo no podrá hacerlo”.

Además, el gobierno argentino decidió suspender a partir del sábado pasado todos los vuelos que los conectan con Chile, Brasil y México, debido al aumento de casos en esos territorios. Argentina también tiene suspendidos los vuelos con Reino Unido, ante el temor por la nueva variante descubierta en suelo británico.

Un cargamento con vacunas Sputnik V llega al Aeropuerto Internacional de Ezeiza, en Buenos Aires. Foto: Reuters

También habrá controles para los argentinos y residentes que vuelven del exterior. Además de una prueba que se debe presentar antes de embarcar hacia el país, deberán hacerse otra al llegar al país y una tercera pasados siete días del viaje.

El gobierno recomendó “a todos los argentinos y residentes no viajar al exterior”, especialmente a aquellos que pertenezcan a grupos de riesgo. Por último, quienes regresen del extranjero están obligados a aislarse 10 días desde el primer testeo realizado en el país de origen, y se controlará que quienes regresen de un viaje cumplan el aislamiento en sus domicilios.

Colombia

El gobierno de Iván Duque anunció el 27 de febrero que extenderían hasta el 1 de junio el cierre de sus fronteras terrestres y fluviales, vigente desde el 16 de marzo de 2020, 10 días después de que se detectara el primer caso de coronavirus en el país.

Soldados de la Armada colombiana montan guardia cerca del río Arauca, la frontera natural con Venezuela, en Arauquita, Colombia. Foto: AP

Sin embargo, se establecieron algunas excepciones a la medida, como el transporte de carga, las emergencias sanitarias y los casos fortuitos o de fuerza mayor. En esos casos, quienes ingresen al país deberán cumplir con las medidas impuestas por el Ministerio de Salud. El país tiene fronteras terrestres con Venezuela, Brasil, Perú, Ecuador y Panamá. Sin embargo, a excepción de las fronteras con Venezuela y Ecuador, los otros límites son en territorios selváticos con escasa población.

Colombia relajó en septiembre de 2020 el estricto confinamiento que impuso el 25 de marzo, ante los efectos económicos de la medida. A mediados de septiembre, también se reanudaron los vuelos comerciales internacionales, bajo ciertas condiciones.

Australia

A principios de marzo, las autoridades señalaron que los controles fronterizos se mantendrían hasta el 17 de junio. El país cerró sus fronteras a los extranjeros al principio de la pandemia, salvo casos especiales, e impuso máximos semanales al número de nacionales que deseaban ingresar, lo que hizo que muchos australianos quedaran varados en el extranjero.

Un terminal doméstico casi vacío en el aeropuerto de Sydney después de que los estados vecinos cerraran sus fronteras a Nueva Gales del Sur en respuesta a un brote de coronavirus. Foto: Reuters

Actualmente, los viajeros que ingresan al país deben gastar miles de dólares en la cuarentena que deben hacer en un hotel por 14 días tras su llegada.

Nueva Zelandia

“Podemos esperar que nuestras fronteras se vean afectadas la mayor parte del año. Continuaremos desarrollando burbujas de viaje con Australia y el Pacífico, pero el resto del mundo simplemente plantea un riesgo demasiado alto para nuestra salud y nuestra economía”, señaló la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, a finales de enero.

Ardern afirmó que para que se abran las puertas nuevamente al turismo internacional, es necesario tener la seguridad de que las vacunas funcionen. “Nueva Zelandia sentirá que vuelve de verdad a la normalidad cuando haya cierto nivel de normalidad en el resto del mundo”, agregó la premier.

Funcionarios de Nueva Zelandia revisan la lista de pasajeros varados que llegan para abordar un vuelo de repatriación de regreso a casa en el aeropuerto internacional Indira Gandhi en Nueva Delhi, India. Foto: AP

El país ha logrado convertirse en un modelo por su manejo del coronavirus, gracias a las duras restricciones que aplicaron desde el principio de la pandemia.

Alemania

Desde el 16 de diciembre ha estado en vigor un estricto bloqueo en el país, que ya ha sido prorrogado cinco veces, y actualmente está vigente hasta el 18 de abril. Pese a los cierres, las fronteras permanecen abiertas y aún está permitido entrar a Alemania. Sin embargo, el ingreso está limitado a viajes esenciales, lo que no incluye vacaciones. De hecho, los hoteles no pueden dar alojamiento con fines turísticos, y tampoco se están emitiendo visas de turista.

