César Cortés, el Rey de Copas

Alzó el trofeo con la U, Wanderers y ayer, por tercera vez en su carrera, con Palestino. "Son logros importantes en la carrera de un jugador", dijo.


César Cortés está acostumbrado. El volante de 34 años sabe más que nadie lo que es salir campeón de la Copa Chile. Es su tercer título en esta competencia, con la particularidad de haberlas logrado en tres equipos diferentes y siendo protagonista en todas las definiciones.

Su primera vez fue en 2013. Levantó el trofeo con la Universidad de Chile luego de vencer por 2 a 1 a Católica en el estadio Germán Becker. El iquiqueño fue titular y disputó los 90 minutos, siendo importante en el juego de su equipo para doblegar a los cruzados.

El año pasado, Cortés jugó en Santiago Wanderers. El equipo porteño no tuvo un gran rendimiento en el Torneo Nacional, pero llegó a la final de la Copa Chile y le arrebató el campeonato a la U. Una final en que los caturros fueron muy superiores a los azules. En eso también fue importante Chester. Su destreza en la mitad de la cancha, su desequilibrio y el manejo de los secretos de su posición fueron factores relevantes que inclinaron la balanza a favor de su equipo.

Pero la victoria de ayer tiene un sabor especial. Por hacerlo de local, por dar una exquisita asistencia a Matías Campos López y por convertir un gol. En el área, donde todos se apuran, Cortés se tomó un segundo y definió de gran manera ante Joaquín Muñoz.

Si en las anteriores definiciones se había sentido importante, en esta lo fue aún más. Y no solo por su incidencia en el marcador. Su experiencia en finales le dio un plus para jugar con mayor tranquilidad. Se notaba su templanza al momento de tocar la pelota. Los nervios típicos de un partido decisivo eran cosa del pasado. De la final en 2013, o quizá del 2017. Ayer, estaba sereno, algo que transmitía a sus compañeros y que se hizo notar ante Audax italiano.

Ni el empate del elenco itálico afectó esa prestancia con la que Chester se movía en la cancha. El gran gol de Luis Jiménez liquidó a los Tanos y les dio el título a los árabes. El tercero para Chester. Por ahora.

“Son logros importantes en la carrera de un jugador, hay que disfrutarlo. Es duro el camino, pero estoy feliz por el equipo, por Palestino, que estuvo bastantes años esperando ser campeón”, manifestó Cortés.

“Fue un partido muy duro. Pasamos por distintas facetas anímicas, pero finalmente pudimos ganar y quedarnos con la Copa”, agregó.

Seguir leyendo