A partir de la medianoche del 30 de marzo, cualquier persona que ingrese al país en avión deberá realizarse una prueba de coronavirus con anticipación, y solo quienes tengan un resultado negativo podrán volar al país.

Los pasajeros hacen fila en el mostrador de Lufthansa en el aeropuerto de Frankfurt, Alemania. Foto: Reuters

Sólo las personas con residencia o derecho de residencia en Alemania y los pasajeros en tránsito pueden volar al país. Para áreas de alta incidencia y variantes de virus, se aplican reglas más estrictas.

Todos los viajeros deben completar una solicitud de entrada digital y cumplir una cuarentena de 10 días después de su llegada, aunque pueden terminarla tan pronto como el quinto día si el resultado de la prueba da negativo. Estas medidas no se aplican a quienes sólo están de paso por Alemania.

Sin embargo, las restricciones de viaje en los distintos estados alemanes no siempre son las mismas y pueden cambiar de un día a otro.

España

A través de una publicación en el Boletín Oficial del Estado, el gobierno español prorrogó hasta el 30 de abril la restricción temporal de viajes no imprescindibles desde una lista de países a la Unión Europea y los países que forman parte del espacio Schengen.

Personas esperan fuera de un sitio de prueba de coronavirus en el aeropuerto de Son Sant Joan en Palma de Mallorca, España. Foto: Reuters

Sin embargo, decidieron levantar la restricción temporal de acceso por vía terrestre al espacio Schengen a través del puesto de control en Gibraltar, que quedará sin efecto este martes.

Italia

Están permitidos los desplazamientos desde y hacia los países Schengen -excepto desde Austria-, el Principado de Andorra, el Principado de Mónaco, la República de San Marino y la Ciudad del Vaticano, sin obligación de cumplir una cuarentena, pero sí de haberse realizado un test en las 48 horas previas al ingreso.

Los pasajeros en el aeropuerto de Roma Fiumicino muestran sus informes de prueba rápidos de Covid-19 al abordar un vuelo a Milán. Foto: AP

Hay restricciones especiales para los viajes desde Austria, Reino Unido y Brasil, debido a los riesgos relacionados con las nuevas variantes. Los requisitos cambian dependiendo del país de origen.

Francia

El primer ministro francés, Jean Castex, informó el 29 de enero que cerraría sus fronteras para todas las personas procedentes de países que no pertenecieran a la Unión Europea (UE), “a menos que exista una razón imperiosa”, como parte de un endurecimiento de las medidas frente a la aceleración del ritmo de contagios.

En tanto, las fronteras con los vecinos de la UE permanecerán abiertas, aunque se exigirá una prueba de coronavirus negativa para ingresar al territorio francés, medida de la que sólo quedaron exentos los trabajadores fronterizos.

Reino Unido

Para viajar a territorio británico se debe cumplir una cuarentena en el lugar donde se hospeda o en un hotel de cuarentena durante 10 días. Las medidas adicionales dependen del lugar desde donde viaje en los 10 días anteriores a la llegada.

El personal de un hotel hace gestos en la entrada del Crowne Plaza Dublin Airport Hotel, en Irlanda. Foto: Reuters

Además, se deben realizar dos pruebas de coronavirus después de la llegada al país, que deben ser reservadas antes de viajar, y completar un formulario de localización de pasajeros.

Si el viajero estuvo en uno de los países en la lista de viajes prohibidos -o incluso si sólo pasó por ahí- en los últimos 10 días, no podrá ingresar a Reino Unido a menos que sea británico, irlandés o tenga derecho a vivir en el país.

Estados Unidos

El 18 de marzo, las autoridades estadounidenses decidieron extender el cierre parcial de la frontera terrestre norte y sur por otros 30 días, hasta el 17 de abril de 2021. Así, los cruces por las fronteras terrestres de Estados Unidos en Canadá y México permanecerán limitados a viajes esenciales.

Los pasajeros caminan por un terminal abarrotado en el Aeropuerto Internacional Sky Harbor en Phoenix. Foto: AP

Durante 12 meses, quienes tienen visa de turista no han podido cruzar la frontera, aunque los ciudadanos y residentes permanentes de Estados Unidos no han tenido impedimento para pasar. Las restricciones no aplican para quienes viajan en avión, por lo que la visa de turista es aceptada en todos los aeropuertos del país. Aun así, las autoridades han insistido en que los viajes se limiten a razones esenciales, y no a comercio o turismo.

El cierre parcial de la frontera comenzó el 21 de marzo de 2020, luego de que se declarara estado de emergencia sanitaria en América del Norte a causa de la pandemia.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La Tercera Noche